Responsabilidades de los voluntarios y asistentes a la Yalsa Salana
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Responsabilidades de los voluntarios y asistentes a la Yalsa Salana

Jalifa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

SERMÓN DEL VIERNES, 5 de AGOSTO de 2022.

Pronunciado en Hadiqatul Mahdi (Alton, Hampshire), Reino Unido.

Después de recitar el Tashahud, el Taawwuz y el Surah Al-Fatihah,

Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Jalifatul Masih V (atba), dijo lo siguiente:

Desde 2019, este año el Yalsa Salana del Reino Unido vuelve a celebrarse de nuevo a gran escala. Dicha Convención Anual se celebró también el año pasado, pero con una capacidad limitada. Aunque solo la yamat del Reino Unido y un número muy limitado de invitados externos están asistiendo a la Reunión Anual de este año, cada comunidad dentro del Reino Unido tiene permiso de asistir a los tres días y así lo harán, si Dios quiere. Por eso, tengo la esperanza de que, Dios mediante, la asistencia será buena.

Como todos sabemos, tuvimos que suspender la Convención Anual debido a la pandemia del covid y no pudimos obtener todas las bendiciones del Yalsa; es más, uno de esos años no se pudo celebrar en absoluto. Este año, el brote de la pandemia ha aumentado y disminuido, e incluso ahora no ha desaparecido por completo. De hecho, en algunas zonas, tanto aquí como en otras partes del mundo, ha aumentado. Sin embargo, las restricciones impuestas por el gobierno en relación a las congregaciones ya no son estrictas. No obstante, esto no significa que vayamos a descartar todas las medidas de precaución. Por lo tanto, los participantes en su totalidad deben ser conscientes de todas las medidas de precaución y además actuar en consecuencia. Una de estas medidas de prevención es que todos los participantes y trabajadores deben llevar una mascarilla; dentro de la carpa [donde se celebra la Convención] mientras estén de servicio, así como cuando caminen por el exterior de la misma.

Asimismo, este año, los organizadores han dispuesto que se proporcione un medicamento homeopático, que creen que es el más adecuado para esta enfermedad, [y que se haga] por la mañana al entrar [en el Yalsa] y también al salir. ¡Que Al’lah  conceda la curación a través de ella! [De todas formas], poner la capacidad de curación en una medicina solo está dentro del poder de Dios, por lo que además deberemos esforzarnos para ello en la práctica. En este sentido, pido a todos los participantes que cooperen con los organizadores.

Normalmente, en el sermón del viernes de la semana anterior al Yalsa Salana, llamo la atención de los trabajadores y voluntarios, que sacrifican su tiempo por los invitados del Mesías Prometido (as), hacia ciertos aspectos del mismo. [De todas formas], no pude hacerlo en el sermón del viernes anterior, así que hoy diré unas palabras al respecto. Pues bien, entre los trabajadores hay algunos niños, jóvenes y otros que son nuevos en las tareas y a través de este [sermón] se darán cuenta de varios aspectos.

En los últimos tres años, han venido muchas personas de Pakistán que [respecto a tener alguna responsabilidad] nunca han tenido experiencia en el desempeño de sus funciones en la Convención Anual, ya que el Yalsa no se ha celebrado allí durante muchos años. Al llamar su atención sobre esto, se vuelven o se volverán conscientes de cómo cumplir con sus responsabilidades. Igualmente, y como he dicho anteriormente, servirá de recordatorio incluso para los trabajadores que tienen experiencia. Sin embargo, diré brevemente unas palabras en este sentido y mencionaré otras como recordatorio para los participantes. [En definitiva], si permanecemos atentos a estos asuntos, seguiremos obteniendo beneficios de la atmósfera de la Reunión Anual, si Dios quiere.

El Mesías Prometido (as) ha dicho que este Yalsa no es un festejo mundanal, sino que nos reunimos y nos hemos reunido aquí para escuchar las palabras de Al’lah y Su Mensajero (sa), y para actuar de acuerdo con ellas. Por tanto, si actuamos de acuerdo con las palabras de Dios y Su Profeta (sa), entonces podremos convertirnos en aquellos que cumplen de la mejor manera con los derechos debidos a Al’lah y los debidos a la humanidad.

No obstante, como ya he dicho, primero me gustaría decir unas palabras a los trabajadores:

Ya he hablado sobre el uso de mascarillas y la toma de la medicina, por lo que esto se debe cumplir; [y he de decir que], por la gracia de Dios Altísimo, nuestros jóvenes, niños y ancianos, así como nuestras mujeres, están inclinados a hacerlo y comprenden además el hecho de que deben ofrecer sus servicios a los invitados del Mesías Prometido (as) que asisten al Yalsa Salana y hacerlo de la mejor manera posible. [Por ello, puedo afirmar que] todos los trabajadores que ofrecen sus servicios lo hacen con esta pasión, independientemente de su profesión, de su situación familiar y si son ricos o pobres. Luego, el trabajo en torno a la Convención no se limita a los tres días de la misma. Más bien, comienza varias semanas antes y ahora la MTA [Muslim Television Ahmadiyya] actualiza regularmente en sus noticias los trabajos que se realizan en forma de video-clips cortos.

[Ahora bien], a pesar del hecho de que una parte del trabajo es realizado por otras empresas y contratistas, hay muchos otros trabajos que requieren mano de obra y esta es proporcionada por los voluntarios, que lo hacen sacrificando su tiempo y ofreciendo sus servicios; y como ya he dicho, participan personas de todos los ámbitos. [Desde este punto de vista], en el mundo exterior, la gente intenta conseguir voluntarios, pero la historia de la Comunidad Musulmana Ahmadía presenta ejemplos de todo lo contrario, ya que aparecen tantos voluntarios que los organizadores tienen dificultades para acomodarlos. En cuanto a las tareas formales sobre el Yalsa, primero se hace una lista y un programa, y se realizan esfuerzos para dotar a cada departamento del número necesario de trabajadores y, de hecho, se les proporciona; aunque para el trabajo que se realiza antes y después del Yalsa Salana, a veces, cuando se hace una petición, se presenta más gente de la esperada.

[Sin ir más lejos], el domingo pasado, se presentaron en “Hadiqatul Mahdi” [‘El Jardín del Mesías Promedio (as)-, lugar donde se celebra la Reunión Anual del Reino Unido] más trabajadores de los que los organizadores esperaban y me enteré de que no se pudo organizar comida para ellos de forma adecuada. Sin embargo, los organizadores deberían haber tomado nota del número de personas y realizado todo lo necesario de antemano. Esta es la obligación del departamento de hospitalidad. Estos voluntarios no se reunieron para comer, sino que ya llevaban trabajando desde la mañana o estaban presentes allí. [En este sentido], creo que cuando pedí al final del sermón del viernes anterior que se rezara por el Yalsa y por los trabajadores, los voluntarios, llenos de pasión, acudieron en mayor número. Por ello, los organizadores deberían tomar medidas especiales, sobre todo los fines de semana y el departamento de hospitalidad debería tomar nota de esto para el futuro. También, incluso durante los días del Yalsa Salana, el departamento de hospitalidad debería preparar comida en mayor cantidad. El número estimado de asistentes a la Convención Anual de este año es incierto. Es posible que algunas personas tengan reservas para asistir debido a la enfermedad [covid] o a sus preocupaciones, y no está claro si asistirán o no. No obstante, algunas personas creen que, dado que el Yalsa se celebra después de algún tiempo, es probable que asistan. En cualquier caso, cuando se trata de gastos, nuestros organizadores, especialmente el departamento de hospitalidad, subestiman [el número de personas], ya que en lugar de preparar comida en abundancia, cocinan poca porque creen que asistirá menos gente. Esto es absolutamente un error, puesto que es responsabilidad del departamento de hospitalidad acomodar a los invitados de forma adecuada.

Además, en lo que respecta a las provisiones de comida, también me gustaría dar algunas instrucciones, ya que el tiempo es muy caluroso. [Por ejemplo], a medida que se cortan los trozos de carne, deben ponerse en un refrigerador inmediatamente, en lugar de dejarlos fuera todo el día, lo que provocará que se estropeen y que la gente enferme como consecuencia de ello. Del mismo modo, el resto de la comida también debería estar bien cuidada. En cualquier caso, los voluntarios a los que me refería antes vinieron a cumplir con su deber e, independientemente de si recibieron o no comida, se marcharon sin presentar ninguna queja. De todos modos, esto puso de manifiesto una deficiencia por parte de la administración.

También quiero decir a los voluntarios que, durante los tres días de la Reunión Anual, deben servir a los invitados del Mesías Prometido (as) con tal pasión que siempre entiendan y tengan en cuenta que no están sirviendo para buscar algún tipo de recompensa de sus oficiales o de los invitados, ni es algo que recibirán. De hecho, deben servir a estos invitados para lograr la complacencia de Dios Altísimo. Al mismo tiempo, han de seguir el ejemplo de aquel Compañero (ra) y su esposa cuyos hijos se fueron a la cama con hambre y que ellos mismos se quedaron con hambre mientras cumplían con los debidos derechos de su invitado., pues apagaron la luz e hicieron que a su invitado le pareciera que estaban comiendo con él. Por su parte, Al’lah estuvo tan complacido con este acto suyo, que incluso informó al Santo Profeta Muhammad (sa) de ello. Al día siguiente, el Santo Profeta (sa) le dijo a ese Compañero (ra): “Incluso Dios Altísimo sonrió ante vuestro plan de anoche (para alimentar al invitado)”; es decir, Al’lah estuvo muy complacido y sonrió, y Él Mismo ha mencionado en el Sagrado Corán a las personas que ofrecen tales sacrificios, pues esta es la gente que ofrece sacrificios desinteresadamente y la que tiene éxito. Por lo tanto, esta era la forma en que los Compañeros (ra) eran hospitalarios y servían a sus invitados.

¡Qué afortunados son aquellos que se esfuerzan por hacer justicia al servir a sus huéspedes en aras de alcanzar la complacencia de Dios Altísimo! Pues no son nada menos que aquellos huéspedes que han escuchado la llamada del Imam de la nuestra época y han venido a escuchar discursos sobre Al’lah y Su Mensajero (sa), con la esperanza de alcanzar la complacencia de Dios. En consecuencia, son muy afortunados todos aquellos voluntarios que sirven a los invitados que vienen a casusa de su fe, con el fin de complacer a Dios.

[Por otro lado], cuando hay un gran número de asistentes, suele haber gente de distintos temperamentos: algunos se enfadan rápidamente y a veces hablan con los voluntarios o les exigen algo de forma dura. Por ello, tanto los voluntarios como las voluntarias deben asegurarse de no ser nunca duros con nadie; y jamás deben responder con dureza a alguien que les habla de manera ruda, sino que han responder con una sonrisa. Si pueden satisfacer la demanda, deben hacerlo; de lo contrario, tienen que excusarse amable y gentilmente, o llevar a la persona a su superior para que atienda el asunto del huésped. A veces esto puede ser muy difícil, pero puede intentar hacerse para lograr la complacencia de Dios Altísimo. [En definitiva], uno debe mantener el control sobre sus emociones y sus palabras.

Del mismo modo, los voluntarios también tienen que ser amables al hablar entre ellos y los funcionarios y responsables deben ser amables al hablar con sus trabajadores. Si alguien comete un error, deben ayudarle a darse cuenta de manera amable. Los oficiales han de ser conscientes de que se trata de voluntarios que han venido a servir a los invitados del Mesías Prometido (as) para conseguir la complacencia de Dios. A pesar de que su departamento específico puede no ser su área de experiencia, han venido con la pasión de servir y lo están haciendo desinteresadamente. Por tanto, deben ser tratados con respeto. ¡Que Dios Altísimo permita que todos trabajen juntos! Aunque este espíritu solo puede surgir cuando tanto oficiales como trabajadores entiendan que deben servir con espíritu de sacrificio.

Hay una narración que muestra el nivel de servicio y sacrificio establecido por el Santo Profeta Muhammad (sa), a pesar del mal comportamiento de un huésped. [En este sentido], consta que una vez llegó un huésped no-musulmán al que se le atendió con una comida y se le dio una cama por la noche para dormir, periodo durante el que la ensució, bien porque tenía el estómago revuelto por haber comido demasiado, o bien porque lo hizo a propósito para molestar, y luego se marchó por la mañana temprano. El Santo Profeta (sa) no se molestó por lo que hizo, sino que, en cambio, pidió un poco de agua y comenzó a limpiarlo él mismo. Los Compañeros (ra) cuentan que a pesar de decirle: “¿por qué te tomas la molestia de hacer eso? Estamos aquí, listos para servir; déjanos limpiarlo”, el Profeta (sa) respondió: “Era mi invitado, lo haré yo mismo”. Aparte, el Mensajero de Al’lah (sa) añadió: “Quien cree en Al’lah y en el Último Día se asegura de honrar a su invitado”.

Por consiguiente, es responsabilidad de nuestros voluntarios, oficiales y asistentes masculinos y femeninos escuchar la llamada del Mesías Prometido (as) y servir a sus invitados, quienes han venido por la causa de la fe, e incluso hacer sacrificios para hacerlo. Mostrad siempre un alto nivel de paciencia y servid de manera alegre, sin expresar ningún tipo de desagrado en vuestros rostros. Por la gracia de Dios, muchos de nuestros voluntarios poseen este espíritu y tengo la esperanza de que esta sea la pasión con la que todos los voluntarios lleven a cabo su trabajo. Entretanto, los funcionarios que han sido nombrados para los distintos departamentos también han de tener siempre presente que se les ha brindado la oportunidad de servir gracias a las bendiciones de Al’lah. Por eso, deben cumplir con sus responsabilidades, considerándose a sí mismos como servidores más que como oficiales; y si dan ejemplo de una conducta moral elevada, entonces los trabajadores y asistentes a su cargo mostrarán asimismo una conducta moral muy alta. ¡Que Al’lah permita a todos hacerlo!

El Mesías Prometido (as) ha proporcionado en varias ocasiones orientación sobre el trato amable [que se debe] a los invitados, puesto que una vez declaró:

“Veis que hay muchos invitados que han venido, algunos de los cuales conocéis; unos reconocéis y otros no. Por lo tanto, lo correcto es que consideréis a todos dignos de respeto y seáis hospitalarios”.

Este principio debe ser tenido en cuenta por todos los voluntarios, sobre todo por aquellos que tienen un trato directo con las personas y, en particular, por los departamentos de hospitalidad y comedor, que deben cumplir estrictamente con dichas directrices.

Este año, dado que hay que tener mucho cuidado debido al covid, los preparativos deberían ser tales -y creo que el departamento ha intentado hacerlo- que no debería haber ninguna gran multitud durante un largo periodo de tiempo mientras se come y la gente debería abandonar la carpa [de la comida] inmediatamente después de haber comido. Además, los invitados deben ser conscientes de ello y cooperar con los organizadores. Por supuesto, mientras se come no hay más remedio [que quitarse la máscara], pero en general, como he dicho, todo el mundo debe asegurarse de llevar su máscara y, mientras se come, todos deben limitar sus conversaciones al mínimo. Intentad comer en silencio y salid rápidamente [de la carpa del comedor] y no os causéis dificultades a vosotros mismos ni a los organizadores.

He expuesto algunos aspectos fundamentales para los voluntarios y también he llamado su atención sobre el servicio a los invitados. Ahora [me gustaría decir que] los invitados han de prestar atención a algunos consejos. [En este sentido], si los invitados comprenden y se adhieren a las enseñanzas del Islam, según las cuales no deben convertirse en una carga innecesaria para sus anfitriones, esto ayudará a mantener una atmósfera de amor y compasión. Los problemas surgen cuando los invitados imponen a sus anfitriones expectativas erróneas e irrazonables. Por tanto, los huéspedes no deben tener expectativas excesivas, para que los anfitriones y los encargados de cuidar de ellos, así como los propios huéspedes, puedan estar tranquilos. Así pues, tened siempre esto en cuenta. [Por otra parte], los que residen en alojamientos de la Yamat deben estar agradecidos a los voluntarios, sus hermanos y hermanas áhmadis que, a pesar de los cargos que ocupan, se han presentado para servir a los huéspedes. Aparte, a veces la comida puede no ser del agrado de los huéspedes, aunque todos los áhmadis conocen la tradición de nuestra Comunidad por la que generalmente se prepara curry de carne y patatas, y sopa de lentejas durante los días de la Reunión Anual. Incluso si los invitados reciben comida que no es de su agrado, deben comerla con gusto. El Santo Profeta Muhammad (sa) ha declarado que cualquier cosa que el anfitrión le presente a un invitado para comer debe ser aceptada con gusto. En años anteriores, si alguien no deseaba comer la comida que se cocinaba en el “Langar Jana” [cocina del Mesías Prometido (as)], iba a comer algo del bazar que se instala temporalmente en el recinto del Yalsa. Este año, el bazar no estará disponible como de costumbre, por lo que aquellos que tienen distintos gustos deberían comer felizmente lo que esté disponible en aras de alcanzar el placer de Dios Altísimo. Sin embargo, reitero al departamento de hospitalidad que se esfuerce al máximo por cocinar buena comida. Finalmente, aunque las personas de esta naturaleza suelen ser pocas, a veces estas pocas pueden convertirse en el medio de crear preocupaciones.

Mostrar una conducta moral elevada no es solo el deber de los voluntarios, sino de todos los asistentes. El Mesías Prometido (as) ha dicho a los participantes de la Convención que deben mostrar una buena moral y cuidarse unos a otros. Todos los asistentes deben tener en cuenta que han tomado parte en este Yalsa para saciar su sed religiosa, intelectual y espiritual; y para cumplir con esto es necesario recordar siempre la declaración del Mesías Prometido (as) de que esta Reunión Anual se celebra únicamente por la causa de Dios. Por consiguiente, nunca se debe expresar impaciencia o enemistad por asuntos triviales. Los voluntarios también son humanos, por lo que si alguna vez cometen un error, debe pasarse por alto, y esta es una buena manera de rectificar la conducta moral de uno. Es cierto que a veces se produce una situación en la que se dice algo que incita a la ira de otra persona, ya sea por parte de los invitados o de los voluntarios. No obstante, una conducta moral elevada exige que se pase por alto el asunto y que uno se retire de esa situación para evitar que aumente el conflicto. Este tipo de situaciones pueden darse entre los jóvenes, por lo que siempre hay que tener en cuenta que el propósito por el que nos hemos reunido aquí es muy elevado: saciar nuestra sed espiritual, aumentar nuestro conocimiento espiritual, aprender las formas en las que podemos cumplir con los derechos debidos a Dios Altísimo y los derechos debidos a Su creación. Para conseguirlo, lo mínimo que tendremos que hacer es sacrificar nuestras pasiones y buscar la ayuda de Al’lah. Cuando esta pasión se eleva, cuando las lenguas se inclinan hacia el recuerdo de Dios, cuando hay una mayor atención hacia el arrepentimiento y la búsqueda del perdón; entonces, incluso si uno es incomodado por otro, reaccionará perdonando y pasando por alto el agravio.

En consecuencia, en estos días, tened siempre presente que hemos dejado nuestros hogares y viajado hasta aquí por la causa de Al’lah. Una vez, mientras enseñaba una oración para emprender un viaje, el Santo Profeta (sa) declaró que se rezara diciendo: “¡Oh Al’lah, te suplicamos por todo lo bueno y la consecución de la rectitud en este viaje; y permítenos realizar aquellas acciones virtuosas que Te complacen!”. Así, cuando oremos de esta manera, Dios Altísimo llenará de bendiciones nuestra estancia aquí y nuestro viaje. Por lo tanto, durante estos días, dedicaos profusamente a las oraciones y al recuerdo de Dios. De hecho, el Mensajero de Al’lah (sa) nos ha enseñado una oración para cada ocasión.

Algunas personas han dejado sus hogares para beneficiarse de las bendiciones del Yalsa. Esas personas también estarán preocupadas por sus familias que han dejado atrás. En relación con esto, el Santo Profeta Muhammad (sa) afirmó que debemos recitar la oración: “¡Oh, Dios nuestro, busco refugio de las dificultades del viaje, de las circunstancias desagradables y preocupantes, de las repercusiones negativas para mi riqueza y mi familia, y de los cambios desagradables [en mi viaje]!”. Esta es una oración muy completa para buscar la protección de Al’lah en todos los aspectos mientras se viaja y para la seguridad de la propia familia. [Por ello], cuando todos los hombres y mujeres de aquí caminen con esta mentalidad y mientras hagan estas oraciones, entonces la atmósfera se volverá pacífica, los corazones encontrarán consuelo y Dios Altísimo protegerá a todos de circunstancias desagradables.

En la actualidad, el covid es motivo de preocupación. Debéis estar más atentos a las oraciones para que Al’lah proteja a los asistentes [que están presentes] aquí y también a los que están sentados en casa. Durante estos días, aparte de rezar en general, debéis prestar especial atención a la recitación del “Durud” [invocar bendiciones sobre el Santo Profeta (sa)]. Asimismo, venid a ofrecer vuestras oraciones a su hora y no perdáis el tiempo en discusiones fuera [de carpa principal]. Además, los voluntarios que no tengan que cumplir con su deber durante el horario de las oraciones deben tratar de ofrecerlas en congregación. Todos los asistentes tienen que tratar de estar presentes en el “Yalsa Gah” [la carpa donde tiene lugar el Yalsa] durante los procedimientos de la Convención y escuchar los discursos. Los oradores hacen un gran esfuerzo en la preparación de sus discursos y uno puede beneficiarse de ellos tanto en términos de adquisición de conocimientos como de espiritualidad. Por ello, no os limitéis a escuchar a los que pronuncian buenos discursos o hablan bien. Al contrario, reflexionad sobre la importancia del tema y considerad el alcance de sus beneficios. Normalmente, los discursos abarcan temas que son esenciales en este momento y si uno escucha con atención puede encontrar las respuestas a muchas preguntas que le surgen. Por tanto, escuchad con mucha atención los discursos.

A pesar de que este año no hay Bazar, como había mencionado, durante las pausas, visiten y aprovechen las exposiciones que se presentan, aunque se hayan organizado a menor escala. Si Dios quiere, cuando las condiciones mejoren, las exposiciones serán más amplias y el resto de los preparativos seguirá su curso. El tiempo también es muy seco este año y debemos tenerlo en cuenta. No está lloviendo mucho. Gracias a ello, espero que, Dios mediante, no tengamos tantas dificultades en el aparcamiento como el año pasado, ya que debido a la lluvia hubo muchas dificultades. De todas maneras, este año se han mejorado los preparativos con una mejor disposición de los accesos [para los vehículos]. [Al mismo tiempo], con la ayuda de expertos, se han realizado muchos trabajos para un sistema permanente de drenaje del agua. La forma en que se drenó el agua durante las lluvias del mes pasado sugiere que, si Dios quiere, este trabajo será de gran beneficio en el futuro. Sin embargo, este año, las previsiones meteorológicas indican que el tiempo será seco en estos días, pero a veces los organizadores tienen dificultades debido al gran volumen de coches en el aparcamiento. Si los que vienen [al Yalsa] en coche muestran su colaboración, todo se puede gestionar fácilmente; así que los invitados que vengan en coche deben ser pacientes y cooperar con los arreglos que se han hecho para el tráfico para que no haya dificultades.

Asimismo, como menciono todos los años, al utilizar los baños y los aseos hay que tener en cuenta su limpieza y no desperdiciar el agua, sobre todo este año. Debido a la falta de lluvia, el gobierno ha llamado la atención sobre el uso de menos agua. Por consiguiente, sed considerados al usar el agua. Además, la hierba seca puede incendiarse muy rápidamente, por lo que hay que tener mucha precaución al respecto. Cualquier tipo de negligencia le puede causar daño a uno mismo y a los vecinos. Aparte, todo el mundo debe estar atento desde el punto de vista de la seguridad y vigilar de cerca su entorno. [Por ejemplo], si alguien ve alguna bolsa u objeto sospechoso, debe informar inmediatamente a la administración; y esta y los encargados del escaneo deben pedir a todos que se quiten la mascarilla cuando comprueben sus tarjetas de identificación, a fin de asegurarse de que coincide con la foto de la tarjeta. ¡Que Dios Altísimo conceda a todos su protección contra todo tipo de daño y les conceda su gracia especial!

Una vez más, me gustaría decir que durante estos días presten especial atención al recuerdo de Al’lah y a la adoración. Rezad especialmente por el éxito de la Yamat y para que permanezca protegida del enemigo. Suplicad por aquellos que han sido encarcelados debido al Ahmadíat y están teniendo que soportar grandes dificultades. ¡Que Dios establezca los medios para su rápida liberación! Pedid especialmente durante las oraciones del viernes y también en los días siguientes.

Por último, me gustaría presentar una oración del Mesías Prometido (as) con respecto al Yalsa que dice:

“Ruego que Al’lah esté con todos los que viajan para asistir a este Yalsa y que les conceda grandes recompensas, les muestre misericordia, alivie sus diferentes  problemas y tribulaciones, y les quite sus dificultades y penas. Que Él les conceda la liberación de todas las aflicciones y les permita alcanzar lo que desean, y los eleve en el Día de la Resurrección entre aquellos a quienes Él ha mostrado Su misericordia y gracia, y que Él sea su Protector hasta el final del viaje. ¡Oh Al’lah! ¡Oh Otorgador, Benévolo y Misericordioso! ¡Oh Aquel que quitas las penas! Escucha estas súplicas mías y concédenos la victoria sobre nuestros adversarios con la ayuda de grandes y claros signos, pues Tú eres el Poseedor de todo el Poder. Amén”.

¡Que Dios Altísimo permita a todos, hombres y mujeres por igual, convertirse en receptores de las oraciones del Mesías Prometido (as) para los asistentes al Yalsa!

Algunas personas viajaron con la intención de asistir a la Convención Anual y también han venido del extranjero pero han caído enfermas después de llegar aquí, y a pesar de su inmenso deseo no pueden asistir. ¡Que Al’lah les recompense por sus intenciones y les permita ser también destinatarios de estas oraciones!

Resumen

Después de recitar el Tashahhud, el Ta’awwuz y la Surah al-Fatihah, Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba) dijo que por la gracia de Al’lah el Todopoderoso, la Yalsa Salana del Reino Unido se está celebrando a su escala completa por primera vez desde 2019. Aunque la Yalsa Salana se celebró el año pasado, fue a escala limitada.

Su Santidad (aba) dijo que aunque la Yalsa de este año es principalmente para los miembros de la Yamat del Reino Unido y los invitados internacionales son limitados, todos los miembros de esta Yamat pueden unirse con asistencia completa durante los tres días.

Importancia de seguir los protocolos durante la Yalsa

Su Santidad (aba) dijo que la pandemia de Covid provocó una interrupción en la celebración de la Yalsa. Incluso ahora, aunque ha disminuido en cierta medida, la pandemia continúa y aumenta en oleadas. Aun así, el gobierno ha permitido que los eventos se celebren a escala completa, pero esto no significa que se deban abandonar todas las medidas de seguridad. Por lo tanto, todos los asistentes a la Yalsa deben tener en cuenta estas medidas de precaución, incluido el uso de mascarilla. Mientras escuchen los procedimientos, realicen sus tareas o caminen por el exterior, todos deben mantener la mascarilla puesta.

Su Santidad (aba) dijo que también se está ofreciendo una medicina homeopática a los asistentes a la Yalsa. Su Santidad (aba) rezó para que Al’lah conceda su curación con esta medicina, pues es Él quien verdaderamente cura y otorga la curación.

Recordando el propósito de celebrar Yalsas

Su Santidad (aba) dijo que hablaría sobre las responsabilidades que deben cumplirse al servir a los invitados del Mesías Prometido (as), especialmente en beneficio de los nuevos voluntarios y de los que han venido de Pakistán en los últimos tres años. Asimismo, servirá de recordatorio para los voluntarios con experiencia previa. Si se tienen en cuenta estas cosas, entonces se pueden cosechar los verdaderos beneficios de la Yalsa.

Su Santidad (aba) dijo que el Mesías Prometido (as) explicó que esta no es una convención ordinaria o mundana, sino que es una oportunidad para recordar las enseñanzas de Dios y el ejemplo del Santo Profeta (sa) para que podamos moldear nuestras vidas acorde a ello.

Disposición de los ahmadíes a sacrificar su tiempo

Su Santidad (aba) dijo que los voluntarios se ofrecen para servir en la Yalsa, sin importar su profesión o estatus. Los preparativos para la Yalsa comienzan mucho antes que los tres días de la misma y requieren mucho tiempo, que los voluntarios sacrifican. De hecho, la historia atestigua que son tantas las personas que se presentan para ofrecer sus servicios que los organizadores se ven obligados a determinar en qué se puede utilizar a todas estas personas. Su Santidad (aba) dijo que, precisamente la semana pasada, se presentaron muchos más voluntarios de los que se esperaba para ayudar a preparar el lugar de la Yalsa. De hecho, como no se esperaba un número tan grande, tampoco se habían hecho los preparativos adecuados para la comida de antemano. Los organizadores deberían tener en cuenta que, sobre todo los fines de semana, deberían estar mejor preparados y, en general, preparar una gran cantidad de comida.

Consejos para el Departamento de Hospitalidad durante la Yalsa

Su Santidad (aba) aconsejó al departamento de hospitalidad que, en lo que respecta a la preparación de la comida para los invitados, no deben inclinarse por ser conservadores en las cantidades de comida que preparan. Asimismo, Su Santidad (aba) aconsejó que, dado que el tiempo es bastante cálido, cada vez que se prepare la comida y se corte la carne, se coloque inmediatamente en los refrigeradores, en lugar de dejarla fuera todo el día.

Su Santidad (aba) dijo que los voluntarios deben servir con el espíritu de no recibir el reconocimiento de los demás, pero que están realizando este servicio por el bien de Dios. Los voluntarios deben servir con el mismo espíritu que el compañero del Santo Profeta (sa) y su esposa, que permanecieron hambrientos para alimentar a su invitado. De hecho, lo hicieron de una manera que no hiciera evidente a su invitado que ellos mismos no estaban comiendo. Esto complació mucho al Santo Profeta (sa), quien dijo que Dios también se había complacido con lo que habían hecho.

Su Santidad (aba) dijo que los voluntarios se encontrarán con muchos tipos de personas diferentes, incluso con algunas que pueden tener poco temperamento. En cualquier caso, los voluntarios deben soportar y tratar a todos con respeto y amabilidad. Nunca deben ser duros al hablar con los invitados o incluso con los compañeros voluntarios, sino que deben mantener el mayor grado de dignidad. Esto también debe ser tenido en cuenta por los oficiales a cargo con respecto a su tratamiento de los voluntarios que trabajan bajo su liderazgo.

Su Santidad (aba) dijo que una vez un invitado vino al Santo Profeta (sa). Se le ofreció comida y se le dio una cama para dormir. A la mañana siguiente, temprano, ensució la cama y se fue. En lugar de decir algo para reprender al huésped, el Santo Profeta (sa) pidió un poco de agua y comenzó a limpiar la cama. Los compañeros presentes pidieron al Santo Profeta (sa) que les dejara limpiar, pero éste se negó diciendo que se trataba de su invitado. Dijo que quien cree en Al’lah y en el Último Día, honra a su invitado. Por lo tanto, los voluntarios de la Yalsa deben esforzarse por servir con el espíritu de sacrificio, y servir al máximo incluso ante las dificultades.

Su Santidad (aba) dijo que los oficiales deben tener en cuenta que es debido a las bendiciones de Al’lah el Todopoderoso que se les ha dado la oportunidad de servir. Como tal, deben mostrar los más altos estándares morales. Si lo hacen, los que trabajan bajo su supervisión también mostrarán el mismo nivel de moral.

Su Santidad (aba) dijo que, a la luz de las precauciones debidas al Covid, los organizadores han tratado de tomar medidas para que la gente no permanezca en la carpa del comedor durante largos periodos de tiempo. Como es obvio que hay que quitarse las mascarillas mientras se come, todo el mundo debe cooperar con los organizadores y limitar sus conversaciones y el tiempo que pasan en la carpa del comedor.

Orientación para los invitados que asisten a la Yalsa

Su Santidad (aba) dijo que los invitados también tienen ciertas responsabilidades. No deben tener expectativas surrealistas de sus anfitriones, para que tanto los invitados como los anfitriones puedan estar tranquilos y no estén bajo ninguna presión indebida. Puede que la comida no sea del agrado de los invitados, pero deben comer con gusto lo que se les ofrece. Los cocineros también deben esforzarse continuamente por cocinar una comida de mayor calidad.

Su Santidad (aba) dijo que la buena moral no debe ser mostrada sólo por los voluntarios, sino que debe ser mostrada por todos los asistentes a la Yalsa. Por lo tanto, todos los asistentes deben tener en cuenta que asisten a la Yalsa para aumentar su conexión con Dios y su espiritualidad. Están asistiendo a una Yalsa que es únicamente por el bien de Dios, por lo tanto, no es necesario expresar pequeños asuntos o quejas. Por el contrario, deben darse cuenta de que los voluntarios también son humanos, y si cometen algún error, hay que pasarlo por alto. Debemos recordar siempre que el propósito de reunirse en la Yalsa es un propósito muy elevado, por el que lo mínimo que se puede hacer es sacrificar los sentimientos y centrarse en el recuerdo de Dios y la búsqueda del perdón.Su Santidad (aba) dijo que hay que tener siempre presente que hemos dejado nuestros hogares y viajado a la Yalsa por la causa de Dios. Al hacerlo, se derramarán bendiciones sobre nuestro viaje y nuestra estancia en la Yalsa. El Santo Profeta (sa) enseñó a rezar por la rectitud y la complacencia de Dios durante el viaje. También enseñó a rezar por la seguridad del viaje y por la seguridad de los que dejan en casa.

Su Santidad (aba) dijo que en estos días hay cierta preocupación debido a la pandemia del Covid y por ello todo el mundo debería centrarse en las oraciones por la seguridad de todos. Todos deben concentrarse en ofrecer el Durood Sharif (oración para invocar las bendiciones sobre el Santo Profeta (sa)) y ofrecer las oraciones en congregación. Los asistentes también deben escuchar atentamente los diversos discursos de la Yalsa que han sido preparados con gran esfuerzo y pueden ser la fuente de respuesta a muchas preguntas que la gente pueda tener.

Su Santidad (aba) dijo que este año no hay bazar, por lo que, entre sesión y sesión, la gente debería visitar las diversas exposiciones que se han montado. Además, debido al gran volumen de coches en el estacionamiento, todos deben ser pacientes y cooperar con los voluntarios. La gente debe mantener un alto nivel de limpieza en los sanitarios y también conservar el agua, especialmente debido a la falta de lluvia. La seguridad también debe ser garantizada por todos.Su Santidad (aba) volvió a insistir en la importancia del recuerdo de Al’lah y de la adoración, especialmente durante estos días. Su Santidad (aba) instó a todos a rezar por el éxito de la Comunidad, la seguridad frente a sus enemigos y la liberación de aquellos que han sido falsamente encarcelados por su fe.Su Santidad (aba) terminó presentando una oración con las palabras del Mesías Prometido (as) para todos los asistentes a la Yalsa.

Resumen preparado por The Review of Religions

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via