La hospitalidad y la convención anual de Reino Unido 2019
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

La hospitalidad y la convención anual de Reino Unido 2019

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Después de recitar el Tashahud, Taawwuz y Sura Al-Fatiha, Hazrat Jalifat-ul-Masih V (aba) declaró:

Al-lah el Exaltado nos ha otorgado una vez más la oportunidad de participar en el Yalsah Salanah de Reino Unido. El Yalsah Salanah de Alemania se llevó a cabo el mes pasado, y las Convenciones Anuales de otras grandes Yama’ats occidentales como Canadá, que se celebraron en las mismas fechas que el Yalsah de Alemania. Luego, el mes pasado, también se celebró el Yalsah de EEUU. Muchas otras Convenciones Anuales también tuvieron lugar en todo el mundo. La manifestación de los signos de la ayuda y el apoyo de Al-lah para el Mesías Prometido (as) fueron presenciados en todas partes constantemente con inmensa gracia y gloria.

No obstante, el estatus del Yalsah Salanah de Reino Unido tiene una naturaleza tal que las personas de todo el mundo tienen la vista puesta especialmente en este evento. Esto incluye a miembros de la Comunidad y personas externas también. En lugar de ser solo el Yalsah de Reino Unido, esta Convención se considera un evento internacional desde todos los puntos de vista. Durante el Yalsah Salanah de Alemania, mencioné que esa Convención ha alcanzado la cota de un Yalsah Internacional. La razón es que muchos países están representados allí. Además, la asistencia en el Yalsah de Alemania es mayor que la del Yalsah de Reino Unido. Sin embargo, el Yalsah Salanah Central sigue siendo el Yalsah de Reino Unido, ya que las personas de países externos intentan asistir más a esta Convención que cualquier otro Yalsah, dado que aquí reside la sede de Jalifato. En este sentido, tanto miembros como los no miembros de la Yama’at, se esfuerzan en participar en este Yalsah asistiendo desde varios países del mundo. En este sentido, las responsabilidades de los responsables aquí también aumentan significativamente. Además, los preparativos de Hadiqat-ul-Mahdi, la ciudad temporal que se ha construido aquí para este evento, requieren una atención especial.

Primero dirigiré la atención de los responsables hacia sus deberes y responsabilidades, como hago habitualmente.

Por la gracia de Al-lah el Exaltado, los áhmadis que residen en el Reino Unido, incluidos los ancianos, los niños, las mujeres y las niñas, han participado en los preparativos del Yalsah y han cumplido sus deberes felizmente durante los últimos treinta y cinco años. Esto ha sucedido en presencia del Jalifat-ul-Masih desde que la sede del Jalifato se trasladó a este país. La historia del Yalsah Salanah data mucho antes de estos treinta y cinco años que se celebra en Reino Unido. Sin embargo, la asistencia a las Convenciones Anuales celebradas durante esos años fue probablemente menor que las reuniones mensuales que se celebran en un distrito de hoy día. He compartido la referencia de los últimos treinta y cinco años de historia por este motivo. Este es el momento de las Convenciones Anuales celebradas en presencia del Jalifato Ahmadía.

Hazrat Jalifat-ul-Masih IV (rh) ofreció mucha orientación y dedicó mucho esfuerzo cuando en los primeros Yalsahs. Venían trabajadores de Pakistán para apoyar a los trabajadores locales. El preparativo del Langar (comedor) es una tarea trascendental. Los recursos e instalaciones aquí son diferentes a los que disponemos en Pakistán, dado el trabajo que se quiere llevar a cabo. Por lo tanto, en aquellos tiempos era difícil hacer preparativos para cuatro o cinco mil personas. De forma figurada, la situación durante esos días era similar a la de hacer preparativos para doscientos mil a doscientas cincuenta mil personas en la época actual. Después de que el Jalifato emigrase al Reino Unido, el primer Yalsah de Reino Unido al que asistí fue en 1988. Tras observar la condición de los responsables, era muy dificil para ellos atender a cinco o seis mil personas.

Hoy podemos observar que, en cuánto a la preparación del Yalsah, los trabajadores aquí son lo suficientemente capaces de ayudar a quienes trabajan en Rabwah. La semana pasada, hubo una cena con responsables del Yalsah que tuvo lugar después de la inspección. El Nazir Amur-e-Jaariyah, quien también es el Oficial Adjunto de Yalsah Salanah y que había venido de visita desde Rabwah, estaba sentado cerca de mí. Después de la cena, vi que llamaba a un responsable de Rabwah y comenzaron a hablar. Pregunté si había algún problema. Me dijo: “El roti (pan) de Langar que estamos comiendo es de gran calidad. En Rabwah se hacen pruebas a la hora de los rotis… Por la gracia de Al-lah el Exaltado, de habitualmente se toman muestras del pan durante unos días, a su vez que se monitoriza el mantenimiento de las máquinas y se mantenga el entrenamiento. Dijo: “Nuestro roti no está a la altura del roti de aquí. Entonces le pedí a este trabajador que preguntase sobre los detalles del roti hecho aquí desde la gerencia de la planta del roti. Averigüe cómo se hace, cuánta agua y harina se utilizan. Estos detalles son muy importantes. Necesitamos su receta”.

Por la Gracia de Dios, nuestros trabajadores son expertos después de las experiencias que incluso los responsables de Rabwah aprecian su roti. Este año, los jóvenes ingenieros que trabajan en la planta de roti han realizado mejoras específicas en la máquina de amasado de harina que ha hecho que el proceso de extracción de harina sea más fluido. El encargado de la planta de roti, que es un joven ingeniero waqf-e-nau, está trabajando en esto. Su equipo ahora está trabajando para mejorar aún más el sistema y para garantizar que la harina se transfiera directamente de la máquina de amasar a la máquina de cocinar en lugar de la práctica actual: que los trabajadores carguen la harina en cubos y la entreguen en mano. Este automatismo no significa que privaremos a los trabajadores de servir debido a esta máquina. Dios mediante, estos trabajadores tendrán otras mejores oportunidades para servir. Esta es una característica distintiva de la Yama’at: desde la infancia hasta la tercera edad, nuestros trabajadores se esfuerzan por cumplir cualquier deber con la mayor alegría con la mejor de las capacidades.

La razón por la que mencioné esto es porque hubo un tiempo en que fue difícil para la gerencia proporcionar alimentos a cuatro o cinco mil personas. Durante esos tiempos, el noventa por ciento de los rotis se compraban a un proveedor externo y quedaban obsoletos después de un tiempo. Se instaló una pequeña planta de roti de segunda mano, que se estropeaba después de un corto período de tiempo. Se requirió la atención constante de los ingenieros senior de la Yama’at, que eran muy mayores. Trabajaron mucho en esa planta de roti. La antigua planta de roti solo producía unos pocos miles de rotis, e incluso esos rotis no tenían forma redonda, sino que tomaban la forma de pan de pita. Y miren ahora, que por la gracia de Al-lah el Exaltado, se hacen cientos de miles de rotis para treinta y cinco – cuarenta mil asistentes, y la calidad es tal que es apreciada por la gente. Yo mismo, reviso la calidad de este roti. Su calidad ha mejorado mucho. ¡Que Al-lah el Exaltado aumente aún más el conjunto de habilidades de los jóvenes que llevan a cabo este trabajo! ¡Que Él también les otorgue la sabiduría y aumente aún más su capacidad para hacer este trabajo para que puedan servir a los invitados del Yalsah más que nunca!

Del mismo modo, los equipos de Langar están trabajando incansable y apasionadamente bajo cada responsable para cocinar la comida. La calidad de la comida también ha mejorado significativamente. ¡Que Al-lah les permita mantener este estándar durante los tres días del Yalsah!

Dentro del departamento de Langar Jana, hay un equipo que lava las grandes ollas de metal. Este trabajo también es tremendo. Hace unos años se les proporcionaron máquinas creadas en Alemania por ingenieros áhmadis para lavar estas ollas grandes. Los alemanes adoran estas máquinas que les ha ido bien. Están convencidos de que estas máquinas lavan las ollas grandes y las liberan a un ritmo muy rápido. Aquí en el Reino Unido, nuestro equipo lo usó durante dos o tres años y al mismo tiempo continuó lavando las ollas con sus propias manos para que el trabajo continuara. Continuaron usando las máquinas siguiendo mis instrucciones, pero el año pasado me pidieron humildemente que les permitiera lavar las ollas con sus propias manos. Afirmaron que les tomaría menos tiempo hacerlo; de hecho, dijeron que podían lavarse 1/3 veces más rápido. Lo que significa que el tiempo que le toma a la máquina lavar una olla, pueden lavar tres ollas y hacen un trabajo mucho mejor limpiando las ollas que la máquina. Le dije al encargado a modo de broma: me parece que tienes a Yinns (genios) en tu equipo que mantienen ese estándar de limpieza. Los alemanes no están dispuestos a admitir que cualquier persona pueda limpiar estas grandes ollas en tan poco tiempo. De todos modos, están trabajando muy duro en este departamento. Su tarea no solamente es difícil y lenta, sino que también es muy ardua. En Qadián y Pakistán este tipo de trabajo se llevaba a cabo mediante la contratación de trabajadores, pero en este país, estos trabajadores voluntarios lo hacen con la mayor sinceridad y pasión.

Luego está el departamento que sirve la comida. Se han esforzado en mejorar este año aumentando la superficie de las carpas con el fin de servir comida a más invitados en menos tiempo y con más comodidad.

Por otro lado, entre otros departamentos está el de limpieza, el del aparcamiento, el de tráfico, etc. Además, hay varias oficinas dentro del Yalsah Gah (el recinto del Yalsah).

La seguridad es un departamento fundamental y significativo. Del mismo modo, hay muchos otros departamentos. Cada uno de ellos es esencial, y hay miles de trabajadores a los que se les ha dado la oportunidad de hacer este trabajo. De la misma manera están las trabajadoras; ellas están teniendo la oportunidad de servir también en los trabajos. ¡Que Al-lah Todopoderoso les dé la oportunidad de hacer su trabajo de la mejor manera!

Normalmente recuerdo a todos los trabajadores que se ofrecen para servir a los invitados del Mesías Prometido (as) que es su responsabilidad mantener el estándar del entusiasmo y la pasión en todo el Yalsah. Hay un departamento de wind-up  (cierre) después de la conclusión del Yalsah que tarda aproximadamente una semana. Vuestras expresiones faciales, sonrisas y la interacción respetuosa con los huéspedes muestra la pasión que habéis mantenido. Ambos, hombres y mujeres trabajadores que atienden a los invitados del Yalsah en varios departamentos, deben tener en cuenta que obtienen una doble de recompensa y se están beneficiando de bendiciones. En primer lugar, la recompensa de asistir al Yalsah y recibir sus bendiciones. En segundo lugar, las bendiciones que obtienen al servir a los invitados del Mesías Prometido (as). Al-lah Todopoderoso aprecia la hospitalidad. De hecho, Él la ama tanto que Al-lah el Exaltado la menciona dos veces en el Sagrado Corán haciendo referencia a Hazrat Abraham (as). Si la comida para los huéspedes fuera un asunto trivial, entonces no se mencionaría este hecho cada vez que se hiciera referencia a la llegada de los huéspedes. Y luego, lo primero que hizo después de intercambiar saludos y oraciones, fue ofrecer carne de ternera asada.

Al-lah Todopoderoso dice:

(versículo coránico)

“y no tardó mucho en traer un ternero asado.”[11:70]

Organizó la hospitalidad que se podía dar en su época; en realidad matar a sus animales y presentarlos ante sus invitados también era un sentimiento muy hospitalario. Y [en esa época], podía hacerse de manera oportuna. Se observó el más alto nivel de hospitalidad ofrecido en esa época. Hoy, debemos ser hospitalarios de acuerdo a nuestro tiempo. Así es como un huésped debe ser visto aquí también. No es necesario que se hagan grandes esfuerzos para encontrar un ternero para servir a los huéspedes; más bien [se refiere a] lo que se puede obtener de manera fácil y rápida. Para ellos, fue fácil y rápido ofrecer el más alto estándar de hospitalidad de aquella época- y esto es lo que también debemos hacer.

En este sentido, el excelente modelo del Santo Profeta (sa) está frente a nosotros. Si era fácil disponer de dátiles, los ofrecía; si había carne u otra buena comida disponible, la ofrecía; si había leche de cabra disponible, la ofrecía. Si no tenía comida, entonces pedía a algún Compañero que llevara al invitado a su casa y lo acogiera. Las tres cosas que el Santo Profeta Muhammad (sa) ordenó a los que creen en Al-lah y en el Último Día  también están conectadas de manera similar con el desempeño de los derechos de los demás y con el mantenimiento de una sociedad pacífica.

La primera es decir algo bueno o permanecer en silencio. No crear disputas pronunciando cosas sin sentido. No crear conflicto en unos y otros. Un creyente no debe hablar de forma impropia e intrascendente.

La segunda cosa es honrar al prójimo, ya que los vecinos poseen un gran derecho [sobre ti] y tienen derecho al respeto y al cuidado. Los que hoy participan en este Yalsah también son vecinos unos de otros – los huéspedes que llegan, los trabajadores y los voluntarios que sirven a los invitados -. Por esta razón, los invitados también deben tratar a los que los atienden con dignidad y respeto, y los trabajadores también deben tratar a los invitados con honor y estima. Luego, cuando se encuentren, deben mostrarse respeto mutuo.

Y la tercera cosa que el Santo Profeta Muhammad (sa) nos dijo es que se debe honrar a un invitado. Esto es ahora especialmente [importante] para los anfitriones. Son fundamentos básicos para construir una sociedad hermosa y pacífica. Son mandamientos de Al-lah el Exaltado y símbolos de un verdadero creyente. Cuando el Santo Profeta (sa) tenía una multitud de invitados, los distribuía entre los Compañeros, y luego también les preguntaba a los invitados: “¿Vuestros hermanos os hospedaron de una manera apropiada?”

Por supuesto, los Compañeros habían recibido su entrenamiento espiritual y moral directamente de la compañía del Santo Profeta (sa); participaban directamente de su gracia espiritual. Cuidaban tan excelentemente de estos invitados que los invitados respondían al Santo Profeta (sa) diciendo: “Nuestros anfitriones nos cuidaron más que a ellos mismos y nos dieron mejor comida que la que ellos mismos comieron”. Esta era la forma de hospitalidad de los Compañeros del Profeta (sa). Hemos sido nombrados – ya que los invitados en ese momento también venían en busca de la comprensión y el conocimiento religioso, y los que vienen aquí también vienen con el mismo propósito- y hemos sido designados para extender especialmente nuestra hospitalidad a aquellos que han venido exclusivamente para participar en esta reunión espiritual por invitación del Mesías Prometido (as). Por su gracia, Al-lah el Exaltado ha bendecido y aumentado enormemente los medios de la Yama’at, de modo que la hospitalidad también se organiza bajo el sistema de la Yama’at. De hecho, incluso exite un sistema para que quienes alojan huéspedes en sus hogares,  vengan y se lleven comida del Langar (cocina) del Mesías Prometido (as) a sus casas. Si desean llevarla a casa, pueden hacerlo. Sin embargo, las circunstancias de los Compañeros [del Santo Profeta Muhammad (sa)] fueron tales que no había una estructura centralizada en el lugar en ese momento. Además de eso, las circunstancias personales de muchos de estos Compañeros tampoco fueron muy buenas. Encontramos casos en los que enviaban a sus propios hijos a dormir, con hambre, y incluso tanto el esposo como la esposa también permanecían hambrientos para que la escasa comida que tenían se sirviera a los invitados; Al-lah el Exaltado alabó enormemente esta acción y quedó muy satisfecho con ellos. Se recoge en las narraciones que Al-lah el Exaltado informó al Santo Profeta (sa) sobre este incidente en particular.

Por lo tanto, aquellas personas cuyos ejemplos se nos ordena adoptar solían extender la hospitalidad haciendo sacrificios. Y hoy, hay muchas personas en la Yama’at del Mesías Prometido (as) que reciben a los invitados con espíritu de sacrificio, y esto es exactamente lo que debemos hacer. A pesar de los recursos disponibles de la Yama’at, algunas personas todavía buscan hospedar invitados personalmente. Cualquiera que sea el trabajo que se les haya asignado a los trabajadores en servicio, no solo algunos, sino todos y cada uno de ellos, debe brindar hospitalidad con un espíritu de sacrificio mientras guardan también la moral más alta.

Como ya dije, [en esta época] el sacrificio que se nos pide no es pasar hambre. Más bien, hoy en día el sacrificio que se nos pide, y el que los trabajadores realizan, tiene que ver con nuestra época. De la misma manera, también se requiere un sacrificio de las emociones personales. A veces, los invitados terminan comportándose de manera inapropiada, por lo que en tal caso, [uno debe] sacrificar las emociones, ser paciente y guardar silencio. La razón para guardar silencio es pensar positivamente que estos huéspedes pueden llegan a colmar sinceramente su sed religiosa y espiritual. Quizás se hayan comportado de forma inadecuada como resultado de algún malentendido. Es por eso que simplemente nos debemos disculpar, incluso si no tenemos la culpa, cuidemos de sus necesidades, y mostremos una alta moral a nuestros invitados en esta época – que es lo que el Mesías Prometido (as) desea de nosotros en estos días.

Hay numerosos incidentes del Mesías Prometido (as) que demuestran el elevado nivel de su sincero cuidado y hospitalidad hacia los huéspedes.

Una vez, cuando unos invitados, que habían llegado de un lugar lejano, se enojaron y decidieron regresar debido a que algunos trabajadores del Langar (cocina) se negaron a ayudarles con las maletas. Al enterarse el Mesías Prometido (as) apenas tuvo tiempo de ponerse los zapatos, como si hubiera surgido una situación de emergencia, y los siguió rápidamente a pie. Estas personas viajaban en un carro conducido por animales. Cuando vieron que el Mesías Prometido (as) se acercaba, detuvieron el carruaje y salieron de él. El Mesías Prometido (as) les pidió disculpas y les dijo que regresaran con él, haciendo girar su carruaje. Les pidió que se sentaran en el carro y les dijo que él los acompañaría a pie. Los invitados se sintieron avergonzados por ello y comenzaron a caminar junto a él.  Cuando finalmente regresaron al área de Langar, el Mesías Prometido (as) extendió personalmente su mano para cargar con su equipaje. Los Juddam (los voluntarios), que ya se sentían avergonzados, se adelantaron al instante para recoger el equipaje de los invitados. El Mesías Prometido (as) permaneció allí hasta que se hicieron los arreglos adecuados para su alojamiento y comida.

Dijo a sus trabajadores: “Mirad, son muchos los invitados que acuden. A algunos de ellos los reconoceréis, mientras que a otros, no. Por eso, es conveniente que, considerando a todos dignos de respeto, los sirváis y los cuidéis “. Continuó diciendo: “Confío plenamente en que proporcionaréis comodidad a los invitados”.

Por lo tanto, debemos mantener este pensamiento positivo incluso hoy en día.

Después de esto, también quiero decirles algo a los invitados. En primer lugar, como dije antes, es un deber de todos, tanto de invitados como de anfitriones, tener en cuenta los sentimientos de los demás. Allí donde el islam nos ordena respetar y honrar a los huéspedes, también prescribe al invitado no convertirse en una carga para el anfitrión.  El Santo Profeta Muhammad (sa) dijo que permanecer largo tiempo en la casa de alguien, convirtiéndose, por tanto, en una carga para el anfitrión, equivale a recibir en caridad. No todos pueden permitirse, por las circunstancias, proporcionar hospitalidad en todo momento, por lo que el huésped también recibe instrucciones de cuidar a los anfitriones. Si la visita se prolonga, entonces deberá vivir del mismo modo en que viven los que residen en la casa. Si es preciso ayudar a los que viven en la casa con las tareas domésticas, deberá hacerlo, especialmente en estos países.

Generalmente, la gente lo hace, y esto es lo que se necesita para que surja una sociedad hermosa. Cuando surge el sentimiento de que el invitado es una carga, los sentimientos de amor y sinceridad disminuyen. Y cuando estos sentimientos disminuyen, la situación no permanece pacífica. Por lo tanto, el huésped también debe tener en cuenta que es responsabilidad suya cumplir con todas sus obligaciones. Si el huésped tiene derecho a la hospitalidad, a ser atendido, el anfitrión también tiene derecho a que el huésped cumpla con su derecho y no se convierta en una carga para él. El Santo Profeta (sa) ha limitado este derecho del invitado a unos pocos días. Aquí, me gustaría decir también a los organizadores que deberán proveer hospitalidad a los invitados que han venido a nuestro Yalsah, incluso aunque permanezcan durante un mes. No deberán pensar en ningún momento en negarse a atender a los invitados después de 3 o 4 días. El Mesías Prometido (as) ha considerado el establecimiento del Langar como una de las cinco ramas de su trabajo medular. Por ello, cada vez que lleguen los invitados del Mesías Prometido (as), no solo en los días de Yalsah, sino también durante los días ordinarios, es preciso mostrar la moral más elevada.

Por otra parte, un mandamiento referente una sociedad hermosa, que los invitados deben cumplir especialmente en este ambiente de Yalsah, es intercambiar saludos de paz. El Santo Profeta (sa) dijo que una distinción de los que entrarán el paraíso es que difundirán saludos de paz. También dijo: “Debéis extender un saludo de paz tanto a quienes conocéis como a quienes no conocéis”. El Mesías Prometido (as) también dijo que uno de los objetivos del Yalsah es que las personas se reúnan con el fin de aumentar los lazos de amor y conocimiento mutuo. Por lo tanto, el “salaam” (salutación de paz) es un medio excelente para aumentar este amor, conocimiento mutuo y hermandad.

Otra ventaja es la eliminación de rencores mutuos. Los que han venido aquí lo han hecho exclusivamente por la causa de Al-lah, y esta es la mentalidad con la que deberían venir. Su propósito debe ser solo por Al-lah. Han venido a saciar su sed de conocimiento religioso, secular y espiritual, o para obtener esto, y como he mencionado, este debería ser su verdadero propósito. Por lo tanto, cada uno de ellos debe intentar fortalecer los lazos mutuos y hacer lo posible por eliminar cualquier rencor o aversión mutuos.

El Mesías Prometido (as) declaró que al asistir al Yalsah, se debe tratar de alcanzar la meta de extinguir el amor por el mundo y conquistar en su lugar el amor del Santo Profeta (sa). Por lo tanto, para alcanzar este amor, se deberá prestar especial atención en participar en el programa del Yalsah, escuchar [los discursos], reflexionar sobre ellos, y en ocuparse en el recuerdo de Al-lah tanto durante el Yalsah como en otras actividades, prestando especial atención a la observancia de las cinco oraciones diarias en congregación y especialmente en la observancia de las oraciones voluntarias y Tahayyud. Los que se quedan aquí deben continuar sus esfuerzos por construir una atmósfera aún más pura y por mejorar su condición. Aquellos que vienen desde la mañana hasta la noche también tienen el deber de cumplir este objetivo: el propósito del Yalsah, que es intentar alcanzar la cercanía de Al-lah el Exaltado y aumentar el amor por el Santo Profeta (sa). Esta es una tarea importante que el Mesías Prometido (as) nos ha asignado, es decir, que el amor de Al-lah el Exaltado y Su Mensajero (sa) prevalezcan en nuestros corazones. Si los asistentes al Yalsah tienen este propósito en mente y hacen todos los esfuerzos para lograrlo, entonces se puede decir que realmente han cumplido con su objetivo y con el propósito de asistir al Yalsah, y pasarán a segundo lugar otros asuntos como el alojamiento y la comida. Considerarán como su verdadero propósito la mejora de su estado espiritual y avanzar en ella. Una vez que hayan logrado esto, habrán alcanzado verdaderamente el propósito de asistir al Yalsah, como ya he mencionado.

Del mismo modo, en términos de administración, los invitados deben tener en cuenta que siempre hay fallos, en una ubicación temporal tan grande como ésta. Si se observan tales deficiencias, deberán pasarlas por alto. He dado instrucciones a los trabajadores para que, de confrontarse con alguna hostilidad por parte de alguien, deberán tolerarla. Pero también es deber de los invitados y asistentes pasar por alto las debilidades y las deficiencias y, de observar alguna, deberán colaborar con los responsables. He visto que algunos invitados trabajan con entusiasmo como anfitriones y ayudan siempre que es necesario. Por ejemplo, cuando se trata de la limpieza de los baños, cuando los organizadores no pueden cumplir debidamente con su tarea debido al exceso de público, algunos invitados prestan su ayuda a los que están de servicio, y este es el espíritu que deberá estar presente en cada áhmadi. Este es el verdadero espíritu que establecerá una atmósfera pura. Los invitados no deben perder el tiempo limitándose a poner a prueba a los trabajadores, sino que, más bien, como he dicho, deberán ayudar en todos los departamentos cuando sea necesario.

Del mismo modo, es posible que a veces se produzca una situación caótica en el departamento de estacionamiento, etc., debido a la congestión. En tales circunstancias, los que acuden en sus automóviles deberán cooperar plenamente con los trabajadores con gran paciencia y tolerancia. A veces recibimos quejas por ambas partes, de hombres y mujeres, de que la asistencia no era la adecuada. De forma similar, a menudo se forman colas en los accesos internos donde se ubican los departamentos de seguridad y escaneo etc., en los que es preciso mostrar paciencia, aunque a veces el ambiente se ve alterado a causa de un puñado de personas. En tales circunstancias, es preciso que cada individuo manifieste una completa paciencia. No pasa nada si se tarda un poco más de lo habitual, ya que la cola permite un mejor flujo.

Recuerdo habitualmente a aquellos que se sientan en el Yalsah Gah (recinto del Yalsah) durante el acto, que siempre deben estar atentos a su entorno. Del mismo modo, mientras estéis de pie, debéis estar atentos a vuestro alrededor. En términos de seguridad, debéis hacer todo lo posible para seguir las instrucciones de la administración, aunque lo más importante es continuar rezando por el éxito del Yalsah, para poder cumplir el propósito del Yalsah, y mantenernos a salvo de los que pretenden causarnos perjuicios. Los recelos de quienes envidian el progreso de la Yama’at no cesan de aumentar, por lo que existe una mayor necesidad de centrar nuestra atención en las oraciones.

Durante estos días también debéis orar por la situación de los áhmadis en el Pakistán. Parece que, de nuevo, la situación está evolucionando hacia nuevas hostilidades. ¡Que Al-lah Todopoderoso les conceda una vida de paz y seguridad, los proteja de todo tipo de mal, y haga inútiles las conspiraciones, nuevas y antiguas, de los enemigos!

Además de esto, también quiero recordar de nuevo a los asistentes al Yalsah que este año están presentes varios departamentos centrales como el Archivo y el Centro de Investigación, Review of Religions, Majzan-e-Tasawir (exposición fotográfica) y otros similares que están llevando a cabo exposiciones académicas y proporcionando gran cantidad de información. Por lo tanto, debéis intentar visitarlas en vuestro tiempo libre.

También hay un anuncio por parte de la MTA. La MTA International lanzará hoy una nueva aplicación, que es una aplicación para la TV. Se puede descargar en cualquier país para los televisores LG, Phillips, Amazon Fire TV, Sony y Android. Todos los canales de la MTA se pueden visualizar sin necesidad de antena parabólica, tales como MTA 1, MTA 2, MTA 3, MTA Al-Arabiyyah, o MTA África. Del mismo modo, la MTA ya está disponible en la plataforma Samsung en los EEUU por la gracia de Al-lah. Este es el anuncio, por gracia de Al-lah, para que aquellos que viven en el extranjero puedan beneficiarse de esta aplicación. Después de las oraciones de Yummu’ah (oración del viernes), inauguraré esta aplicación.

¡Que Al-lah bendiga a este Yalsah en todos los aspectos y permita a todos obtener el máximo beneficio de él!

Share via