La fe y las buenas obras – Yalsa Salana de Alemania 2017

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

Tras recitar el Tashahud, Ta´wuz, Tasmiyyah y Surah Al Fatiha, Huzur e Anwar (atba) dijo:

Hoy, nos hemos congregado aquí para participar en el Yalsa [Convención Anual]. Como todo áhmadi sabe, no nos congregamos para participar en actividades frívolas mundanas o con un objetivo mundano, sino que participamos en estos programas y para formar parte de este ambiente espiritual, aumentar nuestra espiritualidad, desarrollar nuestras facultades intelectuales, mejorar nuestra condición religiosa, mejorar nuestro comportamiento práctico, adoptar el temor por Al-lah el Todopoderoso y cumplir con los derechos de Al-lah el Todopoderoso y Su creación.

Una persona no áhmadi podrá decir que no tiene el conocimiento de cuáles son los derechos de Al-lah el Todopoderoso y cuáles son los derechos de Su creación; sin embargo, un áhmadi no puede decir esto. Estos asuntos son reiterados ante ellos una y otra vez. Es un gran favor sobre nosotros por parte del Mesías Prometido (as) que nos ha otorgado un valioso tesoro con respecto a estos asuntos que no tienen fin.

En ocasiones una persona piensa que ha escuchado ya antes sobre un asunto particular, o ha leído sobre ello, pero cuando lo escucha o lee de nuevo, aprende alguna cosa nueva. Para un áhmadi que acepta el pacto de lealtad, el Mesías Prometido (as) ha mencionado brevemente sus derechos y obligaciones en las condiciones de Bai’at. Por tanto, debemos tener siempre en mente cual es el objetivo de participar en el Yalsa.

Ahora voy a presentar algunos extractos de los escritos del Mesías Prometido (as). En relación a cómo las creencias religiosas afectan a las acciones, el Mesías Prometido (as) afirma:

“El islam tiene dos componentes. Uno es el de no asociar nada a Dios y obedecerle completamente como respuesta a sus favores. Aquel que se aleja de tal benevolente y fortalecedor Dios Todopoderoso, es Satanás.”

Hay tantos favores de Al-lah el Todopoderoso, que aquellos que desobedecen a Al-lah el Todopoderoso, que no se adhieren completamente a Él; tal persona no puede ser un obediente a Dios el Todopoderoso, no puede ser sirviente del Dios Grandioso y, de hecho, es Satanás.

El Mesías Prometido (as) afirma:

“El segundo componente es el reconocer los derechos de la creación y cumplirlos perfectamente. Aquellas naciones que han cometido pecados graves, como el adulterio, robo, calumnia, traición, etc, finalmente se vieron arruinadas, y algunas naciones fueron destruidas por haber cometido un pecado; pero debido a que esta es un Ummah en la cual Dios ha otorgado Su Gracia y Misericordia (es decir, los musulmanes, a los que Al-lah el Todopoderoso presta especial atención), Dios el Todopoderoso no destruirá esta nación, a pesar de que no hay pecado en el que no estén involucrados”.

¿Qué pecados hay que no prevalezcan entre los musulmanes? El Mesías Prometido (as) dice que están cometiendo todos los pecados existentes.

“Todos han tomado un Dios individual, en vez de un Dios Único. Se han vuelto absortos en el mundo y lo han convertido en su dios, y a la gente mundana en su Señor”.

El Mesías Prometido (as) dice:

“Si las creencias de uno son buenas, entonces también son buenas sus acciones”.

Si las creencias de uno mejoran, son buenas, y uno está seguro de ellas; entonces, a raíz de esto, si uno tiene buenas intenciones, también se demostrarán buenas acciones.

El Mesías Prometido (as) afirma:

“Una persona que adopta una creencia verdadera e impecable y no asocia partícipes a Dios, demostrará que sus acciones son buenas de forma inevitable, y esta es la razón por la que cuando los musulmanes olvidan sus verdaderas creencias, de forma consecuente empiezan a aceptar al Dayyal [Anticristo] etc. como su dios”.

Somos testigos que en el mundo actual muchas de las grandes naciones han comenzado a aceptar a potencias mundiales como su dios. Han comenzado a caer bajo su influencia y hoy estamos siendo testigos de esto en todos los lugares. Por tanto, desde individuos hasta gobiernos, y gobiernos musulmanes, este es el estado de del mundo.

“Esto es debido a que aceptan que el Dayyal tiene todos los atributos divinos. Por ello, cuando ellos le han asociado todos los atributos divinos, si otro piensa que es dios, ¿qué culpa tiene?”

El Mesías Prometido (as) dice:

“Vosotros mismos le habéis otorgado el cargo de divinidad. Nuestro Señor desea que de igual manera que se reforman las creencias, también se reformen las buenas acciones para que no haya desorden alguno en vuestro interior. Por ello es necesario seguir el camino recto”.

El Mesías Prometido (as) dice:

“Dios me ha revelado de forma reiterada: Al-Jairu-Kuluho Fil-Qur´an [Todo el bien recae en el Sagrado Corán].”

El Mesías Prometido (as) afirma:

“Dios nos ha enseñado que Él es único e Independiente. Todo lo que el Corán ha dicho, es verídico”.

Buscad todo el bien en el Sagrado Corán y adorad a Al-lah el Todopoderoso. Cumplid con Sus derechos y también con los derechos de Su creación.

Por tanto, para aceptar a Dios el Todopoderoso como Único e Independiente y obedecerlo completamente y cumplir con Sus derechos, es necesario que también lo adoremos. Por tanto, a la vez que menciona que el objetivo de establecer esta comunidad es obtener la percepción divina de Dios el Todopoderoso, también menciona por qué somos áhmadis, cuál es el objetivo de aceptar el Bai’at, y el por qué el Mesías Prometido (as) estableció esta comunidad.

El Mesías Prometido (as) afirma:

“De esta manera, se obtienen la percepción divina de Dios el Todopoderoso y el conocimiento de la realidad de la oración y adoración”.

El Mesías Prometido (as) dice:

“Una persona que únicamente reza y no planifica, está en un error. Por otra parte, aquella persona que únicamente considera suficiente su teoría, está negando a Dios”.

Si una persona reza, pero no hace esfuerzo por su parte y no planifica, entonces comete un error y está equivocada, puesto que Al-lah el Todopoderoso nos ha ordenado planificar y hacer esfuerzos. De igual manera, una persona que planifica y no reza, niega a Dios. Por tanto, el islam es la combinación de ambos; plan y oración”.

¿Cuáles son las enseñanzas del islam? Son las de planificar, esforzarse con todas las facultades y capacidades; cualquier esfuerzo que podáis hacer por medios mundanos, debéis hacerlos y al mismo tiempo rezad, suplicad ante Al-lah el Todopoderoso, y suplicad mucho, porque el resultado de la planificación, será producido por Dios el Todopoderoso, y el Mesías Prometido (as) dijo que el islam es la combinación de ambos aspectos.

El Mesías Prometido (as) dice:

“Es por ello que he dicho que, con el fin de abstenerse del pecado y el error, uno debe hacer esfuerzos en su planificación, acorde con sus debidos derechos y también suplicando acorde a sus debidos derechos. Es por ello que en el primer capítulo del Sagrado Corán, Surah Al-Fatiha, se han sobrepuesto estos dos aspectos. Iyyaka Nabudu wa Iyyaka Nastaain (A Ti sólo te adoramos y a Ti sólo imploramos ayuda).”

Iyyaka Nabudu (sólo a ti te adoramos) menciona el aspecto de la planificación y se ha mencionado primero, de modo que, en primer lugar, el hombre debe cumplir con su responsabilidad de planificar y hacer las provisiones, pero no debe descuidar el aspecto de la oración; Ser conscientes de esto junto con su planificación. Cuando un creyente pronuncia a Iyyaka Nabudu (sólo a ti adoramos), es decir, que Te adoramos, entonces de repente el pensamiento pasa por la mente que quién soy yo para adorar a Al-lah el Todopoderoso, hasta que Su gracia y benevolencia no esté presente en mí.

Hay algunas personas que tienen gran confianza en sí mismos y creen que son grandes adoradores y rezan mucho. Sin embargo, incluso esto es debido a la gracia de Al-lah el Todopoderoso. Un verdadero creyente piensa que incluso la capacidad para adorar es debido únicamente a la gracia de Al-lah el Todopoderoso.

El Mesías Prometido (as) dice:

“Por lo tanto, es imprescindible en el islam que quien entre en él se mantenga firme a este principio. Frente a las dificultades, uno debe ejercer su propio esfuerzo, así como orar y pedir a otros que oren también por él. Si uno se queda corto en cualquiera de estos dos aspectos, entonces no es posible que se produzca ningún resultado. Por lo tanto, es necesario que todos los Momin (creyentes) se adhieran a esto, pero en los tiempos actuales observo que el estado del pueblo es tal que, aunque planean y hacen esfuerzos, descuidan completamente la oración. De hecho, su dependencia de los medios materiales ha aumentado tanto que los medios materiales del mundo se han convertido en su dios y ridiculizan la oración como si fuera una práctica inútil. Este es el impacto directo de seguir a Europa y este es un veneno peligroso que se está extendiendo por todo el mundo”.

Aquí en Europa la gente está perdiendo la creencia en Dios y los ateos están aumentando significativamente en número. Sin embargo, los musulmanes creen que en esto reside el secreto de su éxito, pero el resultado de esto no será agradable. El Mesías Prometido (as) declaró:

“Este es un peligroso veneno que se está extendiendo por todo el mundo, pero Dios el Todopoderoso quiere eliminar este veneno y por eso él ha establecido esta comunidad.”

Por lo tanto, los áhmadis no deben ser influenciados por el mundo y el materialismo ni por aquellos que no creen en Dios el Todopoderoso. De hecho, deben iluminarlos acerca de la existencia de Dios el Todopoderoso e informarles sobre el verdadero islam, este debería ser el deber de un áhmadi. El Mesías Prometido (as) dice:

“Para que el mundo se ilumine con la existencia de Dios y la realidad de la oración y su impacto”

La gente piensa que no hay efectividad en la oración, sin embargo, un áhmadi debe tener tal fe que no sólo deben tener una firme creencia en la aceptación de la oración, sino que también deben haber experimentado la aceptación de sus oraciones. Por lo tanto, este es el estado que un áhmadi debe tratar de lograr y cuando se desarrolla este estado sólo entonces se pueden fortalecer en sus creencias. Uno ya no seguirá estos dioses temporales / artificiales, sino que reconocerá al Dios verdadero y sólo se postrará ante Él.

El libro revelado al Santo Profeta (sa) y también su propia práctica nos han enseñado los caminos a través de los cuales se puede reconocer al Dios verdadero y también cómo llegar al ápice de la adoración del Dios Todopoderoso.

Por lo tanto, uno no puede adquirir una verdadera comprensión de la realidad de la oración a menos que uno desarrolle un verdadero vínculo con el Santo Profeta (sa). Por lo tanto, con respecto al propósito de establecer esta comunidad y su llegada, el Mesías Prometido (as) dice:

“Si alguien de mi comunidad no es consciente de esto, entonces que sepa (si alguien no lo sabía antes, ahora debe saberlo) cual es el propósito por el cual Dios el Todopoderoso ha establecido esta comunidad y que es lo que nuestra comunidad tiene que hacer. También es erróneo creer que simplemente realizar el Bai’at (juramento de iniciación) es suficiente para asegurar la salvación y por eso siento que es necesario mencionar el verdadero objetivo y lo que Dios el Todopoderoso espera de nosotros.”

Aceptar el Bai’at por si mismo no es suficiente para nuestra salvación, el Mesías Prometido (as) declara que él nos informará de lo que espera Dios el Todopoderoso exactamente de nosotros. El Mesías Prometido (as) dice:

“Sabed todos que simplemente realizando el Bai’at como un ritual o aceptándome como el Imam ciertamente no es suficiente para que ustedes alcancen la salvación porque Dios el Todopoderoso examina los corazones y no simplemente lo que pronunciamos por nuestras lenguas.”

El Mesías Prometido (as) además dice:

“Tal y como Dios el Todopoderoso ha mencionado repetidamente lo más importante es que primero uno debe creer en Dios como único y sin ningún compañero con absoluta sinceridad y de corazón. Además, debe tener la firme creencia de que el Santo Profeta (sa) es un verdadero profeta y el Sagrado Corán es el libro de Dios y después de esto no habrá otro libro o Shariah (la ley islámica) hasta el Día del Juicio, es decir, después del Corán no hay necesidad de otro libro o Shariah. Recuerden bien que el Santo Profeta (sa) es el Sello de los Profetas, es decir, no habrá nueva Shariah o libro después de nuestro Santo Profeta (sa). No habrá nuevos mandamientos y sólo este libro y sus mandamientos permanecerán. Las palabras Nabi y Rasool que aparecen en mis libros con respecto a mí ciertamente no implican que se traiga una nueva Shariah o nuevos mandamientos. De hecho, lo que significa es que Dios el Todopoderoso concede a la persona el título de Nabi en un momento de necesidad y le otorga el honor de hablarle directamente y revelar lo que está oculto. El elegido recibe el título de Nabi y no significa que se le da una nueva Shariah o que, Dios no lo quiera, anule la ley del Santo Profeta (sa). De hecho, todo lo que adquiere es como resultado de su verdadera y perfecta obediencia al Santo Profeta (sa) y sin esto no es posible alcanzarlo. De hecho, cuando el pecado se difunde y la humanidad no reconoce la fe verdadera y todo lo que queda es piel y huesos y está desprovisto del cerebro y el núcleo; cuando la fuerza de su creencia se debilita y Satanás aumenta su dominio e influencia, y su pasión y deleite en la fe ya no existe; en tales tiempos, es la práctica de Dios que Él envía a uno de sus hombres perfectos que está totalmente sumergido en su devoción a Él y así le concede el honor de hablar directamente con Él. Y en esta época me ha enviado como el elegido porque es esta misma era en la que el amor por el Todopoderoso ha disminuido. Y aunque generalmente parece que la gente proclama (el credo): “no hay nadie digno de adoración” y también afirman su creencia en el Santo Profeta (sa), así como la observación de las oraciones y de los ayunos, en realidad están completamente desprovisto de espiritualidad. Además, sus prácticas, que son contraria a las acciones justas, testifican que no se hacen de manera virtuosa”.

Su práctica es contraria a las acciones justas y la mayoría de los musulmanes están en este estado. El Mesías Prometido (as) afirma, además:

 “En realidad, realizan esos actos como meros rituales y una práctica tradicional (incluso si lo hacen, cualquier acto que se hace como un ritual o porque se ha convertido en un hábito y por eso lo hacen, pero en realidad desconocen su verdadero espíritu y realidad) porque no hay ni siquiera un ápice de sinceridad y espiritualidad, de otra manera ¿por qué es que sus justas acciones no están acompañadas con ninguna bendición o luz espiritual?”

Si alguien realiza acciones justas comprendiendo su verdadera esencia y para complacer a Dios el Todopoderoso entonces se producirán resultados positivos y llegarán las bendiciones. El Mesías Prometido (as) dice:

“Recuerden que a menos que tales acciones se lleven a cabo con la verdadera sinceridad del corazón y con espiritualidad, no tendrán ningún beneficio y esas acciones no valdrán de nada.

Las acciones justas sólo se considerarán justas cuando no haya conflicto. Lo contrario de Salih [justicia] es Fasaad [conflicto]. Una persona justa es aquella que está libre de cualquier tipo de conflicto y desorden y aquel cuyas oraciones están llenas de conflictos y tiene otros motivos, sus oraciones ciertamente no son para Dios el Todopoderoso y ni siquiera ascienden un solo tramo de la Tierra porque están desprovistas del verdadero espíritu de sinceridad y también carecen de espiritualidad. Muchas personas alegan que, ¿cuál es la necesidad de esta comunidad?”

¿Cuál era la necesidad por la que el Mesías Prometido (as) estableció una nueva comunidad? El Mesías Prometido (as) dice:

“Dicen, ¿acaso no ofrecemos las oraciones o guardamos los ayunos? Tales personas sólo engañan a otros y no es sorprendente si algunas personas que no están familiarizadas quizás caigan presa de su engaño después de escucharlos y junto con ellos afirmen que por qué se ha creado una nueva división estableciendo esta comunidad puesto que ya ofrecemos el Salat, guardamos los ayunos y recitamos las plegarias.”

El Mesías Prometido (as) dice:

“Recordad que estas conversaciones se deben a la falta de conocimiento y comprensión. Y no a mí.”

Si esta división ha sido creada es gracias a que Dios el Todopoderoso la creó. Yo no establecí esta comunidad, sino que fue Dios el Todopoderoso quien me dijo que estableciera esta comunidad y es Él quien creó esta Comunidad.

Si vosotros decís que yo creé una división, entonces esa crítica no es dirigida contra mí, sino contra Dios el Todopoderoso.”

El Mesías Prometido (as) afirma, además:

“Es Dios el Todopoderoso quien estableció esta comunidad, por lo tanto, preguntadle por qué Él creó esta comunidad. El estado de fe se ha debilitado tanto que ha llegado al punto que su poder se ha vuelto casi inexistente. Sin embargo, Dios el Todopoderoso desea infundir el espíritu de la verdadera creencia y ha elegido hacer esto a través de esta fe. Por lo tanto, es una tontería que la gente realice estas alegaciones en la situación actual. Recordad que tal duda nunca debe entrar en el corazón de nadie y si uno verdaderamente refleja y reflexiona entonces tales dudas nunca pueden entrar. Las dudas entran cuando uno no reflexiona cuidadosamente y cuando observan superficialmente a los musulmanes y luego dicen que el resto de los musulmanes también están haciendo lo mismo, entonces esas dudas pueden conducir rápidamente a la destrucción de uno”.

El Mesías Prometido (as) dice, además:

“He leído algunas cartas de personas – (el Mesías Prometido (as) recibía cartas de la gente incluso después de haber tomado el Bai’at) quienes, aunque son parte de nuestra comunidad, dicen que se les preguntó que cual era la necesidad de establecer una nueva comunidad cuando los otros musulmanes también oran, recitan la Kalima [declaración de fe], ¿guardan los ayunos y realizan acciones virtuosas y parecen justos también?”

El Mesías Prometido (as) afirma, además:

“A pesar de haber hecho el Bai’at estas personas escuchan tales dudas y acusaciones y entonces me escriben diciendo que no supieron encontrar una respuesta a esto. Siento pena por esas personas porque no han podido comprender verdaderamente mi objetivo y propósito. Sólo observan el exterior, donde ellos también cumplen las obligaciones del islam y los mandamientos de Dios el Todopoderoso como nosotros, pero en realidad están desprovistos del verdadero espíritu y por eso esa conversación y dudas funcionan como magia. En ese momento no reflexionan sobre el hecho de que deseamos desarrollar una verdadera creencia en ellos que les salve de la muerte del pecado. Aquellos que cumplan estos rituales y prácticas no son iguales, simplemente lo observan superficialmente y no reconocen su verdadera esencia y solo tienen una cáscara en la mano que está vacía en su interior.”

Por lo tanto, el verdadero propósito de la venida del Mesías Prometido (as) fue para desarrollar en nosotros una verdadera relación con Dios el Todopoderoso, para hacernos reconocer la grandeza del Santo Profeta (sa) y para adherirnos a la autoridad del Sagrado Corán. Por lo tanto, nosotros quienes creemos en el Mesías Prometido (as) necesitamos mejorar en nuestra fe y también en nuestra conducta práctica. No debemos simplemente mirar desde el exterior y pensar que los otros musulmanes son como nosotros en la forma en que rezan y guardan ayunos y no hay ninguna diferencia. Si no podemos notar ninguna diferencia entonces debemos preocuparnos por nuestro estado porque debe haber una diferencia. Debe haber una pasión sincera y un verdadero espíritu en nuestra adoración, en el Darud [invocar bendiciones sobre el Santo Profeta (sa)], en el recuerdo de Dios y cuando estamos sirviendo a otros, cosa que no se ve en ellos.

También debemos evaluar si nuestro Bai’at se ha hecho con una verdadera esencia o si son simplemente palabras vacías y si nuestra adoración se hace creyendo verdaderamente en Dios como alguien que no tiene paralelo. Hay muchos que ofrecen las cinco oraciones diarias, pero simplemente las leen sin su verdadero espíritu. También hay muchos áhmadis que ni siquiera ofrecen sus cinco oraciones diarias y cuando se encuentran conmigo, incluso me dicen que rece por ellos para que puedan ofrecerlas. Sin embargo, este es el deber más básico de un áhmadi. Es el deber de cada Momin y de cada musulmán después de haber entrado en el Bai’at del Mesías Prometido (as), ofrecer sus oraciones con gran celo y entusiasmo. No debería darse el caso de que uno no haga todas las oraciones y luego pida que se rece para que pueda llegar a ser regular en la oración. Cuando una persona se ha dado cuenta de que no está orando regularmente entonces debe asegurarse él mismo de que hace un esfuerzo y planifica para ello. ¿Por qué ellos no oran por esto y hacen un esfuerzo para ellos mismos? Cuando recitan Iyaaka Na’badu Wa Iyaaka Nastieen [A Ti Sólo Te adoramos y a Ti Sólo Te pedimos ayuda], ¿Por qué no recitan esto desde las profundidades de sus corazones y actúan sobre eso, en vez de simplemente pronunciar esas palabras? Si hemos aceptado al Santo Profeta (sa) entonces cada acción suya es un ejemplo bendito para nosotros. Tanto su forma de adorar como sus altas cualidades morales son un modelo para nosotros. Él presentó un modelo de excelentes cualidades morales para nosotros con respecto a sus relaciones sociales, relaciones familiares y con sus esposas. Sin embargo, existen muchos que crean el desorden en sus hogares a pesar de que el Santo Profeta (sa) nos ha enseñado a cuidar de sus sentimientos y emociones. El Santo Profeta (sa) también nos enseñó a tratar a los niños con compasión y también cuidar de los sentimientos y emociones de los demás en general. El Santo Profeta (as) nos enseñó a abstenernos de las peleas y las discusiones, y nos aconsejó acerca de esto en sus enseñanzas, así como mediante su ejemplo práctico. También nos educó contra la deshonestidad y la infidelidad, y de hecho las enseñanzas del islam nos advierten contra esto, y el Santo Profeta (as) también ha demostrado esto en su propia práctica. A pesar de las circunstancias, siempre mostró humildad y modestia, y puso muy alto el listón de la veracidad. ¿Qué otro atributo hay en el cual no podamos encontrar el máximo exponente en el Santo Profeta (as)? Si realmente creemos en el Santo Profeta (as) como un verdadero profeta y en el Mesías Prometido (as) como el Imam de esta época, el cual vino en su servicio, entonces debemos elevar el nivel de nuestra conducta y los valores de nuestra adoración. Debemos ponderar sobre las indicaciones del Sagrado Corán y sus mandamientos en lo que respecta a lo que podemos y no podemos hacer, y valorar qué buenas obras estamos practicando y cuáles no, así como qué malas prácticas nos estamos absteniendo de practicar y cuáles no. Es importante desarrollar un verdadero entendimiento del estatus del Mesías Prometido (as) y su declaración.

Esta era ha guiado al ser humano lejos de Dios el Todopoderoso y en el nombre del “progreso” cada día se realizan nuevos esfuerzos para alejarnos de Él. En tiempos así es tarea de un áhmadi esforzarse en desarrollar una relación con Dios el Todopoderoso y generar un verdadero entendimiento de Su ser, y cada día debería traer más progreso en este entendimiento. Nuestro amor por el Santo Profeta (as) no debería limitarse meramente a una proclamación verbal y enunciar eslóganes, sino que este amor debería expresarse adhiriéndose al nombre ejemplo del Santo Profeta (as). No debe darse el caso de que cantemos eslóganes con su nombre, pero posteriormente practiquemos graves injusticias, dado que es el estado actual de los musulmanes. Nos encontramos con que hay muchas organizaciones hoy día, así como gobiernos, que están practicando graves injusticias en el nombre del islam y del Santo Profeta (as). El Santo Profeta (as) vino como una fuerte de misericordia para todo el mundo, pero debido a sus acciones han convertido su imagen en una de opresión. Sin embargo, ellos nunca triunfarán en sus esfuerzos porque en este día y época el Mesías Prometido (as) ha aparecido, y estamos continuando con este esfuerzo con el fin de presentar la verdadera imagen del islam.

Por tanto, con el fin de presentar la verdadera imagen del islam debemos continuar esforzándonos en inculcar el noble ejemplo del Santo Profeta (as). Debemos adherirnos a la autoridad del Sagrado Corán. Debemos permanecer ocupados en el esfuerzo de asegurar que cada acción que hagamos cuente entre las acciones virtuosas. Debemos esforzarnos en cada momento por distanciarnos de Satanás y acercarnos al Dios Clemente, o por el contrario como ha dicho el Mesías Prometido (as), incluso los no áhmadis realizarán sus oraciones, pero sus oraciones permanecerán en este mundo y no ascenderán al trono de Dios.

Dios no tiene nada que ver con dichas oraciones porque están desprovistas de sinceridad y están contaminadas de mundanería. Dichas oraciones conducen a la destrucción. Por tanto, este consejo del Mesías Prometido (as) debe servir como un aviso muy serio, y como algo sobre lo que meditar, así como para entender la verdadera esencia de nuestro Bai’at. Explicando la realidad de la oración, el Mesías Prometido (as) dice:

“La oración solo será considerada como una verdadera oración cuando haya una verdadera y pura conexión con Dios el Todopoderoso, y os perdáis en Su beneplácito y obediencia hasta tal punto, y deis preferencia a la fe sobre el mundo hasta tal grado que estéis listos para dar vuestra vida y morir en el camino de Dios el Todopoderoso. Cuando este estado es creado en el hombre, entonces puede decirse que su oración es verdaderamente una oración. Sin embargo, hasta que esta verdad no esté completamente asimilada en el hombre y él no muestre un verdadero ejemplo de auténtica lealtad y devoción, sus oraciones y otras obras seguirán siendo inefectivas”.

El Mesías Prometido (as) dice:

“Hay mucha gente que es considerada como creyente y justa, pero en el cielo son declarados como incrédulos. Por lo tanto, el verdadero creyente y justo es el que es declarado así en el cielo, incluso si es considerado un incrédulo a los ojos del mundo.”

El mundo nos considera como incrédulos, pero esto no nos preocupa en absoluto. Si nuestros actos son buenos y tenemos una relación con Dios el Todopoderoso, entonces es Dios mismo quien nos declara creyentes. El Mesías Prometido (as) afirma:

“Es una tarea muy difícil para el hombre tener verdadera fe y mostrar completa devoción y lealtad con Dios el Todopoderoso. Cuando el hombre tiene verdadera fe, entonces muchos de sus signos se manifiestan. El Sagrado Corán ha mencionado los signos de un verdadero creyente. Una gran señal entre las señales de la verdadera fe es que cuando el hombre pasa por encima del materialismo y se aleja de ello como una serpiente que muda su piel, el mundo deja de ser suyo, y su verdadero objetivo es complacer a Dios el Todopoderoso, pero al hacerlo el mundo también acaba siendo suyo.”

Afirma, además:

“Del mismo modo, cuando el hombre sale de su capa de egoísmo, se convierte en un creyente y los rasgos de la fe verdadera se encuentran en él. Dios Todopoderoso dice:

Ciertamente Al-lah está con los que son justos y los que hacen el bien.”

Luego, en cuanto a la naturaleza de la verdadera virtud, el Mesías Prometido (as) dice:

Taqwa significa evitar los caminos sutiles del pecado, pero tened en cuenta que la piedad no debe ser considerada tan insignificante como para que el hombre diga que soy justo porque no usurpe la riqueza de otro, rompa en la casa de alguien, robe, mire con ojos lascivos o cometa adulterio. A la vista de un sabio, este tipo de virtud es ridículo, porque si cometiéramos pecados y robáramos, mereceríamos el castigo. Por lo tanto, ante los ojos de un sabio no es una virtud merecedora de reconocimiento, sino que la verdadera piedad es que el hombre debe servir a la humanidad y demostrar tal fidelidad en el camino de Dios, que esté dispuesto a sacrificar la propia vida. Es por eso que Al-lah dice:

En verdad, Al-lah está con los que son justos y los que hacen el bien. Recuerda que no tiene mérito evitar los males a menos que uno también haga buenas obras. Hay muchas personas que nunca han cometido adulterio, asesinato o robo, pero a pesar de todo esto no han mostrado verdadera devoción y lealtad en el camino de Dios el Todopoderoso, ni han servido a la humanidad de ninguna manera o hecho alguna buena obra. Ciertamente es ignorante el que luego presenta estos puntos y considera a tal persona entre los justos, porque estos son meros males. Esto no es suficiente para que él reciba el rango de los santos.”

El Mesías Prometido (as) dice:

“Es parte del plan de Dios castigar a los impíos, ladrones, deshonestos o aquellos que aceptan sobornos, en esta misma vida y no mueren hasta que han sido castigados. Tened en cuenta que abstenerse de ello no es la verdadera virtud. Taqwa es el paso más bajo, y puede ser comparado con la limpieza de un utensilio antes de que el alimento más selectivo pueda ser puesto en él. Ahora bien, si un utensilio se limpia, pero no se utiliza para la comida, ¿servirá para saciar el hambre? ¿Puede un plato vacío saciar el hambre? ¡Por supuesto no! Así que entender el Taqwa de la misma manera. ¿Qué es el Taqwa? Es limpiar el plato del Nafs-e-Ammara (el alma que incita al mal).”

Por tanto, limpiar el plato, colocar el alimento de las buenas acciones en él y comerlo es lo que en realidad os acercará a Dios el Todopoderoso y os concederá Su placer.

Uno de los peores pecados es el vicio de mentir. En una ocasión, para protegernos de ello, el Mesías Prometido (as) llamó nuestra atención diciendo:

“He reflexionado sobre el Sagrado Corán y hay miles de mandamientos que no se siguen. Lo asuntos más pequeños son violados hasta el punto en que los vendedores pronuncian mentiras y otros mienten en nombre de la democracia cuando Dios el Todopoderoso ha considerado esto semejante a la suciedad. Aun así, se observa que existe gente que no deja de exagerar las cosas cuando describen algo y no lo consideran un pecado. Cuando se bromea se pronuncian mentiras. Hasta que un hombre no desista de todo tipo de mentiras, no puede ser considerado Siddiq (veraz).”

Una moral muy noble es cubrir las debilidades. No es solo una buena moral, sino que también cuando se hace los hombres puede protegerse de muchas peleas y disputas y salvar al mundo de ellas también. Por ello, al exponer este punto el Mesías Prometido (as) indica:

“He observado que hay muchas disputas en la comunidad. A raíz de las disputas más pequeñas se ataca al honor de otro”.

El malentendido más pequeño se exagera hasta tal punto que alguien empieza a atacar al honor y luchar con sus hermanos.

“Esto es, en efecto, un comportamiento muy inapropiado.”

El Mesías Prometido (as) dice:

“Este no debería ser el caso y ¿qué daño hay en admtir el error de uno mismo?”

Cuando dos personas disputan, uno debe admitir su error por el bien de la reconciliación. El Mesías Prometido (as) dice:

“La gente no cede ante los pequeños problemas sin haber avergonzado a la otra parte. Es absolutamente necesario desistir de esto. Uno de los nombres de Dios el Todopoderoso es Sattar (aquel que cubre), entonces ¿Por qué (el hombre) no tiene compasión sobre sus hermanos y se abstiene de atacar el honor de un hermano y su dignidad?”

El Mesías Prometido (as) dice:

“He leído en un libro pequeño que un rey solía escribir el Sagrado Corán. Un clérigo le dijo que había escrito un versículo incorrectamente. En ese momento el rey rodeó el versículo y mandó omitirlo. Cuando el clérigo se fue, borró el círculo. Cuando le preguntaron al rey por qué hizo esto, el respondió ‘El clérigo que vino a corregirme en verdad estaba errado, pero rodeé el versículo para complacerle y no avergonzarlo y discutir con él.”

El Mesías Prometido(as) afirma:

“Es una gran enfermedad y es raíz de toda la arrogancia que uno vea una falta en otra persona y luego la anuncia ante la gente. Estos hábitos arruinan a un individuo y como resultado uno debe abstenerse de ello. Por ello, todos estos asuntos son parte del Taqwa [rectitud]. Aquellos que adoptan la rectitud en todos los asuntos internos y externos son contados entre los ángeles, porque no hay una sola traza de rebelión en ellos.”

El Mesías Prometido (as) indica a continuación:

“Adheriros a la virtud, ya que solo después de conseguir esto a uno se le conceden bendiciones divinas. La persona virtuosa está protegida de todas las pruebas de este mundo, al volverse Dios el Todopoderoso su refugio y salvador. Hasta que uno no se adhiera a esto, todo lo demás es fútil. Gente como esta no pueden derivar ningún beneficio al entrar en el Ba’ait [juramento de lealtad] conmigo, puesto que ¿cómo puede alguien derivar algún beneficio cuando hay malicia en su interior? Si, como otras personas, todavía tiene el hábito de enfurecerse, de la arrogancia, soberbia, fanatismo, pretensión entonces, ¿qué diferencia hay ellos y nosotros?

El Mesías Prometido (as) profundiza en el tema diciendo:

“Si existe un único individuo piadoso en una aldea entera, entonces la gente de esa aldea se ve influenciada por él de una manera milagrosa. Un individuo que se adhiere a la virtud con el temor de Dios en mente, se le concede un aura divina y otros pueden percibir que es un hombre de Dios. Es una verdad indiscutible que aquella persona que es enviada por Dios el Todopoderoso es bendecida con una grandeza divina y este es el camino de los rectos.”

El Mesías Prometido (as) continúa diciendo:

“Por tanto, recordad siempre que no es apropiado molestar a un hermano sobre temas triviales. El Santo Profeta (sa) era el símbolo de Yamee’ Akhlaq, y en esta era, era el Deseo de Dios presentarlo como el modelo último y final de todas las virtudes morales. Él era el cénit de todas las virtudes morales y conductas conocidas por la humanidad en este mundo. Él era un modelo para todos los individuos.”

El Mesías Prometido (as) indica a continuación:

“Incluso después de esto, si alguien aún tiene una traza de crueldad en su interior, entonces es una gran desgracia y decepción.”

Si alguien promete su lealtad al Santo Profeta (sa) y también a su servidor [el Mesías Prometido (as)] entonces debe reformarse para adquirir las cualidades morales más elevadas. Incluso después de esto, si continuamos abatiéndonos maliciosamente y causándonos daños los unos a los otros, entonces esto realmente será un asunto triste y una gran desdicha. El Mesías Prometido (as) ha dicho:

“Por tanto, uno no debe sacar a relucir los fallos de los demás, porque a menudo se da el caso de que no existe esta falta que el otro ha sacado, y después ese individuo se centra solo en esa falta. Sin embargo, si esta falta existe en el individuo, entonces es un asunto entre solo él y Dios el Todopoderoso.”

El Mesías Prometido (as) continúa diciendo:

“Mucha gente tiene el hábito de hacer innecesariamente juicios morales contra sus hermanos. Debéis evitar hacer tales cosas. Ayudad a la gente, mostrad compasión a los compañeros y mostrar amabilidad a los vecinos. Tratad a vuestros hermanos con piedad y absteneos del Shirk [asociar participes a Dios], esta es la piedra fundamental de la virtud.”

El Mesías Prometido (as) ha explicado como debemos reaccionar si vemos a un hermano cometer un error. Dice:

“Uno debe adoptar la rectitud, la piedad y mejorar la condición moral de si mismo. Estoy asombrado en mí comunidad y como pelean entre ellos por las cosas más pequeñas. Llamar a alguien ignorante en una reunión pública es un gran error. Si veis un error en un hermano, debéis rezar a Dios el Todopoderoso para protegerlo de ello en vez de publicitar su falta. Si el hijo de alguien es culpable de una conducta inmoral, uno no debe rechazarle inmediatamente, sino que debe llevarlo a un lado y explicarle que la conducta es errónea, y que debe abstenerse de estos actos. Tal y como uno trata a sus propios hijos con cercanía, amabilidad y caballerosidad, de igual manera debéis tratar a vuestros hermanos. La fe de aquella persona cuyas cualidades morales son malas, está en peligro porque alberga la raíz de la arrogancia. Si Dios no está contento con un individuo lo llevará a la ruina. Por tanto, si la condición moral de alguien es así, entonces como pueden tener algún derecho de decir algo a los demás.”

El Mesías Prometido (as) dice a continuación:

“Esto significa que no debemos pasar por alto nuestra propia condición moral y, en lugar de ello, buscar los fallos de los demás. Sino que debemos centrarnos en nuestras propias faltas ya que no somos responsables de las faltas de los demás. Y también para el siguiente versículo no se refiera a nosotros:

‘¿Por qué decís aquello que no hacéis?’”

Por lo tanto, una persona que se deje arrastrar por la ira, se verá privado de la victoria y el socorro (divino). En relación a aquellos que se dejan llevar por la ira, el Mesías Prometido (as) dice:

“Recordad que una persona que es cruel y se deja llevar por la ira, es incapaz de formular palabras sabias y significativas. El corazón que se deja arrastrar por la ira y pierde el control se ve desprovisto de sabiduría y conocimiento. Los labios de la boca sucia y desenfrenada son desafortunados y permanecen alejados de la fuente de la percepción. La ira y la sabiduría no pueden coexistir. Aquel que enloquece en un ataque de ira, tiene una mente y un cuerpo sin vida.”

Una persona que se enfada pierde el sentido común. No tiene éxito en ningún campo y no es merecedor de apoyo [divino]. El Mesías Prometido (as) dice:

“La ira es la mitad de locura. Cuando la ira se convierte en furia total, puede llegar a ser una completa locura.

Nuestra comunidad debe abstenerse de todas las formas de vicio. Una rama que no está verdaderamente conectada con su tallo y árbol no da fruto. ¿Cómo puedes llegar a ser destinatarios de las promesas que Dios Todopoderoso ha hecho conmigo si no entendéis mi verdadero propósito y no obedeces las condiciones el pacto de confianza?”

Por lo tanto, si alguien tiene estos malos hábitos, entonces es esencial cambiar estas condiciones para poder beneficiarse de las promesas que Dios Todopoderoso hizo con el Mesías Prometido (as) y beneficiarse también de las oraciones del Mesías Prometido (as).

Muchas personas vienen aquí para asistir a Yalsa (convención anual) con el fin de [beneficiarse] de las oraciones del Mesías Prometido (as). Sin embargo, si su condición práctica no es buena, entonces, ¿cómo pueden beneficiarse de las oraciones del Mesías Prometido (as)? El Mesías Prometido (as) ha abordado este asunto por sí mismo, en lugar de ira, ¿cuál debe ser la condición de un creyente? En cuanto a esto, el Mesías Prometido (as) dice: “No debería ser el caso de que vuestro enfado en un momento determinado cree tales problemas que desprestigie el nombre de toda la Comunidad. O se presente una demanda que sea motivo de preocupación para todos.”

La gente viene aquí para el Yalsa y ciertos jóvenes entran en altercados y algunos sostienen agravios pasados. La reputación de comunidad se empaña cuando tales asuntos se hacen públicos. El Mesías Prometido (as) dice: “Todos los profetas fueron insultados y esto es algo que los profetas siempre han legado, por lo tanto, ¿cómo puedo permanecer privado de esta tradición? La gente me insulta también. Deberías convertirte en una persona la cual haya suprimido su ira por completo. Hazte como si no te dieran la posibilidad de enfadarte.

Por lo tanto, el Mesías Prometido (as) dice que incluso si los extraños abusan, incluso entonces debes controlar tu ira o enfado y ciertamente no debéis expresar la ira o el enfado entre vosotros.

Él dice:

“Tened en cuenta que si hay una iota de oscuridad entonces la luz no brillará porque la luz y la oscuridad no pueden coincidir entre sí. La oscuridad disminuye cuando la luz brilla. Debes utilizar todas tus capacidades para ser plenamente obediente a Al-lah el Todopoderoso. Si hay alguna deficiencia en tus habilidades entonces debes encontrarlos y tirarlos como una persona que vende Paan [hoja de betel] y tira las hojas que han ido mal. Debes reformar todas tus facultades. No debe ser el caso de que cometas un acto virtuoso y este acabe siendo contaminado por una mala acción. Debes buscar el arrepentimiento, el perdón y siempre hacer uso de la oración.”

El Mesías Prometido dice:

“Buscar el perdón y el arrepentimiento, tener conciencia de los asuntos religiosos, tener en cuenta la grandeza del Dios Todopoderoso, y ofrecer las cinco oraciones diarias, estas son todas las armas necesarias para nuestra victoria. El Salat es la clave para la aceptación de la plegaria. Debes hacer plegarias mientras que ofreces el Salat y no estar despistado. Debéis absteneros de todo mal, estén asociados a los derechos de Al-lah el Todopoderoso o a los derechos de la humanidad.

Que Al-lah Todopoderoso nos permita cumplir estos estándares y comprender el objetivo de la misión divina del Mesías Prometido (as) al asumir su juramento de lealtad. Que Al-lah el Todopoderoso nos permita cumplir con el propósito de la misión del Mesías Prometido (as) mientras utilizamos todas nuestras habilidades y capacidades. Que Él también nos permita informar al mundo acerca de su verdad.

Tenga en cuenta que en lugar de vagar durante los días de Yalsa, debe asistir a los programas de Yalsa. Debéis escuchar todos los discursos. Cada discurso se convierte en una fuente de progreso para su conducta práctica, su creencia y espiritualidad. El departamento de educación debe intentar implementar esto. Aparte de cualquier razón genuina, todo el mundo debe estar sentado dentro de la Yalsa Gah en lugar de vagar por el alrededor. Usted debe venir aquí para asistir al Yalsa y debe hacer todo lo posible por esto. Del mismo modo, todos los asistentes del Yalsa deben cooperar plenamente con los responsables. A veces las preguntas son muy largas en el área de estacionamiento y también durante el escaneo [en la entrada]. [Así que deberías cooperar ahí.] A veces hay ciertas dificultades mientras se sirve comida y [hay retos similares] en las áreas de los baños. Si hay alguna necesidad de limpieza, entonces también debes tratar de limpiar tu también. No creo que las personas de servicio estén disponibles siempre así que se encarguen de la limpieza cuando sea necesario. En su lugar, también debes cuidar de la limpieza. La limpieza es parte de la fe. Del mismo modo, los trabajadores deben tratar a cada persona con buenos modales. Independientemente de las circunstancias, cada trabajador ya sea hombre o mujer debe asegurarse de que sus modales y no proyectar una impresión negativa. Siempre debes servir con una sonrisa independientemente de lo que ocurre. Los asistentes de Yalsa, así como los voluntarios, todos deben tener en cuenta que tienen que ser conscientes de su entorno. Debéis mantener un buen ojo para ello. Esto es muy importante para la seguridad. Esto es muy importante en estos días en las circunstancias actuales. Lo más importante, debes centrarte en las oraciones y en el recuerdo de Dios tanto como sea posible. Orad por vosotros mismos, por la Yama’at y por la Ummah musulmana, que Al-lah Todopoderoso les conceda sabiduría y acepten al Imam de la época. Orad por el mundo en general también. El mundo se está dirigiendo hacia la destrucción. Orad para que Al-lah el Todopoderoso lo proteja de la destrucción y que Él les conceda sentido y sabiduría, y que ellos sean capaces de reconocer a Dios Todopoderoso.