¿Hay vida después de la muerte?
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

La primera cuestión con que nos enfrentamos al tratar el tema, consiste en saber cuál es la naturaleza del alma humana. Las enseñanzas islámicas dicen que el alma tiene una existencia definida y que es el medio por el que el hombre adquiere conocimiento y percepción de las cosas que no son susceptibles de ser captadas por los sentidos externos.

Su relación con el cuerpo es extremadamente fina y sutil y no puede compararse con ningún otro tipo de relación conocida. Controla la acción de los sentidos externos a través de su conexión con la facultad pensante del cerebro y la facultad emocional del corazón. Por tanto, se ve afectada de manera más intensa por pensamientos y sentimientos que por su manifestación real en actos externos.

El Santo Corán enseña que al alma no es importada al cuerpo desde fuera, sino que crece en el cuerpo a medida que éste se desarrolla en la matriz. Es una esencia que destila del cuerpo a lo largo de un proceso lento, de igual forma como la cerveza destila de la cebada. No tiene en un principio una existencia separada del cuerpo, sino que a través de las etapas por las que transcurre el desarrollo del cuerpo en el seno materno, se destila del mismo cuerpo una esencia sutil que denominamos alma. Tan pronto como la relación entre el cuerpo y el alma queda perfectamente ajustada, el corazón inicia su funcionamiento y el cuerpo cobra vida. A partir de entonces, el alma posee una existencia distinta propia, separada del cuerpo, el cual le sirve de envoltura.

El Islam enseña, por tanto, que el alma es creada y surge a la existencia durante el período de gestación. Por otra parte, una vez que el alma es creada es indestructible y, posee un período ilimitado de tiempo para su desarrollo. La muerte es simplemente la separación del alma del cuerpo, que origina el fin de la función del corazón y la inutilidad del cuerpo.

Según el Islam, el alma manifiesta sus cualidades siempre a través del cuerpo, de forma que cuando el cuerpo deja de ser adecuado para su propósito, al alma lo abandona. La muerte es, pues, el abandono del cuerpo por parte del alma. Cuando decimos de alguien que ha muerto, significamos simplemente que su alma ha abandonado su cuerpo, pero el alma no muere y continúa viviendo siempre. Por lo tanto, el Islam enseña que existe una vida después de la muerte y que tal vida es una continuación de la desarrollada en la Tierra.

Para más información consulte nuestro artículo:

¿Qué hay Más Allá de la muerte?

Share via