Más de 647,000 personas se unen a la Comunidad Musulmana Ahmadía

La 52ª Yalsa Salana (Convención Anual) de la Comunidad Musulmana Ahmadía en el Reino Unido concluyó el domingo 5 de agosto de 2018 con un discurso poderoso e inspirador de fe por parte del Jefe Mundial de la Comunidad Ahmadía Musulmana, el Quinto Jalifa (Califa), Su Santidad , Hazrat Mirza Masrur Ahmad.

Más de 38,500 personas de 115 países asistieron al Yalsa Salana, que tuvo lugar en Hadiqatul Mahdi en Alton, Hampshire.

Además de los miles de áhmadi musulmanes que participaron, también asistieron muchos invitados no áhmadis y no musulmanes. Todo el evento fue transmitido en vivo por la MTA Internacional en directo.

Lo más destacado de la Yalsa Salana de tres días fue la promesa de lealtad, conocida como Bai’at, que tuvo lugar en el mediodía del domingo, donde los participantes juraron fidelidad a Hazrat Mirza Masrur Ahmad como el Quinto Jalifa (Califa) del Mesías Prometido (la paz sea con él).

Los participantes formaron una cadena humana que lideraba al Jalifa mientras repetían las palabras de la promesa al unísono. Antes de la ceremonia, Su Santidad anunció que más de 647,000 personas se habían unido a la Comunidad Musulmana Ahmadía durante el año pasado de todo el mundo. Además, anunció que la Comunidad Musulmana Ahmadía se había establecido en 212 países. Este año, la Comunidad Musulmana Ahmadía se estableció en Timor Oriental y Georgia por primera vez.

Durante su discurso de clausura, Su Santidad habló sobre los altos valores morales a los que debe aspirar un verdadero musulmán y dijo que los musulmanes tenían el deber de garantizar de vivir sus vidas de acuerdo con los mandamientos de Al-lah el Todopoderoso.


Su Santidad mencionó varias cualidades morales y características que los verdaderos musulmanes deberían poseer, incluyendo la modestia, la generosidad y la disposición a hacer sacrificios financieros por el bien de Al-lah el Todopoderoso.

Al hablar sobre la importancia de gastar dinero en caridad para el placer de Al-lah, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Al-lah el Todopoderoso ha dado la buena nueva de que, al gastar en Su camino, una persona se convierte en receptora de sus bondades y, con la gracia de Al-lah, muchos miembros de la Comunidad Musulmana Ahmadía han experimentado personalmente esto. Al gastar en el camino de Al-lah, uno no se empobrece, sino que Al-lah concede consuelo y facilidades a quienes gastan en Su camino “.

Su Santidad enfatizó la necesidad de protegerse contra el fracaso moral personal y las debilidades en todo momento. Su Santidad dijo que tal caída perjudicaba tanto al individuo como a la sociedad en general.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Si las debilidades morales y los pecados no se detienen inmediatamente y continúan desarrollándose, pueden dañar y debilitar enormemente a la sociedad. Por ejemplo, algunas personas reclaman beneficios del gobierno bajo falsas pretensiones. Esto solo puede dañar a otros y debilitar a la sociedad misma. Tal falsedad e inmoralidad es completamente contraria a las enseñnazas del Islam”.

Desarrollando más acerca de la reforma espiritual y moral, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Es una distinción del creyente que detiene a otros del mal y de conversaciones fuera de lugar. Pero antes de detener a otros, es necesario que él moldee su propio estado tan puro que influencie a los demás hacia la rectitud. Él o ella debe mejorar su propio estado moral antes de guiar a los demás. Una persona solo puede ejercer influencia sobre los demás cuando establece un ejemplo positivo para que se siga”.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“También se debe elegir el momento, el lugar y la forma apropiados para guiar a los demás a alejarse de la maldad o el pecado. Ciertamente, para detener a los demás del mal es una virtud y si se hace de la manera correcta es una generosidad. No es correcto humillar a los demás. Por ejemplo, uno debe abstenerse de exponer públicamente los pecados de otras personas”.

Su Santidad también declaró que para que las oraciones fueran aceptadas, la humildad era la clave.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Para que la oración sea aceptada por Al-lah Todopoderoso, es necesario incorporar la humildad, considerarse uno mismo como la nada y alcanzar el pináculo de la mansedumbre”.

Hazrat Mirza Masrur Ahmad continuó:

“Vemos que algunas personas rezan, sin embargo, al mismo tiempo, continúan cometiendo malas acciones. Esto muestra que carecen del espíritu de oración sincera y sinceridad. No oran adecuadamente con el espíritu necesario para tener éxito. Solo rezan como un ritual, poniendo sus cabezas en el suelo”.

Su Santidad concluyó el Yalsa Salana recordando a los asistentes que se concentren en la oración sincera y los instó a esforzarse para obtener un beneficio a largo plazo de los tres días de rejuvenecimiento espiritual experimentados en el Yalsa Salana.

Durante el curso del Yalsa Salana, Su Santidad pronunció cinco discursos, incluido un informe anual de la Comunidad Musulmana Ahmadía.

Varias otras conferencias y discursos fueron entregados durante el transcurso de los tres días. Además, se exhibieron varias exposiciones como la exposición ‘La Sábana Santa de Turín’, la exposición ‘Camino a la Paz’ y una exposición de ‘El Islam en el Este’.

El Yalsa Salana concluyó con una oración silenciosa dirigida por Hazrat Mirza Masrur Ahmad.

Send this to a friend