La clínica móvil ocular Al-Ain ha sido inaugurada por el Jefe Supremo de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

La clínica móvil ocular Al-Ain ha sido inaugurada por el Jefe Supremo de la Comunidad Musulmana Ahmadía

La clinica proveera tratamiento indispensable de ojos en África

El 23 de abril de 2017, el Jefe Supremo de la Comunidad Musulmana Ahmadía, el Quinto Jalifa (Califa), Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad inauguró la Clínica Móvil de Oftalmología Al-Ain en la Mezquita Baitus Sabuh de Frankfurt.

En una inspección de la clínica móvil ocular, Su Santidad desveló una placa para destacar la ocasión antes de dirigir una oración silenciosa.

La clínica móvil ocular Al-Ain formará parte del programa Gift of Sight llevado a cabo por la organización caritativa Humanity First. La clínica incluye equipamiento para pruebas de vista, tratamiento básico y cirugía.

La clínica móvil partirá pronto hacia África, donde proveerá una variedad de tratamientos oculares esenciales, incluyendo cirugía de cataratas, para aquellas personas que viven en los pueblos y ciudades más remotos de África.

Dirigiéndose a la conferencia internacional organizada por Humanity First en enero de 2015, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Servir a la humanidad requiere que la persona no descanse hasta que haya resuelto los problemas de los demás y haga recaer en sus propios hombros las cargas de los demás. Requiere que el corazón de una persona se consuma por amor hacia los demás, sin preocuparse por su propia comodidad, sino preocupándose únicamente por la comodidad de los demás. Requiere que una persona esté siempre lista para absorber personalmente cualquier forma de malestar por el bien de los demás y considere el dolor ajeno como si fuera su propio dolor. Requiere que una persona esté dispuesta a soportar el sufrimiento personal o la ansiedad para que los demás puedan vivir con paz y felicidad”.