Los investigadores musulmanes áhmadis - Restaurando la edad de Oro del Islam
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Los investigadores musulmanes áhmadis – Restaurando la edad de Oro del Islam

Califa de la Comunidad Musulmana Ahmadía

Durante la Edad de Oro del islam, los investigadores musulmanes alcanzaron las más altas esferas de la ciencia, las matemáticas, la geografía, la astronomía, la medicina y los inventos. Mientras Europa se sumía en la época oscura, los musulmanes estaban a la cabeza del mundo en cuanto a descubrimientos e innovaciones. Muchos de los inventos y métodos científicos utilizados hoy en día en el mundo se atribuyen a la ilustración académica de la Edad de Oro del islam. ¿Puede revivir esta Edad de Oro del islam? El sábado 14 de diciembre de 2019, la primera Conferencia de la Asociación de Investigación Musulmana Ahmadía (AMRA), organizada por Majlis Judamul Ahmadiyya UK (MKA UK), se celebró en el Masrur Hall de Islamabad, Tilford UK. Más de 250 personas asistieron al evento durante todo el día, incluidos 60 investigadores. Los delegados procedían de 9 países de todo el mundo. La sesión de clausura del evento contó con un discurso de Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad, Jefe Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía y Quinto Jalifa. La revista de Review of Religiones se complace en presentar la transcripción oficial del discurso pronunciado por Su Santidad en esta ocasión.

Después de recitar el Tashahhud, el Ta’awwuz y el Bismillah, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (aba), Jefe Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía y Quinto Jalifa dijo:

“En la creación de los cielos y la tierra y en la sucesión de la noche y el día hay sin duda Signos para los hombres sensatos;” (3:191)

“Que se acuerdan de Al-lah cuando están de pie, sentados y tumbados sobre su costado, y meditan en la creación de los cielos y la tierra: “Señor nuestro, Tú no has creado esto en vano; no ¡Santificado eres Tú!; ¡sálvanos, pues, del castigo del Fuego!” (3:192)

Hoy, con la gracia de Dios, se celebra la primera Conferencia Internacional de la AMRA.

Espero y deseo que el evento haya resultado beneficioso y una fuente de aprendizaje para todos los participantes.

En muchos versículos del Sagrado Corán, incluidos los que acabamos de recitar, Dios Todopoderoso ha mencionado la creación de los cielos y la tierra y nos ha instruido para que reflexionemos sobre el verdadero propósito de nuestra creación.

Nos ha animado a utilizar el cerebro, a reflexionar sobre su creación y a buscar nuevos caminos de progreso e innovación humana, a través de la investigación y la reflexión.

De hecho, Dios Todopoderoso ha considerado a los humanos como “lo mejor de la creación” por el hecho de que se nos ha concedido inteligencia y entendimiento.

Se nos ha concedido la capacidad de diferenciar entre el bien y el mal.

Se nos ha dado la capacidad de pensar y comprender.

Único entre toda la creación, Dios Todopoderoso ha dado a la humanidad la visión para apreciar que todo lo que Él ha creado ha sido hecho para nuestro beneficio, con la condición de que lo usemos de la manera correcta.

Ciertamente, de todas las escrituras celestiales, el Sagrado Corán es único en cuanto a la gran cantidad de conocimientos que ha proporcionado sobre el universo y su inicio y cómo ha fomentado la investigación científica y la búsqueda del conocimiento.

A este respecto, el Mesías Prometido, Hazrat Mirza Ghulam Ahmad de Qadian (as), ha afirmado que cuando un creyente estudia y reflexiona sobre los cuerpos celestes y el universo entero, hace que su mente se abra y se ilumine.

El resultado es que son conducidos hacia una firme creencia en la existencia de Dios Todopoderoso, ya que ven los signos y la evidencia de Su existencia a su alrededor.

Por otro lado, los intereses de los investigadores mundanos y no religiosos son finitos y estrechos.

Cuando estudian algo, lo evalúan de forma limitada.

Sin embargo, una persona recta no se conforma con identificar las dimensiones del mundo, su forma material o calcular las fuerzas gravitatorias.

Tampoco se conforman con determinar las características principales del sol, la luna y las estrellas, sino que un verdadero creyente se esforzará y luchará continuamente por observar y comprender la perfecta armonía de la naturaleza y el mundo que nos rodea.

Tendrá una sed insaciable de identificar las características ocultas o el potencial del mundo físico y, al darse cuenta de su brillo y perfección, se sentirá inevitablemente atraído hacia su Creador y su fe en la existencia de Dios Todopoderoso aumentará.

En consecuencia, cuando una persona inteligente reflexiona cuidadosamente sobre los cielos y la tierra, el universo y por qué la duración de la noche y el día permanece constantemente en un estado de flujo, le hace percibir a Dios Todopoderoso y apreciar Su perfecta creación.

Cuando ven a Dios Todopoderoso de esta manera y reconocen Su majestuosidad, se vuelven hacia Él con mayor fervor y pasión y buscan Su Ayuda y Gracia, en sus esfuerzos por seguir comprendiendo y desvelando los misterios del universo.

Para alcanzar Sus bendiciones y ayuda, lo recuerdan mientras están de pie, sentados y descansando, tal como se ha descrito el estado de un creyente justo en los versículos recitados del Sagrado Corán.

Cuando rezan a Dios para que les guíe, Él les concede claridad de pensamiento, ilumina sus mentes y limpia la niebla de incomprensión que existía anteriormente.

Les concede una comprensión del universo y de los planetas y llegan a reconocer con certeza, que un orden natural tan perfecto y preciso nunca podría haber surgido por casualidad o por sí mismo, sino que es un reflejo e indicador de un Gran Creador.

Ciertamente, es un testimonio de la existencia de un Creador Universal.

Aquellas personas, cuyas mentes se abren de esta manera, se inclinan ante su Creador y rezan para que sean salvadas de Su Ira y para que Él las guíe hacia la prosperidad y una comprensión más profunda de Su creación.

En una línea similar, el Mesías Prometido (as) ha afirmado que el estudio continuo de la física, la astronomía y las ciencias siempre conducirá a una persona justa hacia Dios Todopoderoso.

Cuanto más aprendan sobre la creación de Dios y el mundo que les rodea, más apreciarán la belleza de Dios Todopoderoso a través de las maravillas del universo.

Una vez que un creyente adquiere esos conocimientos y esa visión, no sólo es capaz de orientar a los demás sobre los últimos avances científicos, sino que también dispondrá del arsenal necesario para demostrar al mundo la existencia de ese Dios Único, que es el Creador de toda la creación.

Este es el símbolo de un verdadero creyente, el medio de su éxito y su camino para alcanzar el verdadero honor y el prestigio en el mundo.

De este modo, reflexionando sobre el universo, el profesor Dr. Abdus Salam Sahib (Sahib es un término de respeto que significa señor en urdu) pasó su vida y utilizó cada visión que obtuvo como prueba de la existencia de Dios.

Por lo tanto, todos los investigadores o académicos áhmadis deben tener siempre presente la Unicidad de Dios Todopoderoso antes, durante y después de realizar cualquier investigación o estudio.

Deben tratar de llevar a cabo sus investigaciones con la firme intención de obtener pruebas que les permitan demostrar la existencia del Dios Único a los escépticos e incrédulos y refutar a quienes afirman que la ciencia y la religión son irreconciliables.

Cuando investigan de esta manera y buscan la ayuda de Dios Todopoderoso en cada paso, sin duda Él les ayudará en cada momento y será su luz de guía.

Como he dicho antes, la investigación de una persona secular se basa en un enfoque puramente mundano y utiliza su intelecto en aras del progreso material.

Sus esfuerzos pueden conducir al avance científico, pero la investigación de un creyente tiene un impacto potencial mucho mayor.

Sus investigaciones no sólo conducirán al progreso científico y al desarrollo de tecnologías modernas, sino que también servirán para ofrecer pruebas de la existencia de Dios Todopoderoso.

Por lo tanto, los investigadores musulmanes áhmadis, especialmente los que se dedican a las ciencias, no sólo deben tener la intención de mejorar la comprensión de su campo elegido, sino que también deben mantener una resolución eterna de encontrar pruebas de la existencia de Dios.

Como ya he dicho, así fue como el Dr. Abdus Salam Sahib llevó a cabo su trabajo y obtuvo un éxito fenomenal como resultado.

Recordemos que el Mesías Prometido (as) ha dicho que las personas de verdadero intelecto y sabiduría son aquellas que nunca olvidan a Dios Todopoderoso y siempre lo recuerdan.

Así, cuando nuestros científicos e investigadores se esfuerzan por sobresalir en sus actividades académicas, siempre deben salvaguardar su fe, cumplir con los derechos de Dios Todopoderoso y cumplir con las exigencias que se les imponen para buscar pruebas adicionales que demuestren la existencia de un Dios Todopoderoso.

Por lo tanto, siempre debe haber una clara distinción entre los científicos e investigadores áhmadis y otros que se dedican a campos de estudio similares.

Y la diferencia debería ser que la búsqueda del conocimiento de un ahmadi debe basarse en la taqwa (rectitud).

En efecto, el Santo Profeta del islam (sa) dijo que una persona debe temer la perspicacia y la naturaleza perceptiva de un creyente, porque su conocimiento se basa en la rectitud.

En resumen, el amor y la majestuosidad de Dios Todopoderoso deben estar siempre arraigados e impresos en sus corazones y mentes.

Si investigáis y buscáis evolucionar vuestro trabajo de esta manera, entonces Dios Todopoderoso os concederá un gran éxito, Insha’Al’lah (Dios mediante).

Algunos de ustedes sabrán que una vez, un conocido investigador y viajero occidental, el profesor Clement Wragge, viajó a Qadian para reunirse con el Mesías Prometido (as).

Durante su conversación, el Mesías Prometido (as) explicó que Dios Todopoderoso ha creado el sol y la luna, las estrellas y los planetas para servir a los seres humanos y para el beneficio de la humanidad.

A la luz de esto, mientras realiza investigaciones para responder a las preguntas que siguen sin resolverse, un investigador áhmadi debe tener en mente que todo lo que ha sido creado por Dios Todopoderoso ha sido hecho para el beneficio de la humanidad.

Su objetivo debe ser descubrir y obtener los beneficios y garantizar que cualquier progreso intelectual que se realice se utilice de forma correcta para la mejora de la humanidad.

En sus conversaciones con el profesor Wragge, el Mesías Prometido (as) afirmó que no existía ninguna contradicción entre la ciencia y la religión y que, por mucho que avanzara la ciencia, nunca demostraría que una sola letra o palabra del Sagrado Corán, o de las enseñanzas del islam, fuese falsa.

Más bien, cada descubrimiento y cada desarrollo serviría como prueba adicional de la verdad de las enseñanzas del Sagrado Corán y de la existencia del Dios Único.

Ciertamente, el Sagrado Corán no rechaza la ciencia ni desanima a sus seguidores a estudiar.

Todo lo contrario: el Sagrado Corán instruye a los creyentes para que exploren, investiguen y utilicen su intelecto y las facultades que Dios les ha dado.

En efecto, quienes se esfuerzan por hacer avanzar el conocimiento humano en beneficio de la humanidad cosecharán la recompensa de Dios Todopoderoso por sus esfuerzos.

Sin embargo, el Sagrado Corán también ha advertido a los seres humanos de que no interfieran en las leyes de la naturaleza ni intenten cambiar o modificar la creación de Dios por medios no naturales.

Por ejemplo, en los últimos años, los límites de la ética científica se han ido erosionando paulatinamente, por lo que se ha intentado llevar a cabo actividades inmorales y peligrosas como la ingeniería genética y la clonación de seres vivos.

Los resultados de tales empresas, en las que el ser humano sobrepasa con creces sus límites y pretende “jugar a ser Dios”, serán sin duda catastróficos y serán el medio de conducir a la humanidad hacia su destrucción.

No sólo conducirá a los protagonistas hacia el infierno en el más allá, sino que también serán responsables de crear un infierno viviente en la tierra.

Esto es algo que todo investigador y científico musulmán áhmadi debe evitar.

Sólo debéis seguir aquellas vías que sean en beneficio de la humanidad y que estén de acuerdo con los límites prescritos por Dios Todopoderoso.

Recuerden siempre que mantenerse dentro de los límites del Sagrado Corán es el sello de un creyente.

Si conducís vuestro trabajo de esta manera, podréis lograr grandes cosas y revivir la antes distinguida reputación de los eruditos y académicos musulmanes.

Con la gracia de Dios, durante la Edad Media, innumerables científicos, filósofos e intelectuales musulmanes dejaron una huella indeleble en la humanidad al hacer avanzar la causa del conocimiento y la comprensión humana.

Sus esfuerzos pioneros provocaron una notable revolución en el mundo y sus investigaciones y descubrimientos siguen siendo la base de la ciencia y las matemáticas modernas.

Utilizaron los talentos y las facultades que Dios les dio, mientras buscaban la ayuda de Dios Todopoderoso y reflexionaban sobre Su creación y, como resultado, han sido reconocidos a través de la historia y siguen siendo reconocidos y respetados hoy en día.

Por ejemplo, un artículo publicado por el National Geographic en 2016, titulado “Cómo la ciencia islámica temprana hizo avanzar la medicina”, identifica las contribuciones de los científicos musulmanes en el período inicial del islam.

El artículo afirma:

“Los médicos de los países islámicos durante la última Edad Media gozaban de gran respeto. Su reputación era bien merecida, ya que el estudio y la práctica de la medicina eran entonces liderados por las sociedades musulmanas en todo su inmenso territorio, que se extendía desde el actual sur de España hasta Irán.”

Además, afirma que:

“En el año 900, la medicina islámica se convirtió rápidamente en la más sofisticada del mundo, gracias al creciente número de obras griegas, persas y sánscritas traducidas al árabe. Cristianos, judíos, hindúes y eruditos de muchas otras tradiciones se fijaron en el árabe como la lengua de la ciencia. Médicos de distintas confesiones trabajaban juntos, debatiendo y estudiando con el árabe como lengua común”.

El artículo continúa:

“La estrella más brillante del firmamento de Bagdad fue, sin duda, el extraordinario Ibn Sina… Siendo ya médico a los 18 años su gran volumen Al-Qanun fi al-Tibb -Canon de la Medicina- se convirtió en una de las obras médicas más famosas de todos los tiempos… [El intento de Ibn Sina] de armonizar las prácticas médicas del pensador griego Galeno con la filosofía de Aristóteles revela la naturaleza múltiple de la deuda contraída con la erudición musulmana, que no se limitó a revivir a los autores griegos, sino que estimuló nuevos patrones de pensamiento para los siglos venideros. La conciliación de la ciencia práctica, el pensamiento y la religión hizo que Al-Qanun fuera estudiado por los médicos europeos hasta el siglo XVIII”.

Además, el artículo de National Geographic califica el periodo de dominio musulmán en España como un “periodo de desarrollo erudito” y describe a Córdoba en el siglo X como la “ciudad más culta de Europa” y “un gran centro de estudio y exploración”.

En otro artículo, publicado por The New York Times, “How Islam Won, and Lost, the Lead in Science” (Cómo el islam ganó y perdió el liderazgo en la ciencia), también se elogia abiertamente la contribución de los primeros científicos musulmanes.

El autor escribe:

“Las civilizaciones no sólo chocan, sino que pueden aprender unas de otras. El islam es un buen ejemplo de ello. El encuentro intelectual entre Arabia y Grecia fue uno de los mayores acontecimientos de la historia. Su escala y sus consecuencias son enormes, no sólo para el islam, sino para Europa y el mundo”.

Sin embargo, el artículo también señala que muchas de las aportaciones de los primeros musulmanes no se conservaron.

En este sentido, afirma que:

“…los historiadores dicen que saben muy poco sobre esta edad de oro. Pocas de las principales obras científicas de esa época han sido traducidas del árabe y miles de manuscritos ni siquiera han sido leídos por los estudiosos modernos.”

Por lo tanto, las contribuciones históricas de los eruditos musulmanes son incuestionables.

Sin embargo, lo más triste es que el estado intelectual reciente de gran parte del mundo musulmán es lamentable.

Con el tiempo, a medida que los musulmanes se alejaban de Dios Todopoderoso y las cualidades asociadas a un creyente disminuían rápidamente entre ellos, los musulmanes, que antes habían liderado el mundo en ciencia e investigación, pasaron gradualmente a una era de ignorancia intelectual que persiste hasta hoy.

En lugar de seguir siendo los líderes de la innovación y los descubrimientos, el periodo de la ilustración académica musulmana llegó a su fin y los musulmanes confiaron en los descubrimientos y las tecnologías modernas realizadas por otros.

En lugar de ser los que daban al mundo, los musulmanes se convirtieron en los que sólo tomaban.

En consecuencia, mientras que el mundo reconoce la destacada contribución histórica de los musulmanes a la ciencia y el saber, considera que la situación intelectual del mundo musulmán actual es lamentable.

La verdad es que, en general, el mundo musulmán ha perdido su pasión por la educación y por ampliar los límites del conocimiento humano.

Las naciones musulmanas se han sumergido en los lujos y las comodidades del mundo, por lo que ya no tienen el impulso o la motivación para trabajar en la búsqueda del conocimiento o para reflexionar sobre el universo.

El fracaso del mundo musulmán contemporáneo a la hora de destacar en la ciencia y el aprendizaje ha sido analizado por Hillel Ofek, investigador del Centro Clements para la Seguridad Nacional de Estados Unidos, en un artículo titulado “Por qué el mundo árabe se alejó de la ciencia”.

Describe cómo los musulmanes han pasado de liderar el mundo de la ciencia y el desarrollo de la civilización humana a un estado en el que sus contribuciones son ahora objeto de burla entre la comunidad académica.

Escribe que hasta el año 1600, aproximadamente, “nada en Europa podía compararse con los avances intelectuales de los científicos y eruditos musulmanes”.

Además, señala cómo muchos términos científicos y matemáticos, como álgebra, algoritmo, alquimia y álcali, derivan del árabe y reflejan la contribución del islam al mundo.

Sin embargo, a continuación pinta una imagen moderna de la ciencia en el mundo musulmán que está completamente en desacuerdo con su ilustre pasado.

Por ejemplo, señala que sólo ha habido dos científicos de países musulmanes que hayan ganado el Premio Nobel, a pesar de que hay aproximadamente 1.600 millones de musulmanes en el mundo.

Otro dato duro que presenta es que 46 países musulmanes combinados aportaron sólo el uno por ciento de la literatura científica mundial.

En una línea similar, afirma que en 1989, Estados Unidos publicó más de 10.000 artículos científicos que se citaban con frecuencia, mientras que en todo el mundo árabe sólo se publicaron cuatro artículos citados con frecuencia en el mismo periodo.

También señala que entre 1980 y 2000, un solo país, Corea del Sur, concedió más de 16.000 patentes intelectuales, mientras que nueve países árabes, entre ellos Egipto, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, concedieron un total combinado de sólo 370.

El artículo también cita al premio Nobel, el profesor Steven Weinberg, en referencia a la escasez de material científico procedente de los países musulmanes.

El profesor Weinberg afirma:

“Aunque hay científicos de talento de origen musulmán que trabajan de forma productiva en Occidente, durante cuarenta años no he visto un solo artículo de un físico o astrónomo que trabaje en un país musulmán que valga la pena leer”.

Así, en términos intelectuales y científicos, los musulmanes y las naciones islámicas han pasado de liderar el mundo, a ser tratados con desprecio y burla.

En esta época de ignorancia intelectual en el mundo islámico, el gran reto de los científicos e investigadores musulmanes áhmadis es reavivar el honor y la dignidad del islam en el ámbito académico mundial.

De hecho, debería ser vuestra ambición tomar el glorioso manto de la ilustración adornado por los grandes eruditos e inventores musulmanes de la Edad Media.

Cada año, es una tradición que nuestra Jamaat [Comunidad Musulmana Ahmadía] otorgue medallas de oro por logros educativos sobresalientes en varios campos.

Sin embargo, cuando el plan fue iniciado por Hazrat Jalifatul Masih III (rh) [Hazrat Mirza Nasir Ahmad, Tercer Jalifa y Jefe Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía] , dio instrucciones de que las medallas de oro y las becas fueran específicamente para recompensar a aquellos que sobresalieran en la ciencia.

Inició el plan poco después de que el Dr. Abdus Salam Sahib ganara el Premio Nobel y era su ardiente deseo que al menos 100 musulmanes áhmadis siguieran pronto los pasos del Dr. Abdus Salam y se convirtieran en eminentes científicos para cuando nuestra Jamaat [Comunidad Musulmana Ahmadía] entrara en su segundo siglo.

Han pasado ya tres décadas del segundo siglo de Ahmadía y, lamentablemente, no creo que hayamos producido ni siquiera un científico que haya llegado a ser mundialmente conocido en ese tiempo.

Además, durante los últimos trece o catorce años, he instruido a los estudiantes áhmadis, ya sea directamente o a través de la Majlis Judamul Ahmadía [Asociación de Jóvenes Musulmanes Ahmadía], para que entren en el campo de la academia y la investigación y se esfuercen por llegar a los más altos niveles de sus campos.

Sin embargo, hasta ahora no puede decirse que los resultados hayan sido ni de lejos tan buenos como yo esperaba.

Que yo sepa, casi ningún áhmadi ha desempeñado un papel destacado o extraordinario en el desarrollo científico e intelectual del mundo.

Aquí también me gustaría apreciar los esfuerzos de la sección de EE.UU. de la Asociación de Científicos Áhmadis, que de alguna manera son activos y celebran reuniones periódicas sobre la ciencia y el Corán. Sin embargo, no podemos decir que hayan alcanzado esa marca excepcional que se espera de ellos.

Por consiguiente, al estar reunidos aquí y celebrar esta conferencia, todos ustedes deben considerar que su misión es buscar la excelencia en el ámbito que han elegido.

Debéis salir de aquí con la firme determinación en sus corazones de seguir los pasos del Dr. Abdus Salam y de aquellos destacados eruditos e investigadores musulmanes, que dejaron un legado rico en conocimiento hace muchos siglos.

Debéis reflexionar sobre cómo podéis desarrollar una mayor comprensión del mundo y desarrollar nuevas tecnologías o sistemas a través de los cuales la humanidad pueda beneficiarse.

Como científicos e investigadores, os corresponde ejercitar sus mentes y talentos para buscar las formas y métodos para lograr grandes hazañas de aprendizaje.

Debéis de estar en contacto unos con otros y, en particular, con los que trabajan en áreas de investigación similares y aprender unos de otros.

Mediante el debate y la coordinación mutuos, podréis conseguir mejores resultados.

Trabajad con diligencia, pasión y, sobre todo, buscad constantemente la ayuda de Dios Todopoderoso en cada paso de su camino académico y mantened a Su Majestad en la vanguardia de sus mentes.

Con estas palabras, ruego que Dios Todopoderoso les permita prosperar y alcanzar grandes éxitos en sus campos de especialización.

Y que pronto lleguemos a presenciar el amanecer de una nueva edad de oro islámica de progreso y avance intelectual, liderada por los musulmanes áhmadis de todo el mundo – Amén”.

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via