Jalifa V del Mesías clausura el 56º Yalsa Salana de Gran Bretaña con un discurso inspirador
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Jalifa V del Mesías clausura el 56º Yalsa Salana de Gran Bretaña con un discurso inspirador

El Jefe Mundial de la Comunidad Musulmana Ahmadía, el Jalifa V del Mesías, Su Santidad, Mirza Masrur Ahmad concluyó la 56ª Convención Anual (Yalsa Salana) de la Comunidad Musulmana Ahmadía el 7 de agosto de 2022 con un discurso inspirador.

Más de 26.600 personas asistieron al Yalsa Salana, que tuvo lugar en Hadiqatul Mahdi en Alton, Hampshire.

Este año, debido a las continuas restricciones relacionadas con el covid-19, los asistentes eran principalmente de Gran Bretaña con un número limitado de invitados internacionales. Todo el evento fue retransmitido en directo por MTA International y por web.

Lo más destacado de los tres días del Yalsa Salana fue el juramento de lealtad, conocido como Baiat, que tuvo lugar el domingo por la tarde. La ceremonia de Baiat regresó después de un lapso de tres años y la última ocasión de este tipo tuvo lugar antes de la pandemia en 2019. Una vez más, los participantes juraron formalmente lealtad a Su Santidad Mirza Masrur Ahmad como el Jalifa V del Mesías Prometido (as).

Los participantes formaron una cadena humana que conducía al Jalifa mientras repetían las palabras del juramento al unísono.

Antes de la ceremonia, Su Santidad anunció que más de 176.800 personas se habían unido a la Comunidad Musulmana Ahmadía durante el año pasado de 109 países de todo el mundo.

Durante el discurso de clausura, Su Santidad continuó con el tema de arrojar luz sobre los derechos superiores que el islam otorga a la humanidad y que no tienen igual en ninguna otra fe o ideología. Este fue el tercero de una cadena de discursos pronunciados por Su Santidad sobre este tema y los dos primeros discursos se pronunciaron en las sesiones finales del Yalsa Salana de Gran Bretaña de 2019 y 2021.

En el discurso de este año, Su Santidad se centró en los derechos que el islam otorga a las mujeres y a los miembros débiles de la sociedad. Su Santidad presentó una visión saludable de cómo el islam defiende los derechos de la mujer y no hace eslóganes vacíos, sino que promulga reglas que elevan el estatus de la mujer en una sociedad.

Destacando las fallas de los movimientos actuales que afirman apoyar los derechos de las mujeres, Su Santidad Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Hoy en día, cuando se proclaman los derechos de las mujeres, hay una falta de consideración de algunos fundamentos básicos. Cuando hacen gritos de guerra por los derechos de las mujeres, también les quitan su libertad religiosa y el derecho a practicar su fe. Cuando intentan arrebatarles sus derechos a los hombres, lo hacen de una manera que termina creando una brecha entre hombres y mujeres”.

Su Santidad Mirza Masrur Ahmad declaró, además:

“Ellos [los movimientos por los derechos de las mujeres] no saben cómo resolver las barreras que existen debido a las normas económicas, sociales y culturales. Simplemente hacen un eslogan de que las mujeres y los hombres son iguales y asumen que han logrado una gran hazaña al hacerlo. No reflexionan sobre los detalles más finos y no hacen las reglas apropiadas de acuerdo con la realidad de los desafíos que existen. No piensan en las consecuencias de las reglas que ellos mismos están creando para forjar una igualdad. ¿No evalúan si están creando paz en la sociedad o están fomentando el malestar? No les importa si sus políticas e ideologías están rompiendo la unidad familiar”.

Su Santidad continuó destacando cómo 1400 años antes, el islam dio enseñanzas que protegen los derechos de las mujeres y los detalles minuciosos que el islam atiende a este respecto.

Su Santidad citó el capítulo 4, versículo 2 del Santo Corán, que se recita en el momento de la ceremonia de Nikah (matrimonio islámico). El versículo dice:

“¡Oh gente! temed a vuestro Señor, que os ha creado de una sola alma…”

Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Dios Altísimo ha recordado a los creyentes que nunca deben olvidar que tanto los hombres como las mujeres son de la misma alma y, por lo tanto, son de la misma clase. Por lo tanto, tienen el mismo cerebro, y ambos tienen las mismas emociones y sentimientos. Este versículo se recita en la ceremonia de Nikah, lo que significa que debe quedar claro en el momento de Nikah que este vínculo matrimonial solo puede ser fuerte si el hombre se da cuenta de que la mujer es igual a él en términos de sus sentimientos, emociones, comprensión y derechos. Por lo tanto, el hombre no debe pensar que ella es inferior a él de ninguna manera. La misma lección se le ha enseñado a la mujer también”.

Hablando de la práctica del Santo Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él), Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“La práctica personal del Santo Profeta (la paz y las bendiciones sean con él) era consultar a las mujeres en asuntos importantes. En la sociedad donde nació el islam, las mujeres eran tratadas de manera tan despectiva que no se les permitía expresar sus opiniones sobre asuntos triviales, y mucho menos se les consultaba sobre decisiones importantes. Sin embargo, el Santo Profeta (la paz y las bendiciones sean con él) los consultaba. Esto había creado tal valentía entre las mujeres que podían reprender a los hombres cada vez que les imponían restricciones innecesarias. Se narra acerca de Hazrat Umar (ra) que una vez, cuando su esposa expresó una opinión sobre un asunto en particular, él la regañó para decirle que no tenía derecho a interferir en el asunto. Ella respondió: ‘Debes permanecer en silencio. Que los viejos tiempos han pasado. El Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él) nos ha dado el derecho a hablar. También poseemos un cerebro y somos capaces de expresar nuestra opinión sobre asuntos importantes’. De hecho, las compañeras aprendieron la fe y algunas de ellas solían dar sus consejos a los Jalifas. Así, el islam otorgó derechos a las mujeres en un momento en que se les consideraba inútiles.”

Su Santidad también explicó que el islam otorgó a las mujeres el derecho a heredar, algo que Occidente solo ha logrado en el siglo pasado.

Su Santidad continuó citando varios ejemplos y citas de la vida del Santo Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él) que enfatizan el trato amable de las mujeres.

Por ejemplo, el Santo Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él) dijo: “El mejor de entre vosotros es el que es mejor con los miembros de su familia y yo soy el mejor entre vosotros en el trato a mi familia”.

Refiriéndose a las numerosas referencias en relación con los derechos de la mujer, Su Santidad Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Todas las referencias que he presentado se relacionan principalmente con el énfasis que el islam pone sobre los derechos de la mujer. Los derechos de los hombres no han sido estipulados por separado como tales en el islam. Incluso si existen tales referencias, son muy pocas. Esto se debe a que, en general, dentro de las sociedades se ve un dominio de los hombres y, por lo tanto, los hombres logran obtener sus derechos… En los países subdesarrollados y en las sociedades menos educadas, las mujeres son tratadas de manera particularmente injusta. La mayoría de la población musulmana vive en países subdesarrollados y menos educados, por lo que allí no se otorgan los derechos de las mujeres y se las trata mal. Si los hombres desean hablar de sus propios derechos y si desean que se les concedan sus derechos, entonces también deben cumplir con los derechos de las mujeres. Esta es la enseñanza del islam. Dada la situación general que existe [donde los hombres son dominantes dentro de las sociedades], el islam ha puesto mayor énfasis en el cumplimiento de los derechos de las mujeres. ¡A pesar de esto, la gente todavía parece afirmar que el islam no cumple con los derechos de las mujeres!”

Su Santidad luego pasó a explicar los derechos en el islam de “aquellos que piden caridad y aquellos que no pueden”.

Su Santidad explicó la filosofía de dar en caridad y quiénes deberían ser los beneficiarios. Refiriéndose a las citas del Mesías Prometido (la paz sea con él) y el Jalifa II del Mesías (ra), Su Santidad mencionó que el islam enfatiza la gran importancia de dar a aquellos que piden ayuda. Sin embargo, al mismo tiempo, el islam también enfatiza que la mano superior que da es mejor que la mano inferior que recibe y, por lo tanto, el islam desalienta a aquellos que pueden valerse por sí mismos para que no se conviertan en mendigos habituales.

Sin embargo, Su Santidad también dijo que aquellos que van a dar en caridad, si bien pueden tomar la decisión de no dar en caridad a aquellos que harían mal uso del dinero, aún pueden dar a las personas independientemente de sus circunstancias porque dar en caridad es digno de recibir las recompensas de Dios Altísimo. Pueden hacer caridad de manera que intenten ayudar al destinatario y también aconsejarle que deje los malos hábitos.

Su Santidad continuó explicando que hay personas en la sociedad que piden ayuda, pero hay quienes no lo hacen o no pueden hacerlo y un verdadero creyente debe buscar formas de ayudar incluso a aquellos que no pueden pedir ayuda o que eligen no hacerlo por su propia dignidad.

Hablando más sobre los detalles más finos que cubre el islam sobre dar en caridad, Su Santidad, Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Cada vez que un mendigo o una persona necesitada acudía al Santo Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él) en busca de ayuda, aconsejaba a sus propios compañeros que también defendieran a la persona necesitada para que ellos también puedan beneficiarse. de la recompensa de Dios Altísimo por hacer caridad… Por lo tanto, no solo se ha explicado el derecho de la persona que busca ayuda en esta referencia, sino que las personas que apoyan a una persona en sus esfuerzos por buscar ayuda han recibido buenas nuevas de obtener la recompensa de Dios. Se ha llamado la atención de los creyentes para asegurarse de que ellos también deben tratar de ayudar a los necesitados y si ellos mismos no pueden ayudar a la persona que tiene una necesidad legítima, entonces deben tratar de encontrar la manera de que esa persona obtenga la ayuda que se necesita.”

Al explicar el enfoque islámico para el cumplimiento de los derechos de las personas, Su Santidad, Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Las personas materialistas tratan de obtener sus propios derechos a partir de sus intereses creados. Sin embargo, el islam enfatiza que una persona debe buscar cumplir con los derechos de otras personas sin ningún interés propio. Si verdaderamente actuamos sobre esta enseñanza, resultará en la introducción de la enseñanza del islam al mundo. Que Dios nos permita actuar sobre la enseñanza del islam para que podamos ayudar en la misión que se le ha encomendado al Imam de esta época”.

Los comentarios están dehabilitados

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via