¡Tu guía completa para el mes de Ramadán! | Parte 2 | Comunidad Musulmana Ahmadía
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

¡Tu guía completa para el mes de Ramadán! | Parte 2

¡No te pierdas este vídeo si quieres conocer en profundidad qué es y en que consiste el ayuno islámico!

Transcripción

En el video anterior ya hemos hablado en detalle sobre el ayuno durante el mes de Ramadán.  En este video te mostraremos las rituales y prácticas religiosas que se vinculan al mismo, aparte del ayuno.

El Sagrado Corán tiene una relación muy particular con el mes de Ramadán, tal y como expresa Dios:

“El mes de Ramadán es aquél en que se hizo descender el Corán como guía de la humanidad, con pruebas claras de dirección y discernimiento.” (2:186)

Fue durante el mes de Ramadán, el noveno mes del calendario islámico, cuando la primera revelación del Corán fue transmitida al Santo Profeta Muhammad (sa) en las siguientes palabras:

“Recita en el nombre de tu Señor, que creó.” (96:2)

El Sagrado Corán fue revelado al Profeta en un periodo de 23 años, poco a poco en diferentes momentos. Después de recibir la revelación Divina de forma oral por el Ángel Gabriel, el Profeta Muhammad (sa) solía dictar las revelaciones a sus discípulos y ellos las memorizaban y las preservaban de forma textual. Y no sólo eso, el mes de Ramadán es un mes bendito porque cada año, el Ángel Gabriel se presentaba al Profeta Muhammad (sa) para repasar todo lo que se había revelado del Sagrado Corán hasta ese momento. Incluso en el último Ramadán del Profeta (sa), se repasó dos veces la revelación completa del Corán. Es entonces, por ambas razones, que existe una relación extraordinaria entre el Sagrado Corán y el mes bendito de Ramadán. Teniendo en cuenta este vínculo, los musulmanes recitan el Sagrado Corán durante el mes de Ramadán con mucha frecuencia. Además, siguiendo con la tradición del Profeta Muhammad (sa), un musulmán trata de realizar una lectura completa del Sagrado Corán durante este mes Sagrado.

También hay un vínculo muy particular entre el Ramadán y las suplicas, tal y como se dice en el sagrado Corán:

“Cuando mis siervos te pregunten por Mí, diles: “Estoy cerca. Respondo a la plegaria del que suplica cuando Me invoca.” (2:187)

Un creyente trata de mantener y expresar su amor por Dios durante todo el año, y trata de beneficiarse durante todo el año de las bendiciones, de la misericordia y del perdón de Dios. Pero, durante el mes de Ramadán los creyentes aumentan y multiplican sus esfuerzos para encontrar el amor y las bendiciones de Dios, porque Dios ha anunciado que durante este mes Él está más cerca del humano, queriendo decir que durante este mes la persona encontrara más oportunidades de experimentar la misericordia de Dios. Es por esto que el Profeta Muhammad (sa) dijo:

Cuando comienza Ramadán, se abren las puertas del Paraíso y se cierran las puertas del Infierno, y los demonios están atados con cadenas.” (Bujārī)

Durante este mes, el Profeta Muhammad (sa) mismo también mostraba un aumento en sus rezos, bondades y caridades. Su esposa Aisha (que Dios esté complacido con ella) relataba:

“El Mensajero de Al’lah (la paz y las bendiciones sean con él) solía esforzarse más en la adoración durante el Ramadán de lo que se esforzaba en cualquier otra época del año.” (Muslim)

Además, un discípulo describe la personalidad del profeta (saw) en las siguientes palabras:

“El Profeta era el más generoso de todas las personas, y solía ser más generoso aún en el Ramadán cuando veía al ángel Gabriel. Gabriel solía reunirse con él todas las noches durante el Ramadán para revisar el Corán con él. Entonces, el Mensajero de Al’lah solía ser más generoso que un viento rápido e incontrolable (en su disposición inmediata para realizar obras de caridad).” (Bujari)

Durante el mes de Ramadán se agrega a las 5 oraciones obligatorias diarias, la de Tarawi. Tarawi es una oración voluntaria que se realiza solamente durante el mes de Ramadán, en congregación después de Isha, la quinta y última oración. Se ora 8 unidades “Rakat” de dos en dos. Es decir 4 repeticiones de 2 Rakats. La oración de Tarawi fue institucionalizado por El Jalifa Umar (que Dios este complacido con él), el segundo sucesor del Profeta Muhammad (sa). El Jalifa Umar (ra) observó que, durante el mes de Ramadán, a algunos musulmanes que de forma individual, ofrecían sus oraciones voluntarias inmediatamente después de la oración de Isha. Al preguntarles, ellos explicaron que tenían dificultades para despertarse temprano en la noche para ofrecer las oraciones voluntarias, por lo tanto, preferían realizarlas antes de irse a dormir para no perder los rezos voluntarios durante ese mes bendito. Su Santidad Umar (ra), para ayudar a esas personas y unir sus oraciones individuales de una forma colectiva, designó a un Imam para que dirigiera las oraciones voluntarias, conocidas ahora como Tarawi e institucionalizado actualmente como una oración adicional durante el mes de Ramadán.

Otro ritual voluntario que se practica sólo durante el mes de Ramadán es el retiro espiritual, conocido como Itakaaf, que se realiza en los últimos diez días de Ramadán. El Santo Profeta Muhammad (saw) solía, durante este periodo, “desconectarse” completamente de sus relaciones y preocupaciones cotidianas para retirarse en la mezquita y quedarse ocupado todo el tiempo en las oraciones y suplicas. Miles de musulmanes cada año también siguen esta tradición voluntaria del Santo Profeta Muhammad (saw) y se retiran en una mezquita durante los últimos 10 días de Ramadán.

Otra gran bendición del mes de Ramadán es la ‘noche del destino’, que ocurre también en las últimas 10 noches de Ramadán. Sobre esta noche fue revelado un capítulo entero del Corán, el capítulo 97, donde se dice:

“La Noche del Destino es mejor que un millar de meses. En ella descienden ángeles y el Espíritu con el decreto de su Señor en relación con todos los asuntos.” (97:4,5)

No hay una fecha fija para la noche del destino, sino que ocurre cada año en cualquiera de las últimas 10 noches. El Profeta Muhammad (sa) recomendó a los musulmanes hacer esfuerzos especiales para encontrar y sacar provecho de tal evento y dijo que la buscaran en las últimas 10 noches, especialmente las noches impares. La sabiduría detrás de no dejar la noche como una fija, es que el creyente en vez de limitar a una sola noche sus esfuerzos espirituales, lo haga y pase todas las últimas noches en una búsqueda espiritual. ‘La noche del destino’ es aquella en la que Dios ha prometido estar lo más cerca posible de los humanos y en la que sin lugar a dudas acepta todas nuestras suplicas y oraciones. Esto no quiere decir que durante el año Dios no esté cerca o no acepte nuestras oraciones, sino que el momento en el que Dios acepta nuestras oraciones, cambiando así nuestro destino, puede ocurrir en cualquier momento durante el año; pero sería una bendición a nivel personal. Mientras que en el último periodo de Ramadán hay una noche en la que Dios otorga Sus bendiciones y misericordia a toda la humanidad y, por tanto, puede bendecir y cambiar el destino de una colectividad entera. Un ejemplo muy simple para entenderlo mejor es el de un vendedor que ofrece sus productos durante todo el año y puede hacer ofertas a algunos de sus clientes, pero a nivel personal, mientras que en una fecha fija realiza una oferta y descuento en los precios para todos. Asimismo, la noche del destino en los últimos 10 días de Ramadán es la oferta de Dios para toda la humanidad. Por lo tanto, el Profeta Muhammad (sa) dijo:

“Quien pasa la noche del destino con fe y con la esperanza de una recompensa, sus pecados anteriores serán perdonados.” (Bujari)

Espero que el vídeo les haya sido útil. No olviden suscribirse al canal y dejar sus comentarios y no duden en contactarnos para recibir más información.

Share via