Date: 2017-12-01

Muhammad – El modelo excelente

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

Tras recitar el Tashahhud, Ta´wwuz y Surah Al-Fatiha, Hazrat Ameerul Mu´mineen (aba) dijo:

El 12 de Rabi al-´Awwal es el día en el que la luz vino al mundo, denominado por Al-lah el Exaltado como sirayun munir [la lámpara que irradia luz brillante]; aquel que estaba destinado a iluminar el mundo entero con la luz espiritual y que así hizo. Estaba destinado a ser quien estableciese el Reino de Dios el Exaltado en esta tierra y, de hecho, así lo hizo. Aquel destinado a dar vida espiritual a aquellos que estaban muertos [espiritualmente] desde hace años, y así ocurrió. Era aquel destinado a otorgar paz y tranquilidad en el mundo y, de hecho, así lo hizo. Aquel sobre el cual Al-lah el Exaltado dijo:

“Pues no te hemos enviado sino como misericordia para todos los pueblos” [21:108].

No fue solo una misericordia para la humanidad, sino también para todas las criaturas. No solo fue una misericordia para musulmanes, sino también para los no musulmanes. Sus enseñanzas son una misericordia para todos hasta el Día de Resurrección. Al-lah el Exaltado dijo a sus seguidores que este Mensajero de Al-lah es un excelente ejemplo para vosotros tal y como se menciona:

“En verdad, tenéis en el Profeta de Al-lah un dechado de virtudes para quien tema a Al-lah y al Último Día y se acuerde mucho de Al-lah” [33:22].

De esta manera, un musulmán no puede ser considerado musulmán sin seguir este excelente modelo. Nuestro profeta (sa) nos mostró formas para establecer el tauhid [Unicidad de Dios], estableció modelos de adoración, modelos de morales excelentes, y estableció modelos [de cumplimiento] de los derechos de la humanidad. Sin embargo, es lamentable que, a pesar de que la mayoría de los musulmanes claman su amor por él, su conducta es contraria a la que nuestro Maestro, Muhammad, el Santo Mensajero de Al-lah (sa) enseñó y completamente contrario al ejemplo práctico que él mostró.

Vino como una misericordia para toda la humanidad. Pero estas personas, que claman su amor por él y están celebrando el 12 de Rabi-al-Awwal con gran fanatismo, en vez de hacer una resolución declarando:

“¡Oh Profeta! ¡Oh Profeta de Al-lah (sa)! Actuaremos según tu ejemplo y difundiremos misericordia a nuestro alrededor.”

La situación en muchos países musulmanes es de desorden y caos. En este dichoso día, el comportamiento de todo musulmán debería mostrar que el Profeta al que seguimos es el Príncipe de la Paz y que él es la misericordia para todo el mundo. También que él ha establecido los grandes ejemplos de la adoración de Al-lah, que poseyó los valores morales más elevados posibles, y que seguimos su ejemplo de acuerdo con el mandado de Al-lah el Todopoderoso. Por tanto, fuentes de amor, afecto y paz deben brotar de nosotros debido al deleite del día en que nuestro Profeta (sa) nació. Y esto es lo que el Santo Profeta (sa) instruyó a sus seguidores. Esto es lo que él esperaba de ellos y lo que les enseñó.

Como ya he mencionado antes, sin embargo, de manera completamente contraria a esto, muchos países musulmanes están en un estado de caos completo. Incluso los no musulmanes sienten miedo de los musulmanes en algunas situaciones. Debido al temor de que la llama del desorden y caos se expanda de un lugar a otro, el servicio de telefonía móvil se ha inhabilitado en algunos pueblos de Paquistán hoy. Hay una gran presencia policial en cada esquina y cada calle. ¿Es esta la forma de celebrar la fecha de nacimiento del Profeta (sa), de forma que cualquier persona civilizada vive en un constante estado de miedo, y en el que el gobierno tiene dudas sobre la implementación de la ley y orden? Insultar a los áhmadis y el uso de un lenguaje profano y abusivo contra ellos en el nombre de nuestro querido maestro es una práctica diaria. Sin embargo, incluso esto se ha intensificado hoy, en la celebración de este día. Bajo su punto de vista, haciendo esto, elevan la dignidad y el honor de este gran profeta.

El asedio y protestas que tuvieron lugar hace algunos días, dejaron intranquilos a todo ciudadano honrado. La vida diaria paró. La gente que estaba enferma, no podía ir al hospital. Se cerraron los colegios, y por si no fuera poco, también las tiendas. Toda persona que no tuviese provisiones de comida y bebida en su casa, no podía obtener dichas provisiones para sus niños. Además, el país perdió decenas de millones de rupias, y todo como resultado de los eslóganes en nombre del Santo Profeta (sa) de estos supuestos sabios; el Profeta (sa) que es una misericordia para toda la humanidad y que nos enseñó a seguir modales en los caminos. El Santo Profeta (sa) instruyó el evitar crear desorden y caos en los mercados. El Santo Profeta (sa) instruyó el evitar sentarse en los lados de los caminos. Los compañeros respondieron que estaban forzados a sentarse [en los caminos], puesto que en aquellos días no había salas ni oficinas dedicadas a los negocios, donde pudiesen tratar asuntos relacionados con sus negocios y, por tanto, lo hacían sentándose en los mercados y a los lados de los caminos. Tras escuchar esto, el Santo Profeta (sa) dijo:

“Entonces debéis cumplir los derechos de los caminos”.

Se le preguntó: “¡Oh Profeta de Dios (sa)! ¿Cuáles son los derechos de los caminos?”

El Santo Profeta (sa) respondió:

“Bajad vuestra mirada y absteneos de causar dolor [a otros], este es el derecho correcto de los caminos. Responder al Salam [manera islámica de saludar], puesto que este es el derecho de los caminos. Potenciar e insistid en los actos virtuosos y evitad [que otros] cometan vicios, puesto que este es el derecho de los caminos”.

Sin embargo, estas personas están bloqueando las carreteras y causando daño a otros en nombre del honor del Santo Profeta (sa). A pesar de esto, estas personas son, según ellos mismos, los guardianes de la religión y pueden llamar a una persona incrédula o creyente según sus propios deseos. Sin embargo, estas son sus acciones, que son únicamente para satisfacer sus intereses egoístas. Estas acciones no tienen nada en común con las enseñanzas y el ejemplo del Santo Profeta (sa). Estas personas pueden continuar haciendo lo que les plazca; sin embargo, nuestro deber como áhmadis es examinar cada aspecto del ejemplo del Santo Profeta (sa) y el intentar nuestro máximo en actuar de acuerdo a esto; debemos hacerlo con el máximo de nuestras fuerzas y capacidades.

Ahora, voy a mencionar algunos aspectos de la vida del Santo Profeta (sa) en relación a su [excelente] conducta. En relación al amor del Santo Profeta (sa) hacia Al-lah el Exaltado, el Mesías Prometido (as) dice:

“El Santo Profeta (sa) estaba profundamente enamorado y perdido en el Ser Supremo. Posteriormente, adquirió lo que nadie en el mundo hubo adquirido antes. El Santo Profeta (sa) sentía tal amor por Al-lah el Exaltado que incluso un hombre común diría, que [árabe] ‘Muhammad (sa) se ha enamorado de su Señor’.

Luego, mencionando el amor del Santo Profeta (sa) por Al-lah el Exaltado, el Mesías Prometido (as) dice, además:

“Cuando los versículos fueron revelados de que los idólatras son impuros, sucios, la peor creación, necios y la progenie de Satanás, y que sus ídolos son el combustible del fuego y el infierno, Abu Talib llamó al Santo Profeta (sa) y dijo: ‘¡Oh sobrino mío! Como resultado de tus insultos, la tribu se ha enfadado mucho y no tardarán en destruirnos a ti y a mí también. Has llamado necios a sus hombres inteligentes y lo peor de la creación a sus mayores. Has llamado combustible del infierno y del fuego a sus respetados ídolos. Además, los has llamado progenie de Satanás e impuros. Con toda benevolencia te pido que controles tu lengua y te abstengas de este abuso; de lo contrario no tengo la fuerza para oponerme a estas personas”.

Esto es lo que su tío paterno le dijo. El Mesías Prometido (as) dice:

“En respuesta a esto, el Santo Profeta (sa) dijo: ‘¡Oh [querido] tío! Esto no es un abuso, sino que es la verdad y se está diciendo en la situación adecuada. Esta es la tarea por la que he sido enviado. Si estoy destinado a morir por esta causa, acepto orgulloso esta muerte. Mi vida ha sido dedicada a esta causa. No puedo abstenerme de decir la verdad por miedo a la muerte. ¡Oh tío! Si estás preocupado por tu debilidad y tus dificultades, entonces retira tu protección sobre mí. ¡Por Dios, no necesito esta protección lo más mínimo! Nunca me abstendré de transmitir los mandamientos de Dios. Los mandamientos de mi Señor son más queridos para mí que mi vida. Por Dios, si me matan en esta causa, entonces deseo ser revivido repetidamente y morir siempre por esta misma causa. Esto no es un estado de miedo para mí. Más bien, es un estado de absoluto placer enfrentarme a dificultades en esta causa. Mientras el Santo Profeta (sa) estaba pronunciando este discurso, sus emociones llenas de verdad y luz eran visibles en su rostro. Cuando el Santo Profeta (sa) concluyó este discurso, al ver la luz de la verdad, Abu Talib comenzó a derramar lágrimas incontrolablemente y le dijo al Santo Profeta (sa): ‘No era consciente de tu estado tan extraordinario. Estás en un estado completamente diferente de gloria y magnificencia. Ve y continúa tu tarea. Te apoyaré mientras esté vivo y en la medida de lo posible.’”

Hoy, acusan a los áhmadis de ser incrédulos ya que han aceptado a Mirza Ghulam Ahmad de Qadian. El incidente que he relatado podemos escucharlo y leerlo en los libros de historia. Sin embargo, la devoción y el estado sincero en el que el Mesías Prometido (as) ha narrado este incidente también manifiesta su amor por Muhammad de Arabia (sa). Además, a través de este relato, se manifiestan los caminos hacia el amor de Dios el Exaltado, que el Santo Profeta (sa) nos ha enseñado.

Luego, en relación con este aspecto de la vida del Santo Profeta (sa), es decir, el amor que el Santo Profeta (sa) sentía, el Mesías Prometido (as) dice, además:

“Por lo tanto, siempre me asombro del elevado estatus que tiene este profeta árabe, cuyo nombre es Muhammad (sa), que la paz y miles de bendiciones sean con él. Es imposible medir el límite de su elevado estatus y no es la tarea del hombre medir su poder espiritual. Es desafortunado que su estado no haya sido reconocido como se merecía. Él fue tan inquebrantable, que trajo de vuelta y restauró la unidad [de Dios], que había desaparecido de la tierra. Él amaba a Dios al más alto nivel y su alma se disolvía absolutamente [mostrando] compasión hacia la humanidad.”

Estos son los dos aspectos; amar a Al-lah el Exaltado y mostrar una absoluta compasión hacia la humanidad. [El Mesías Prometido (as) afirma, además:]

“Como resultado de esto, Dios, que conocía los secretos de su corazón, le otorgó superioridad sobre todos los profetas y sobre todos los que vinieron antes que él y los que vinieron después de él y Él le concedió sus deseos en su vida. Es él, quien es la fuente de cada bendición. Además, aquel que reclama algún tipo de excelencia sin declarar la excelencia del Santo Profeta (as), de hecho, no es un ser humano, sino pertenece a la progenie de Satanás, ya que la llave de la excelencia se le ha dado al Santo Profeta (sa) y ha sido dotado con todos los tesoros de la comprensión [de Al-lah el Exaltado]. Quien no adquiere esto a través de él, será privado para siempre. ¿Qué importancia tenemos y cuál es nuestra realidad? Seríamos considerados ingratos por esta bendición divina al no confesar haber encontrado la Unidad verdadera y reconocer al Dios viviente a través de la luz de este Profeta (sa). Tuvimos el honor de recibir la revelación y establecer un diálogo con Dios y, a través de esto, pudimos encontrarlo. Todo esto fue accesible para nosotros a través de este noble Profeta (sa). El resplandor que brillaba de su guía cayó sobre nosotros como la luz del sol. Podemos permanecer iluminados mientras podamos recibirlo.

Uno puede discernir el verdadero conocimiento de tauhid (unidad de Dios) solo siguiendo al Santo Profeta (sa). Nos acercamos a Al-lah el Todopoderoso siguiendo el modelo del Santo Profeta (sa) y esta es la esencia del reclamo del Mesías Prometido (as). ¿Cuáles fueron los altos estándares de adoración del Santo Profeta (sa)? Mientras narra la condición del Santo Profeta (sa) durante las oraciones de Tahayyud, Hazrat Ayesha (ra) declara:

“El Santo Profeta (sa) no ofrecía más de once Raka’at [unidades de oración islámica] durante el Tahayyud [oración voluntaria antes del amanecer]. Sin embargo, sus oraciones Tahayyud eran tan bellas, prolongadas y encantadoras que es difícil de explicar con palabras.”

Según una narración, un compañero (ra) presenció al Santo Profeta (sa) mientras ofrecía oraciones voluntarias en reclusión. Este Compañero narra que, debido a la intensa lamentación, el sonido que se escuchaba del pecho del Sagrado Profeta (sa) era similar al ruido que produce un molino de piedra. Según otra narración, este sonido era similar al de una olla de agua hirviendo. Se menciona en algunas narraciones que el Santo Profeta (sa) solía permanecer orando durante tanto tiempo que sus pies se hinchaban y su piel se agrietaba. Hazrat Ayesha (ra) narra que:

“Una vez le dije al Santo Profeta (sa): ‘¡Oh Mensajero de Al-lah (sa)! ¿Por qué te sometes a tales incomodidades cuando Al-lah Todopoderoso ha perdonado todos tus pecados pasados ​​y futuros?’ El Santo Profeta (sa) respondió diciendo: [árabe] ‘¿No debería desear convertirme en un servidor agradecido de Al-lah Todopoderoso?'”

¿Qué impacto tuvieron los estándares de la adoración del Santo Profeta (sa) sobre sus Compañeros (ra)? Al comentar sobre esto, el Mesías Prometido (as) dice:

“Os digo con gran énfasis que, independientemente de cuán acérrimo sea un enemigo, sean cristianos o arias, cuando examinen la condición de la Arabia preislámica y la transformación que tuvo lugar a través de las enseñanzas del Santo Profeta (sa) y su impacto general, entonces esa persona no tendrá más remedio que testificar a favor de la veracidad del Santo Profeta (sa). El Sagrado Corán ha representado la condición de los árabes preislámicos de una manera sencilla de comprender, dice [árabe] ‘… incluso comen igual que el ganado…’ y su condición era comparable a la de los animales. Este era su estado cuando eran incrédulos. Sin embargo, cuando los efectos puros del Santo Profeta (sa) produjeron una transformación en ellos, llegaron a tal condición que el Sagrado Corán dice: [árabe] ‘Y que pasan la noche delante de su Señor, postrados y de pie.’”

El Mesías Prometido (as) declara que el cambio que el Santo Profeta (sa) produjo en el pueblo bárbaro de Arabia, el pozo del cual los sacó, la altura y el rango a la cual los elevó; ver el esbozo de este cambio, hará que el hombre llore impotente y se pregunte cómo causó esta revolución asombrosa. El Mesías Prometido (as) declara además que:

“No hay un solo ejemplo en la historia ni ninguna nación de la cual podamos encontrar un ejemplo de esto. Esto no es una mera leyenda, estos son hechos que toda una época no ha tenido más remedio que reconocer.”

Por lo tanto, es el deber de aquellos de los últimos días (es decir, los miembros de esta Comunidad) que deben seguir los estándares de ‘los anteriores’. Del mismo modo que los Compañeros elevaron su nivel de adoración, también debemos elevar nuestro nivel de adoración y no solo seguir profundizando en los asuntos mundanos.

Las organizaciones auxiliares y la organización principal de la Comunidad informan que tal o cual porcentaje de personas realiza las oraciones; 40%, 50%, 60%. Hasta que no lleguemos al 100% de fieles, no podemos sentarnos cómodamente. No solo es el deber de la administración, sino que también cada persona debe analizarse a sí misma en cuanto al estado en que se encuentra.

El Santo Profeta (sa) también fue un gran ejemplo de veracidad. Escuchad el relato de uno de sus enemigos más feroces, Nazr Bin Harith. Un día se reunieron los jefes de Quraish y, entre ellos, estuvieron presentes Abu Jahl y Nazr Bin Harith. Cuando una persona mencionó que debían anunciar que el Santo Profeta (sa) era un mago o un mentiroso, entonces Nazr Bin Harith se puso de pie y dijo:

“¡Oh gente de Quraish! Se os ha presentado un problema ante vosotros contra el cual ninguno de vuestros planes tendrá éxito. Muhammad (sa) era un hombre joven entre vosotros y era el más querido para todos vosotros, el más sincero, más fiable y ahora que estáis viendo signos de su vejez, es decir, cuando ha comenzado a crecer su cabello blanco y ha traído su mensaje decís ahora que él es un mago, cuando en realidad no hay ningún signo de conjurar magia en él. Nosotros también hemos visto magos. Decís que es un adivino. También hemos visto adivinos y él no es uno en absoluto. Decís que él es un poeta. También conocemos todo tipo de poesía, pero él no es un poeta. Decís que está loco, pero no hay señales de locura en él. ¡Oh gente de Quraish! Reflexionad con cuidado porque en verdad os enfrentáis a un gran dilema.”

Además, Abu Jahl nunca fue capaz de rechazar la veracidad del Santo Profeta (sa) y que siempre decía la verdad. Dijo:

“No puedo llamarte mentiroso pero las enseñanzas que has traído son equivocadas porque hablas contra nuestros ídolos.”

Abu Sufyan también dijo lo mismo en el patio de Heracles, diciendo que el Santo Profeta (sa) nunca mintió y siempre dijo la verdad. Por tanto, ni siquiera sus enemigos pudieron llamarle mentiroso, y esto es una gran prueba de la veracidad de este profetazgo. Un erudito judío presenció su expresión facial en una ocasión y dijo que esta no podía ser la cara de un mentiroso. Por tanto, incluso hoy el elevado nivel de veracidad de sus enseñanzas y acciones que puede atraer a no-musulmanes al islam. Las mentiras, invenciones y engaños pueden aumentar el odio por el islam pero no puede atraer a nadie al islam. Tales palabras mundanas y esfuerzos por establecer su control; y los autodenominados eruditos que buscan mantener su posición en los púlpitos hablando falsedad, no pueden ser beneficiosos para el islam. Por tanto, los áhmadis deben siempre hacer el esfuerzo de elevar su nivel de veracidad siguiendo este ejemplo del Santo Profeta (sa) con el fin de facilitar la difusión de las bellas enseñanzas del islam. Si no hay veracidad en nuestras acciones, entonces la gente también tomará las enseñanzas religiosas como falsas. La gloria de Dios es una verdad manifiesta. La religión del islam es una verdad. Hoy día es nuestra responsabilidad expandir la verdad en el mundo.

El Mesías Prometido (as) afirma:

“Una persona racional debe admitir el hecho de que anterior al islam todas las religiones se habían distorsionado y habían perdido toda su espiritualidad. Por tanto, nuestro Profeta (sa) fue el Gran Reformador que trajo la verdad, y trajo de vuelta esta verdad a un mundo que se había desviado. No hay nadie semejante a nuestro Santo Profeta (sa) que tenga el honor de encontrar el mundo en la oscuridad y a través de su llegada dicha oscuridad se haya convertido en luz. No partió de este mundo hasta que la gente por la que fue mandada se quitó sus prendas de shirk (idolatría) y se adornó con el manto del tauhid (unidad). Pero no solo esto, también llegaron a un grado elevado de fe, veracidad, lealtad y convicción que se vio manifestado en ellos, los cuales no se han visto igualados en la historia de la humanidad. Este éxito, y la extensión de este éxito no fue provisto a ningún profeta salvo al Santo Profeta (sa). Este un gran signo de la veracidad de este profetazgo, el hecho de que fue enviado y apareció en una época que estaba sumida en la oscuridad, la cual desde luego requirió de un reformador distinguido. Posteriormente dejó este mundo en un momento en el que cientos de miles habían abandonado el shirk y la idolatría, y habían adoptado el tauhid y la rectitud. En realidad esta reforma es única en él, en la cual enseñó valores humanos virtuosos a personas con hábitos barbáricos y tendencias salvajes. En otras palabras podemos decir que convirtió a bestias en personas, después a personas en personas bien educadas, y posteriormente a personas bien educadas en personas divinas. Luego les inspiró la espiritualidad y creó un vínculo entre ellos y Dios.”

Por tanto, si deseamos ser verdaderos musulmanes y deseamos tener una conexión con el Dios Verdadero entonces hay una necesidad de elevar nuestro nivel de veracidad. Si alguien puede hacer esto a día hoy, esos son únicamente los áhmadis puesto que han jurado al imam de la época que darán predilección a la fe sobre el mundo. Por tanto, no dejéis que se quede en un mero juramento, sino que cada acción de cada áhmadi debe dar testimonio de ello, y solo entonces la veracidad de este juramento quedará manifiesto.

Los elevados valores morales incluyen la humildad y la mansedumbre, o se puede decir que la humildad y la mansedumbre alcanzaron su apogeo en los valores del Santo Profeta (as). Describiendo su humildad, Hazrat Ayesha (ra) relata que nunca se dio el caso de que un compañero o miembro de la casa le llamara y no respondiera diciendo aquí estoy. Hazrat Ayesha (ra) relata que esta es la razón por la que Al-lah dice en el Sagrado Corán: [árabe]

“Y tu ciertamente posees altas cualidades morales. (Al Qalam 5)”

Hazrat Ali (ra) relata que cada vez que el Santo Profeta (sa) se daba la vuelta a hablar con alguien lo hacía de forma completa y su vista siempre estaba rebajada. Como si casi siempre estuviera mirando al suelo. Siempre era el primero en dar la mano cuando conocía a alguien. Decía:

“Soy el jefe de la progenie de Adán, pero no siento orgullo en ello. En el Día del Juicio la bandera de las bendiciones estará en mis manos, pero no siento orgullo en ello.”

Hasta este punto llegaba su humildad que era evidente en cada palabra o hecho suyo. El Mesías Prometido (as) dice:

“Debéis absteneros de la arrogancia vacía y del orgullo y altivez innecesarios, y debéis adoptar humildad y mansedumbre. Fijaos en como el Santo Profeta (sa) era en realidad una persona tan grande y respetada, que un ejemplo de su humildad se encuentra presente en el Sagrado Corán. Un señor ciego solía acudir al Santo Profeta (sa) a aprender el Corán. Un día los jefes y líderes de Meca se reunieron en torno al Santo Profeta (sa) y él estaba ocupado hablando con ellos. Debido a estar ocupado hablando con ellos y a que el tiempo estaba pasando, el hombre ciego se levantó y se fue. Este incidente pareció insignificante, pero aun así Dios el Todopoderoso reveló un capítulo entero en relación a esto. El Santo Profeta (sa) entonces fue a su casa y extendió su bendita tela para que él se sentara.”

El Mesías Prometido (as) dice:

“En resumen, aquellos que entienden la grandeza de Dios el Todopoderoso en sus corazones siempre muestran humildad porque siempre tendrán miedo de la autosuficiencia de Dios el Todopoderoso. Tal y como Dios el Todopoderoso recompensa el más pequeño gesto de buena obra, también desaprueba el más pequeño de los pecados. Si se encuentra molesto por cualquier acción entonces todo llega a un final en cuestión de una fracción de segundo. Por tanto, debemos valorar estos temas, recordarle y actuar sobre ellos”.

El tema del ejemplo del Santo Profeta (sa) es un tema interminable. Su fantástico ejemplo puede ser encontrado en cualquier tipo de valor humano, ¿y por qué no debería? Fue un extraordinario maestro de valores. Incluso cuando una persona malvada venía ante él, él solía tratarle con respeto. Hazrat Ayesha (ra) relata que una persona pidió permiso para ver al Santo Profeta (sa). El Santo Profeta (sa) le vio y dijo que:

“En su casa, incluso como hermano es malvado (queriendo decir que él no trataba a otros bien en calidad de hermano), y es un hijo muy malo para su familia.”

Cuando vino y se sentó, el Santo Profeta (sa) le saludó y le habló con gran cortesía, mostrando un corazón abierto. Incluso siendo él un mal hermano e hijo, y poseyendo malas cualidades morales él le habló con cortesía. Cuando se fue, Hazrat Ayesha (ra) dijo:

“¡Oh mensajero de Al-lah! Cuando le viste dijiste ciertas cosas sobre él, pero cuando hablaste con él le hablabas de una forma extremadamente apacible.”

El Santo Profeta (sa) respondió:

“¡Oh Ayesha! ¿Cuándo me has visto hablando mal de otros? Ciertamente, la peor persona en el Dia del Juicio será aquel que se abstiene de reunirse con otro por miedo de su maldad.”

Cuando preguntaron una vez al Santo Profeta (sa):

“¡Oh Mensajero de Al-lah! ¿Como puedo estar seguro de si mi conducta es buena o no?”

El Santo Profeta (sa) respondió:

“Siempre y cuando tus vecinos estén de acuerdo de que eres bueno, entonces da por seguro que tu conducta es buena. Y cuando oigas a tu vecino decir que eres malvado, entonces da por seguro que eres malo y tus maneras no son las correctas.”

Por tanto, es necesario que nuestros valores y comportamiento siempre sean buenos y esto debe ser el hábito de cada áhmadi hoy. Las diferencias entre los musulmanes hoy día son fundamentalmente debido al hecho de que sus estándares morales han disminuido, se han olvidado del noble ejemplo del Santo Profeta (sa) y sus reclamos están vacíos.

Por un lado, al mismo tiempo que menciona el perfecto ejemplo del Santo Profeta (sa), el Mesías Prometido (as) afirma:

“El Santo Profeta (sa) fue un ejemplo en todos los aspectos. Observad la vida del Santo Profeta (sa), en cómo trataba a las mujeres. En mi opinión aquel que se opone a las mujeres es cobarde y débil. Estudiad la vida del Santo Profeta (as) y os daréis cuenta de que era una persona civilizada y cortés. A pesar de ser una persona muy admirada, si una mujer mayor le pedía que permaneciera en un lugar en concreto, permanecía en el sitio hasta que ella le diera permiso para moverse. Solía comprar sus propios bienes. Una vez compró algo y un compañero suyo se ofreció a llevarlo.

El Santo Profeta (sa) respondió que quienquiera que sea debería llevarlo. El Mesías Prometido (sa) declara que no debemos tomar esto como que él también llevaría fardos de madera. A partir de estos ejemplos, aprendemos de la simplicidad del Santo Profeta (sa) y del alto nivel de franqueza. El Mesías Prometido (as) luego declara ‘observar a nuestro Santo Profeta (sa) cómo 13 años de su Profecía se gastaron en grandes dificultades y 10 años en poder, prosperidad y administración. En la oposición había mucha gente. Primero que nada, eran su propia gente, luego los judíos, los cristianos, el grupo de adoradores de ídolos, los magos, etc., cuyo trabajo era adorar ídolos. Aquellos que tenían la firme creencia de que sus ídolos eran similares a Dios no harían nada que estuviera en contra de la grandeza de los ídolos. La medida en que bebían era tal que bebían cinco o siete veces al día, de hecho, se usaba esas bebidas en lugar de agua. Las cosas prohibidas se consideraban lícitas y matarlas no les importaba más que meros vegetales.

Por lo tanto, llegó en un momento en que los males y las creencias corruptas de todas las naciones del mundo habían llegado a su culminación en esas personas y, por lo tanto, tuvieron que lidiar con esto y tratar de reformarlas. Lo que es más, ese momento era de soledad, deambulando sin ningún amigo o ayudante, a veces sin encontrar nada para comer, a veces durmiendo hambriento, y los pocos compañeros que tenía también eran tratados muy mal, es decir, el estado en La Meca era tan malo que llegó al punto de morir de hambre y los compañeros musulmanes fueron golpeados a diario.

El Mesías Prometido (as) declara que estaban indefensos y débiles. Estaban deambulando aquí y allá. Fueron desalojados de su ciudad natal. Luego estuvo ese segundo período del Santo Profeta (sa) donde toda Arabia, de un extremo al otro quedó bajo su control. Nadie podía hacer nada en oposición y tal temor y poder fue otorgado por Dios el Todopoderoso que si él así lo deseaba, el Santo Profeta (sa) podría haber destruido toda Arabia. Si fuese un hombre egoísta entonces tenía la oportunidad perfecta para vengarse de ellos por su constante maltrato. Cuando él conquistó La Meca, él exclamó [árabe], es decir, que no hay culpa en ti este día. Por lo tanto, hay muchas oportunidades para analizar y comparar las dos eras del Santo Profeta (sa) y que no hubo un fanatismo estatal y un alboroto inmediato. La gran moral del Santo Profeta (sa) fue realmente puesta a prueba y su paciencia, piedad, simpatía, valor y generosidad, etc., se hicieron manifiestas. No hubo cualidades morales que todavía no se hubieran mostrado.

Así que hoy si queremos celebrar la verdadera felicidad, puede hacerse siguiendo el noble ejemplo del Santo Profeta (sa) donde los niveles de adoración son altos, hay una convicción completa en el touhid y los niveles de moralidad excelentemente altos. Si este no es el caso, entonces no hay distinción entre nosotros y otros. Aquellos que están dispersos y siguiendo a líderes temporales y supuestos eruditos, son una fuente de restricción para otros, no hay distinción entre ellos y nosotros si no actuamos sobre esto. El requisito de la promesa de lealtad al Mesías Prometido (as) es que todas nuestras obras se hacen con el ejemplo del Santo Profeta (sa) en mente. Que Al-lah nos permita a todos hacer esto.

Mientras menciona el alto estatus del Santo Profeta (sa), el Mesías Prometido (as) declara ‘Ese hombre que era el individuo más completo e impecable y el Profeta perfecto, que vino con bendiciones absolutas a través de las cuales hubo un resurgimiento espiritual y la primera manifestación del Día del Juicio se reveló al mundo. Y a través del cual un mundo entero de los muertos espirituales cobró vida; ese bendito Profeta fue el Sello de todos los profetas, Líder del puro, Sello de todos los Mensajeros y Orgullo de los Profetas, Muhammad el Elegido (sa). ¡Oh, amado Dios! Envía tus bendiciones y misericordia a este amado Profeta que no has enviado a nadie desde el principio de los tiempos. Si este Noble Profeta no hubiera aparecido en el mundo, entonces no tendríamos pruebas de la veracidad de los profetas de menor rango como: Jonás, Job, Jesús, hijo de María, Malaquías, Juan, Zakaria, etc., pero a todos se les concedió cercanía, honrado y amado de Dios. Es la virtud de este Profeta que estas personas han sido aceptadas como veraces. [Árabe] “Oh Al-lah envía bendiciones y Tu misericordia sobre el Santo Profeta, su familia y sus compañeros. Y la conclusión de su oración será: ‘Alabado sea Al-lah, el Señor de los todos mundos’.

Después de las oraciones, dirigiré una oración fúnebre en ausencia de la respetada Hermana Salma Ghani Sahiba. Vivió en Filadelfia, EE. UU., Y falleció el 20 de noviembre a la edad de 83 años. [Árabe] a Al-lah pertenecemos y a Él regresaremos. Amir Sahib [el presidente nacional] de la Comunidad Ahmadía de Estados Unidos escribe:

“En 1960 o 61 a la edad de 24 años, ella realizó el Bai’at [compromiso de lealtad] y se unió a la comunidad. Ella era una maestra de escuela por profesión. En 1975/76 tuvo la oportunidad de asistir al Jalsa en Rabwah. Ella recordaría los incidentes de esa visita con mucho cariño y también sobre la reunión con Hazrat Jalifatul Masih III (rh). Tuvo la oportunidad de servir como Sadr Lajna [presidenta de la organización auxiliar de mujeres áhmadis] durante 15 años. Trabajó con gran diligencia y llevó a la organización auxiliar de Lajna Imaillah a un nivel completamente nuevo. Ella también tuvo la oportunidad de servir como Sadr Lajna para Comunidad Ahmadia de Filadelfia en numerosas ocasiones. Además de las cinco oraciones diarias, la difunta también prestó gran atención a ofrecer las oraciones de Tahayud [oración voluntaria antes del amanecer]. Ella siempre lucharía por el progreso de la Comunidad Ahmadía. Ella tenía un gran deseo de que la construcción de la mezquita se completara en Filadelfia y rezaba por esto profusamente”.

El presidente local de la comunidad dice: “Como presidenta, ella me mostró completa obediencia y cooperación. Ella siempre compartía y distribuía las actividades”. El presidente local afirma además: “Dos meses antes le diagnosticaron un cáncer de estómago y cuando fui a verla una semana antes de que falleciera, ella le dijo que la escuchara. Wassiyat [lo hará], ella dijo:

“Los médicos me dicen que tengo aproximadamente de cuatro a seis meses [para vivir], pero sé que solo tengo unos días. Dirigirás mi oración fúnebre y no prolongarás la espera por más de tres días. La oración fúnebre tendrá lugar en la mezquita de Willingboro y los arreglos para el ataúd se han realizado en Filadelfia”.

La persona difunta no tenía hijos y nadie más en su familia era un áhmadi o un musulmán. Sin embargo, ella tenía muy buenas relaciones con sus hermanos y otros miembros de la familia. La Sadr Lajna [Presidente de la organización auxiliar de mujeres áhmadis] de EEUU, escribe:

“Su educación se llevó a cabo en un ambiente cristiano, pero a partir de los 15 años, comenzaron a surgir preguntas sobre la muerte de Jesús (as) en la cruz y las doctrinas erróneas del cristianismo con respecto a la salvación. Ella estaba en busca de una religión que le garantizara la satisfacción tanto de la mente como del corazón. En busca de esto, estudió el catolicismo profundamente, así como otras religiones como el budismo, el hinduismo y también otras sectas cristianas. Encontró buenas enseñanzas en todas las religiones, pero ninguna religión cumplió su objetivo deseado. Durante este tiempo, un amigo suyo, que recientemente había aceptado el Islam, le dio un folleto en el que estaba escrito que el Profeta Jesús (as) no murió en la cruz. Leyendo el folleto, las lágrimas llenaron sus ojos y dijo que esto le había infundido nueva vida al sentir que una parte de su existencia ya no tenía vida. El folleto contenía todas las respuestas a todas las preguntas que la preocupaban. Después de esto, ella fue a la mezquita y compró varios libros. Ella estudió esos libros y finalmente tomó el juramento de lealtad en Filadelfia.

Hasta sus últimos momentos ella hizo de eso su hogar. En una ocasión ella dijo que era el folleto que mencionaba que Jesús (as) no murió en la cruz lo que la llevó a aceptar el Islam, que es la verdadera y genuina religión.

Ella vivió 54 años de su vida como áhmadi, y a lo largo de ella mostró los más altos estándares de amor, afecto y lealtad a la Comunidad Ahmadía y al Jalifato Ahmadía. En cuanto a obediencia, fue un modelo para los demás.

Durante el periodo de Hazrat Jalifatul Masih IV (rh), tuvo la oportunidad de servir como Sadar Lallna [Presidenta de la organización auxiliar de mujeres] de Estados Unidos durante quince años; posteriormente, desempeñó el papel de miembro honorario de Lallna Imail’lah [Organización auxiliar de mujeres]. También tuvo la oportunidad de prestar sus servicios como responsable del comité asesor de Lallna para el gabinete africano, así como también para el gabinete americano.

Siempre se sintió inclinada a propagar el mensaje del islam. Debido a su origen cristiano, transmitía el mensaje a los cristianos de manera académica. Como resultado de ello, muchas personas aceptaron el Ahmadíat, y, de esta manera, se convirtió en fuente de orientación para muchas personas. Siempre alentaba a los demás a infundir el espíritu de la hermandad y el amor mutuo. Después de varias giras por Ghana y Nigeria, llegó a ser conocida como Anti Salma Ghani. Siempre será recordada en los Estados Unidos por su piedad y castidad, así como también por su popularidad.

Que Al-lah el Todopoderoso eleve el estado de la difunta, y otorgue firmeza a aquellos que aceptaron el Ahmadíat a través de ella. Que Al-lah capacite al Yama’at de los Estados Unidos, y al pueblo estadounidense en general, para escuchar y aceptar el verdadero mensaje del islam.

Send this to a friend