Date: 2017-10-20

La verdadera obediencia al Profeta (sa)

Tras recitar el Tashahhud, Ta´uz y Surah Al-Fatiha, Hazrat Ameer-ul-Mu´mineen (aba) dijo:

En el pasado sermón del viernes, leí un pasaje del Mesías Prometido (as) en el que decía lo siguiente sobre la condición general de los musulmanes,

“Si no hubiesen llegado a su condición actual, y no se hubiesen distanciado por completo de la esencia del islam, entonces, ¿qué necesidad había de mi llegada? La condición de estas personas se ha vuelto extremadamente débil. Están completamente ajenos al significado y objetivo del islam”.

Dijo, además –y esto no se leyó antes –que,

“Estas personas piensan, ‘¿Qué hay en nosotros que sea tan contrario al islam? Declaramos que no hay nadie digno de ser adorado salvo Al-lah [la ilaha illAllah]”.

En otras palabras, los musulmanes en general consideran que ellos proclaman que no hay nadie digno de ser adorado salvo Al-lah, ofrecen las oraciones, practican el ayuno durante los días prescritos para el ayuno, y pagan el zakat [caridad obligatoria].

El Mesías Prometido (as) dice:

“Sin embargo, yo declaro que todas sus acciones no tienen la esencia de acciones virtuosas. De otra manera, si fuesen acciones virtuosas, ¿por qué no dan resultados puros, entonces? Se considerarían únicamente acciones virtuosas si estuviesen libres de todo tipo de maldad y corrupción. Sin embargo, no podemos encontrar tal situación en las mismas”.

En la actualidad, observamos que la peor clase de desorden se encuentra en los países musulmanes y en grupos musulmanes. Están ocupados matándose unos a otros. A pesar de que todos dicen la ilaha illAllah, matan a gente que también dice la ilaha illAllah. Usurpan sus derechos e intentan dañarles de todas las maneras posibles. ¿Acaso estas personas están actuando según las enseñanzas del Sagrado Corán? ¿Es este el ejemplo del Santo Profeta (sa) que estas personas están siguiendo?

Actualmente, observamos que el materialismo prevalece en todos los lugares. Incluso si la gente invoca el nombre de la religión, es únicamente para obtener éxito en sus tramas, y, según propio pensamiento, para establecer sus gobiernos o bien rescatarlos.

Sin embargo, la siguiente declaración de Hazrat Aisha (ra) sobre la vida y carácter del Santo Profeta (sa) es digna de ser escrita en oro. Y es:

“kaana juluku al-qur´an”,

es decir,

“sí deseáis conocer sobre su carácter y sus costumbres, estudiad el Sagrado Corán, que describe su vida y carácter en detalle”.

Estableció tales ejemplos para que los creyentes, sus seguidores, actuasen acorde a ellos y no únicamente gritaran eslóganes.

Esto es también lo que Al-lah el Exaltado ha dicho,

“no podéis establecer una verdadera relación conmigo únicamente diciendo la ilaha illAllah. Por lo contrario, si deseáis obtener Mi amor, entonces seguid a Mi querido Profeta y adoptad su carácter, y así os convertiréis en Mis queridos y alcanzaréis vuestro destino, que es la estación de la cercanía de Al-lah. De lo contrario, vuestras consignas están vacías.

Así, Al-lah el Exaltado dice:

“Diles: ‘Si amáis a Al-lah, seguidme; entonces Al-lah os amará y os perdonará vuestros pecados. Y Al-lah es el Sumo Indulgente, el Misericordioso.’” [3:32]

¿Acaso el estado de los musulmanes hoy es el de aquellos a los que Al-lah el Exaltado ama? Los clérigos – quienes los musulmanes en general creen que son queridos de Al-lah y cercanos a Él- son los que más desorden están creando en el mundo. Incluso en Paquistán hay algunos críticos, columnistas, periodistas y otra gente también ha empezado a decir en [medios] sociales que esta condición de los musulmanes es resultado de estos llamados clérigos. Por tanto, en este momento, la condición general de los clérigos musulmanes requiere de alguien que les explique la realidad del Sagrado Corán así como el Sunnah [ejemplo práctico del Santo Profeta (sa)]. Al-lah el Exaltado ha enviado a dicha persona [es decir, el Mesías Prometido (as)] acorde a Su promesa. Sin embargo, los clérigos o sabios no desean escucharle, ni permiten que el resto le escuche. De hecho, han creado un ambiente general de miedo, terror, desorden y corrupción acusando de herejía a aquel que ha venido de parte de Al-lah el Exaltado. Cada día se acusa al Mesías Prometido (as) de que, Dios perdone, estableció la Yama´at para obtener y cumplir sus deseos mundanos y para elevar su posición personal. Sin embargo, nosotros somos conscientes de que era un ferviente devoto del Santo Profeta (sa). Únicamente a través de él fuimos capaces de entender las profundas ciencias y conocimiento del Sagrado Corán. Nos guió en toda ocasión siguiendo las enseñanzas del Sagrado Corán.

Así, él mencionó este versículo [árabe] [Diles, “Si amáis a Al-lah, seguidme: entonces Al-lah os amará] en varias ocasiones y presentó sus significados desde varias perspectivas. Estos son los métodos que permiten a una persona obtener la cercanía de Al-lah el Exaltado y convertirse en Su ser querido, lo que protege a dicha persona de un estado de desorden y corrupción. Aparte de esto, no hay otra manera para que los musulmanes prevalezcan, a menos que establezcan y mantengan firmemente la paz en sus países y manifiesten la gloria y grandeza del islam en el mundo. Se conseguirán y establecerán resultados virtuosos cuando se sigua al Santo Profeta (sa) de forma sincera. De otra manera, la declaración de fe de que no hay nadie digno de ser adorado salvo Al-lah, permanecerá como un lema vacío al igual que la parte de que Mohammad (sa) es el mensajero de Al-lah.

Para elaborar a fondo este versículo, he elegido algunos extractos de los escritos del Mesías Prometido (as). En una ocasión, el Mesías Prometido (as) dijo:

“La causa de la división interna de los musulmanes es el amor por este mundo [material]. La razón de esto es que si únicamente se hubiese dado preferencia al agrado de Al-lah el Exaltado, el hecho de que los principios de esta secta son claros se entendería fácilmente. Además, los aceptarían y se unirían. Ahora, cuando este desorden se ha creado debido al amor de este mundo, ¿cómo se pueden considerar estas personas musulmanas si no siguen los pasos del Santo Profeta (sa)? Al-lah el Exaltado ha dicho: [Árabe], es decir, ‘Diles, ‘si amáis a Al-lah el Exaltado, seguidme: entonces Al-lah os amará.’”

El Mesías Prometido (as) dice:

“En vez de buscar el amor de Al-lah el Exaltado y en vez de seguir al Santo Profeta (sa), han dado preferencia al amor por este mundo. ¿Es esto acaso seguir al Santo Profeta (sa)? ¿Era el Santo Profeta (sa) una persona mundana? ¿Tomó interés o, Dios perdone, mostró negligencia en cumplir con sus responsabilidades de los mandatos Divinos? ¿Poseyó, Dios perdone, el mínimo nivel de hipocresía y pretensión y dio preferencia al mundo sobre la religión? ¡Reflexionad! [sobre esto] Seguir al Santo Profeta (sa) significa seguir sus pasos y observar cómo luego Al-lah el Exaltado derrama Sus bendiciones.”

Sin embargo, la condición práctica de los musulmanes en la actualidad, además del ejemplo práctico mostrado por Al-lah el Exaltado, demuestran el hecho de que su condición está empeorando. Los países están luchando entre ellos. Los países musulmanes se están contactando y pidiendo a otros que luchen contra otros países musulmanes. En los últimos días, el presidente de EE.UU. ha anunciado una vez más que están poniendo restricciones contra Irán, y esto se está llevando a cabo a pesar de que toda Europa, La Unión Europea y otros países también están en contra de esta decisión. Incluso en el Reino Unido, un columnista ha escrito que el mundo entero está en contra de esta decisión del presidente de los Estados Unidos. Sin embargo, hay tres países que dicen que Estados Unidos está actuando de manera apropiada. Estados Unidos mismo es uno de ellos, el segundo es Israel y el tercero es Arabia Saudita. Es decir, Arabia Saudita está otorgando permiso a un país no musulmán para librar una guerra contra un país musulmán. De hecho, lo está apoyando. Por lo tanto, estas son las condiciones de los musulmanes y es exactamente eso lo que el Mesías Prometido (as) ha descrito cuando mencionó que los musulmanes están divididos. ¿Cómo van a adquirir pues las bendiciones de Al-lah el Exaltado?

El Mesías Prometido (as) ha explicado cómo una persona puede actuar en verdad virtuosamente y puede adquirir el placer de Al-lah el Exaltado. También ha mencionado cómo se pueden obtener las recompensas de Al-lah el Exaltado y explicó cómo él, es decir, el Mesías Prometido (as) mismo adquirió esas recompensas. Se emiten edictos contra el Mesías Prometido (as) declarando que él, Dios no lo permita, se ha desviado de las enseñanzas del Santo Profeta (sa) y las enseñanzas del islam. El Mesías Prometido (as) dice:

“Digo verdaderamente y lo hago basado en mi experiencia de que nadie puede actuar en verdad virtuosamente, obtener el placer de Al-lah el Exaltado, ni beneficiarse de esas recompensas, bendiciones, sabiduría profunda, verdades y visiones, que son adquiridas en la etapa más alta de la purificación del alma …(cuando una persona alcanza la etapa más alta de la purificación del alma, solo entonces recibe recompensas y bendiciones de Al-lah el Exaltado y ve visiones y es bendecido con la comunión con Al-lah el Exaltado) … hasta que él se subyuga a sí mismo en seguir al Santo Profeta (sa). Además, la evidencia de esto se encuentra en las propias palabras de Dios el Exaltado al declarar [árabe] [Di, ‘Si amáis a Al-lah, seguidme: entonces Al-lah os amará.’”

El Mesías Prometido (as) dice:

“Yo soy una prueba práctica y viviente de esta declaración. En esta era y época, Al-lah el Altísimo comparte la comunión conmigo debido a que yo me he sumergido en el ser del Santo Profeta (sa) y lo he seguido completamente. Por consiguiente, Al-lah el Exaltado ha mostrado Su afecto hacia mí.”

Por lo tanto, [en respuesta a] aquellos que plantean alegaciones contra el Mesías Prometido (as) afirmando que él ha disminuido el estatus del Santo Profeta (sa), el Mesías Prometido (as) ha afirmado para sí mismo que el estado que él ha adquirido lo ha hecho amando y siguiendo verdaderamente al Santo Profeta (sa). La persona, a quien el mundo considera que ha disminuido el estado del Santo Profeta (sa), es de hecho el verdadero y ardiente devoto del Santo Profeta (sa), quien lo siguió en la verdadera esencia. Como resultado de amar a Su amado [el Santo Profeta (sa)], Al-lah el Exaltado lo bendijo de tal manera que también hizo al Mesías Prometido (as) Su amado.

En cuanto a la tarea que se le ha asignado debido a su sumisión completa al Santo Profeta (sa), El Mesías Prometido (as) dice:

“Fui enviado para establecer una vez más la grandeza perdida del Santo Profeta (sa) y manifestar ante el mundo las verdades del Sagrado Corán y todo esto es prevalente. Sin embargo, aquellos que tienen una cubierta sobre sus ojos no pueden presenciar esto”.

Luego, explicando sobre este versículo, en un lugar el Mesías Prometido (as) dice:

“Diles, si deseáis ser queridos por Dios y que vuestros pecados sean perdonados, entonces debéis seguirme”.

Esta es la traducción de este versículo de Al-lah el Exaltado. El Mesías Prometido (as) dice,

“¿Qué significa seguirme? Significa que este mandamiento es tal que un individuo no está privado de buscar la misericordia de Dios y de convenirse en una fuente de liberación de los pecados, y de ese modo convertirse en una persona amada por Al-lah Todopoderoso.”

El Mesías Prometido (as) continúa diciendo:

“Vuestra pretensión de amar a Al-lah el Todopoderoso solo será auténtica y completa si seguís al Santo Profeta (sa)”.

Él dice,

“Está claro de este versículo que el hombre no puede convertirse en el amado de Dios y merecedor de Su cercanía a través de ninguno de sus ejercicios y esfuerzos espirituales elaborados por sí mismo. El esplendor y las bendiciones divinas no pueden descender sobre nadie hasta que una persona no esté completamente absorta en la obediencia del Santo Profeta (sa). Una persona que se pierde en el amor del Santo Profeta (sa) y soporta todo tipo de sacrificio, recibe el resplandor de la fe que lo libera de todo lo que no sea Dios y lo libera de los pecados y se convierte en una fuente de salvación. Él vive una vida virtuosa en este mundo y es rescatado de las tumbas estrechas y oscuras de las pasiones carnales. Esto se menciona en un hadiz, donde el Santo Profeta (sa) ha dicho: [texto en árabe] ‘Soy el que levanta a los muertos y ellos serán revividos a través de mí.’”

Los espiritualmente muertos son revividos por el Santo Profeta (sa) y sus seguidores se convierten en los amados de Al-lah el Todopoderoso. En otro lugar, el Mesías Prometido (as) explica más sobre este tema diciendo:

“Al-lah el Todopoderoso ha mostrado una forma de obtener una gran felicidad a través de la obediencia del Santo Profeta (sa) como Él claramente menciona en el versículo [árabe] ‘Di, es decir, seguidme para que Al-lah se haga vuestro amigo.’ Esto no significa que uno se dedique a la adoración superficialmente. Si esta fuese la esencia de la fe, entonces ¿Cuál sería la importancia de la oración y el ayuno, si alguien hace algo y se abstiene de cosas por su propia cuenta?”

Esto no debe confundirse con rezar superficialmente, más bien, debemos cumplir con las obligaciones de las oraciones. Las oraciones deben ofrecerse a tiempo y uno debe orar con la mentalidad de que está frente a Al-lah el Todopoderoso, de lo contrario, la adoración no tiene sentido. El Mesías Prometido (as) dice:

“El islam no es simplemente el nombre de una religión, sino que en realidad significa que uno se ofrece como un cordero para ser sacrificado como dijo el Santo Profeta (sa): ‘Mi muerte, mi vida, mis oraciones y mis sacrificios son todo por la causa de Al-lah y yo soy el primero en someterme.’”

Por lo tanto, aquellos que son verdaderamente obedientes elevan los estándares de sus actos de adoración. Cada uno de nosotros debe reflexionar sobre esto y debemos mejorar al respecto, de lo contrario nuestras demandas de devoción y obediencia estarán vacías. Comentando la perfecta creencia del Santo Profeta (sa) en Dios, el Mesías Prometido (as) dice:

“Di, ‘Si amáis a Al-lah, seguidme, entonces Al-lah os amará.’ El hombre puede llegar a ser amado por Dios mostrando completa obediencia al Santo Profeta (sa). Esto nos lleva a creer que él era el modelo de perfecta creencia en Dios.”

El Mesías Prometido (as) está infiriendo que el Santo Profeta (sa) poseía completa creencia en Dios. Él (sa) tenía un estado que no puede ser alcanzado por nadie y por esa razón Al-lah Todopoderoso lo declaró como un modelo de adoración y otras cualidades morales.

El Mesías Prometido (as) dice:

“El hombre no puede desarrollar el amor completo hacia Al-lah el Todopoderoso sin usar la moral y los atributos del Santo Profeta (sa) como su guía. Por lo tanto, Al-lah el Todopoderoso dice ‘Di, Si amáis a Al-lah, seguidme; entonces Al-lah os amará.’ La verdadera obediencia al Santo Profeta (sa) es adoptar su moral.”

Y entonces, en primer lugar, está el rango de la adoración y, en segundo lugar, está el rango de los altos estándares morales. Ser un verdadero seguidor significa inculcar las características morales que se han esbozado en el Sagrado Corán dentro de sí. Como se ha mencionado anteriormente, Hazrat Ayesha (ra) dijo [árabe] – para determinar sus cualidades morales (es decir, del Santo Profeta (sa)) leed el Sagrado Córan ya que sus cualidades morales son una ilustración y un reflejo de él. Por tanto, es por esto por lo que es necesario que leamos el Sagrado Córan. Antes de dar consejo a otros, debemos valorar nuestra propia condición y ver, tras aceptar al Mesías Prometido (as), ¿hasta qué punto hemos hecho al Sagrado Córan nuestro código de conducta y lo hemos incorporado a nuestro Bai’at? ¿Hasta qué grado hemos permanecido firmes en la veracidad y la justicia? ¿Hasta qué nivel hemos hecho los esfuerzos para cumplir con los derechos de los demás?

El Mesías Prometido (as) dijo en una ocasión:

“No todo el mundo tiene la capacidad de reunirse con Dios por su cuenta, y por ello es necesario un intercesor y dicho intercesor es el Sagrado Córan y el Santo Profeta (sa). Por tanto, aquel que le abandona nunca podrá obtener su propósito y tener éxito. El hombre es de hecho un sirviente y el papel de los sirvientes es seguir las instrucciones de su maestro. Por tanto, si deseáis recibir las bendiciones del Santo Profeta (sa), entonces convertíos en sus siervos. Al-lah el Todopoderoso dice en el Sagrado Córan – [árabe] – es decir, ‘Oh Mis sirvientes que habéis cometido excesos contra vuestras propias almas.’”

El Mesías Prometido (as) dice:

“en este caso la palabra ‘gente’ se refiere a sus sirvientes en lugar de a personas individuales. Con el fin de convertirse en siervos del Santo Profeta (sa) es vital que uno le envíe sus saludos y obedezca cada uno de sus mandamientos, así como abstenerse de aquellos actos que él ha declarado ilícitos.

[árabe] En otras palabras, si amáis a Al-lah el Todopoderoso entonces mostrad completa obediencia al Santo Profeta (sa) y haceos devotos, así como entregaros completamente a su camino, y entonces Al-lah el Todopoderoso os amará.”

Por tanto, incluso si un pecador en serie quiere reformarse completamente, puede ganar el amor de Al-lah entregándose completamente en istighfar y siguiendo el ejemplo del Santo Profeta (sa). A continuación, el Mesías Prometido (as) dice:

“Una forma de satisfacer a Al-lah el Todopoderoso es demostrar completa obediencia al Santo Profeta (sa). Podemos ver que la gente se ha enredado en todo tipo de costumbres y rituales. Gran variedad de innovaciones dañinas y costumbres son practicadas por la gente después de la muerte de una persona cuando deberían realizarse oraciones y súplicas, que son ofrecidas por los fallecidos. Cuando se realizan estos rituales sin sentido, no solo van en contra del Santo Profeta (sa), sino de hecho son un insulto al Santo Profeta (sa).”

Las nuevas costumbres que han sido inventadas no solo violan las instrucciones del Santo Profeta (sa), sino que en cierto modo le afrontan. Ahora, aquellos que han aprobado leyes de blasfemia contra el Santo Profeta (sa) son aquellos que están más involucrados en las prácticas de dichas innovaciones perniciosas. El Mesías Prometido (as) continúa diciendo, en relación a la naturaleza del insulto que ciertas personas muestran al Santo Profeta (sa):

 “Es como si no consideraran al Santo Profeta (sa) suficiente, porque si lo hubieran hecho, por qué necesitarían rebajarse a este bajo nivel de crear estas costumbres y rituales.”

Y, por tanto, estas personas que lanzan edictos de infidelidad contra nosotros deben mirar a su propia condición. El Mesías Prometido (as) después dice en una parte:

“El Santo Profeta (sa) dice que si amáis a Al-lah el Todopoderoso entonces seguidme. Seguirme resultará en que Al-lah el Todopoderoso os ame, y Él os perdonará de vuestros pecados.”

El Mesías Prometido (as) afirma:

“Por tanto, es evidente a partir de este versículo que si uno no sigue completamente al Santo Profeta (sa) no podrá obtener la gracia y bendiciones de Al-lah el Todopoderoso, ni le será otorgada la comprensión y sabiduría que puede liberar a su vida del pecado y la naturaleza feroz de sus deseos internos. La expresión ‘Los ulemas (eruditos) de mi Ummah’ corresponde a estas personas”.

Si uno desea atenuar las pasiones de su interior entonces debe mostrar completa servidumbre al Santo Profeta (sa) y seguir su noble ejemplo. Asimismo, si uno desea obtener el completo entendimiento y sabiduría, y convertirse en Su ser querido entonces uno debe seguir el ejemplo del Santo Profeta (sa). Si uno busca seguir una vida libre de pecado entonces uno debe seguir el ejemplo del Santo Profeta (sa). Aquellos que cumplan esto obtienen el estado de aquellos a los que el Santo Profeta (sa) llamó los Ulema de mi Ummah, que serían como los profetas de Bani Israel (la Casa de Israel). Sin embargo, esto ciertamente no aplica a los Ulema de hoy, y no han obtenido este estatus porque no creen en la eterna gracia y bendiciones del Santo Profeta (sa). Ellos no creen que uno pueda obtener las bendiciones del Santo Profeta (sa). Además, en relación al estatus del Santo Profeta (sa), el Mesías Prometido (as) dice:

“El estatus más alto del Santo Profeta (sa) fue que él era el amado de Dios, y, sin embargo, Dios también enseñó a otros que pueden obtener este estatus también tal y como Él afirma:

[texto en árabe]

Es decir, di, “Si amáis a Al-lah, seguidme: Al-lah os amará” – Al-lah el Todopoderoso hizo esta proclamación a través del Santo Profeta (sa).”

El Mesías Prometido (as) además dice:

“¡Reflexionad sobre esto profundamente! ¿Qué más se necesita cuando el amor por el Santo Profeta (sa) le permite a uno convertirse en el amado de Dios?”

El Mesías Prometido (as) a continuación afirma:

“Aquel que afirma que la salvación puede ser obtenida sin el Santo Profeta (sa), está diciendo una mentira dado que esto es completamente contrario a lo que Al-lah el Todopoderoso nos ha enseñado. Al-lah el Todopoderoso afirma:

[texto en árabe]

¡Es decir, Oh Profeta Muhammad (sa)! Que la gente sepa: Si amáis a Al-lah el Todopoderoso entonces seguidme: Al-lah os amará.”

Sin seguir al Santo Profeta (sa) nadie puede obtener la salvación. A aquellos que cosechan la enemistad contra el Santo Profeta (sa) también se les rendirá cuentas. Esto es parte de nuestra fe.

En una ocasión el Mesías Prometido (as) estaba teniendo un debate en forma de preguntas y respuestas con un cristiano. El cristiano presentó una referencia en relación al estatus de Jesús (as) en la cual Jesús (as) dice:

“Venid a mí, todos los que trabajáis y soportáis cargas y os daré descanso.”

Jesús (as) también declaró:

“Yo soy ligero” y “Yo soy el camino, la verdad y la vida.”

En otras palabras, dijo que él es la luz, uno que muestra el camino y el que da vida, por lo que deberían acercarse a él. Ante esto, el erudito cristiano hizo la pregunta: ¿acaso el fundador del islam, el Santo Profeta (sa), se refirió a sí mismo en estos términos?

El Mesías Prometido (as) respondió a esto y dijo:

“El Sagrado Corán dice claramente:

[Texto en árabe]

es decir, di: ‘Si amáis a Al-lah, seguidme: entonces Al-lah os amará y os perdonará vuestras faltas.”

El Mesías Prometido (as) declara, además:

“La promesa de que Dios ama a aquel que sigue al Santo Profeta (sa), supera todos los dichos del Mesías, porque no puede haber una estación más elevada que la de alcanzar el amor de Dios.”

Jesús (as) dijo que le siguieran para adquirir la luz, sin embargo, Dios el Todopoderoso le dice al Santo Profeta (sa) que debe declarar que aquel que lo sigue puede convertirse en el amado de Dios el Todopoderoso y también se le perdonarán sus pecados. El Mesías Prometido (as) declara, además:

“¿Quién es más digno de proclamarse a sí mismo la luz que el que conduce al amor de Dios?”

Este fue el período en que los misioneros cristianos predicaban ampliamente el cristianismo en la India y cientos de miles de musulmanes se habían convertido al cristianismo. Los [eruditos] y líderes musulmanes no eran capaces de defender el islam y presentar el elevado rango y la grandeza del Santo Profeta (sa) de tal manera que los no musulmanes quedasen enmudecidos. Fue en ese momento cuando el Mesías Prometido (as) los desafió ya que Dios el Todopoderoso le había enviado a él para presentar el verdadero rango del islam y del Santo Profeta (sa) al mundo. La historia de la India da testimonio del hecho de que fue este gran campeón de Dios quien defendió al islam de los ataques de los misioneros cristianos con fuertes pruebas y argumentos que no solo los detuvieron en seco, sino que también los derrotó. Encontramos en la historia que esto fue reconocido por los mismos musulmanes de esa época. De hecho, incluso en la época actual, los ulemas que se oponen a nosotros reconocen este hecho. Hace algunos años, el Dr. Israr-ul-Haq, que ahora falleció, admitió que fue Hazrat Mirza Ghulam Ahmad de Qadian quien realmente defendió el islam en aquellos días. En cualquier caso, es un hecho demostrado que ningún erudito ha sido capaz de elevar el honor del islam y del Santo Profeta (sa) igual que lo ha hecho el Mesías Prometido (as).

El Mesías Prometido (as) presentó un argumento muy hermoso del versículo: “Di, si amáis a Al-lah, seguidme…” para demostrar que Jesús (as) falleció. Los árabes, en particular, creen firmemente que Jesús (as) está vivo en los cielos. Sin embargo, el Mesías Prometido (as) refuta esta afirmación presentando el siguiente argumento y afirma:

“En mi opinión, un Momin [creyente] es aquel que sigue al Santo Profeta (sa) y solo esa persona puede alcanzar un elevado estatus. Tal como Dios el Todopoderoso declara:

[Texto en árabe]

Es decir, ‘Di, si amáis a Al-lah, seguidme: entonces Al-lah os amará’.

El Mesías Prometido (as) declara:

“El verdadero amor exige que uno desarrolle un vínculo profundo con las acciones de la persona amada.”

Uno debe tener una relación cercana y apego. El Mesías Prometido (as) declara, además:

“La muerte está incluida en la Sunnah [práctica] del Santo Profeta (sa) (es decir, el Santo Profeta (sa) también experimentó la muerte). El Santo Profeta (sa) falleció, por lo tanto, ¿quién puede anhelar vivir para siempre o aprobarlo para que cualquier otra persona viva para siempre?”

Nadie puede vivir eternamente entre los seguidores del Santo Profeta (sa) y nadie tendría este deseo si cree verdaderamente en el Santo Profeta (sa) ni creería en una doctrina que afirma que otra persona tiene una vida eterna. El Mesías Prometido (as) declara:

“El verdadero amor exige que uno esté completamente inmerso en la subordinación al Santo Profeta (sa) en cuanto a que tiene control total sobre sus pasiones internas y reflexiona sobre la Ummah [comunidad] a la que pertenece. En el caso de que alguien tenga la creencia de que Jesús (as) todavía está vivo en los cielos, ¿cómo puede entonces profesar verdaderamente amar y seguir al Santo Profeta (sa)? Puesto que él acepta que Jesús (as) es superior y declara que el Santo Profeta (sa) está entre los muertos y se siente satisfecho pensando que Jesús (as) todavía está vivo.”

Por un lado, afirman amar al Santo Profeta (sa) y seguir sus mandamientos, pero, por otro lado, al aceptar que el Mesías (as) está vivo en el cielo, lo aceptan como superior. Por lo tanto, en la época actual, solo el Mesías Prometido (as) ha defendido al islam y al Santo Profeta (sa) de cada ataque, así como también elevó su estatus. Este fue el propósito del advenimiento del Mesías Prometido (as), sin embargo, los clérigos [musulmanes] solo plantean acusaciones contra él.

Mientras explica el hecho de que solo el Santo Profeta (sa) está vivo, el Mesías Prometido (as) declara:

“Tan solo ponderad sobre el hecho de que, contrariamente al Corán y la Sunnah, cuando las personas afirman que el Profeta Jesús (as) está vivo en los cielos, dan a los sacerdotes la oportunidad de plantear acusaciones.”

De inmediato dicen que “vuestro profeta ha perecido y (Dios nos perdone) está enterrado en la tierra.” De hecho, esto ha salido en ciertos canales de televisión y debido a esto los árabes se sienten inquietos sobre este asunto. Finalmente, cuando escucharon nuestros argumentos a través del programa árabe llamado ‘Hiwaar’ en MTA, muchas personas apreciaron nuestros argumentos y los aceptaron, sin embargo, los clérigos no los aceptan. El Mesías Prometido (as) declara, además:

“ellos [los sacerdotes] dicen que el Profeta Jesús (as) está vivo en los cielos y, a la vez que calumnian al Santo Profeta (sa), dicen que él ha perecido.”

Son los sacerdotes cristianos quienes espontáneamente responden diciendo:

“vuestro profeta ha muerto y (Dios nos perdone) está enterrado en la tierra.”

Además, la propaganda cristiana ha consistido en difamar al Santo Profeta (sa) diciendo que ha muerto. El Mesías Prometido (as) declara:

“¿Contemplad sobre este asunto y decidme, ¿acaso esta creencia no es una mancha en el Profeta que fue el más grande de todos los mensajeros y el Sello de los Profetas? Ciertamente, mancillan su honor y son culpables de blasfemia contra el Santo Profeta (sa).”

El Mesías prometido (as) declara, además:

“Es mi firme creencia de que la desgracia y la calamidad que les ha sucedido (es decir, los musulmanes que creen que Jesús está vivo) se debe al hecho de que han dado a los sacerdotes una amplia oportunidad para difamar al Santo Profeta (sa).”

La condición de los musulmanes se debe a esta misma razón. El Mesías Prometido (as) profundiza en el tema aún más:

“Por un lado, proclaman verbalmente que el Santo Profeta (sa) es el más grande de todos los Profetas, es decir, el Profeta (sa) es superior a todos los profetas, mientras que, por otro lado, creen que falleció después de sesenta y tres años y que el Mesías (as) sigue vivo hasta el día de hoy. Cuando en realidad Dios el Todopoderoso se refiere al Santo Profeta (sa) diciendo: [árabe] ‘Y grande es la gracia de Al-lah sobre ti’. ¿Es falsa esta declaración de Dios el Todopoderoso?”

El Mesías Prometido (as) continúa diciendo:

“¡No! Es absolutamente cierta, pero aquellos que afirman que el Santo Profeta (sa) ha perecido son mentirosos. No hay ninguna declaración que sea más degradante que esta. La verdad del asunto es que al Santo Profeta (sa) se le otorgaron ciertos atributos que no fueron otorgados a ningún otro profeta. Creo y lo considero muy importante, que cualquier individuo que no considere vivo al Santo Profeta (sa) es un Kafir [incrédulo].”

El Mesías Prometido (as) declara, además:

“Qué desafortunado es que las mismas personas que se sienten vinculadas al Santo Profeta (sa), lo declaren muerto (Dios nos libre). En cambio, al Profeta, de cuyo pueblo Dios declaró: [árabe] que fue golpeado con la humillación y la indigencia, lo consideren vivo”.

Habiendo mencionado el hecho de que después del Santo Profeta (sa) no puede aparecer ningún profeta anterior; es decir, que, ya que Jesús fue un profeta de la dispensación mosaica y falleció, y, por lo tanto, no puede aparecer ahora ningún profeta de la dispensación mosaica; el Mesías Prometido (as) declara a continuación:

“Esta bendición solo puede buscarse mediante la completa obediencia al Santo Profeta (sa), porque solo el Santo Profeta (sa) es un profeta vivo”.

Por lo tanto, debido a su completa obediencia al Santo Profeta (sa), Dios el Todopoderoso envió al Mesías Prometido (as) en esta época como el Mahdi esperado y el Mesías. Su estatus es el de un profeta subordinado que no aporta una nueva ley. En consecuencia, el Mesías Prometido (as) declara:

“Este honor que he recibido no se debe a ninguna cualidad mía, sino que se debe a la gracia de Dios el Todopoderoso, que me ha concedido lo que no hubo otorgado a profetas, mensajeros y sabios del pasado. Me hubiera sido imposible recibir esta bendición de no ser por mi completa devoción a mi jefe y maestro, el Orgullo de los Profetas, el Mejor de toda la Creación, el Profeta Muhammad (sa), el Elegido. Por lo tanto, todo lo que se me ha conferido se debe a mi obediencia al Santo Profeta (sa). A través de este conocimiento completo y perfecto, sé muy bien que ningún individuo puede alcanzar a Dios el Todopoderoso a menos que muestre obediencia a este Profeta (sa), ni tampoco puede alcanzar la sabiduría absoluta. En este punto, deseo mencionar que tras la completa y fiel obediencia al Santo Profeta (sa), lo primero que se instaura en nuestro interior es un corazón puro e inmaculado; es decir, que se erradica del corazón el amor al materialismo, y, en su lugar, se reemplaza con la sed de la satisfacción eterna y duradera. Después, gracias a este corazón virtuoso, uno obtiene el amor más perfecto y puro de Dios el Todopoderoso. Cuando uno alcanza el amor en este mundo, entonces se le otorga el amor de Dios el Grandioso. Uno hereda todas estas bendiciones si obedece al Santo Profeta (sa) tal como Dios el Todopoderoso ha declarado: [árabe] ‘Di: Si amáis a Al-lah seguidme: entonces Al-lah os amará.’ En efecto, es una mera falacia afirmar que se posee el amor de otro, cuando este no es mutuo. Si un hombre ama realmente a Dios el Todopoderoso, Dios también ama a esa persona. Luego, él es ampliamente aceptado en la tierra, y cientos de miles de personas reciben el amor verdadero de este ser humano. A continuación, es bendecido con el poder de la atracción y se le otorga una luz que permanece siempre unida a él.”

Por lo tanto, observad cómo en esta época, Al-lah el Todopoderoso ha inculcado el amor en los corazones de las personas que viven en las partes más remotas de África, donde cientos de miles de personas están aceptando el Ahmadíat y al Mesías Prometido (as).

El Mesías Prometido (as) declara:

“Cuando uno ama al Dios el Todopoderoso de todo corazón, por encima de todos los objetos mundanos, y desaparece de su corazón la percepción de grandeza y majestad de todos los demás seres excepto Dios; -y considera que todo lo demás no tiene más valor que el de un insecto muerto – entonces Dios el Todopoderoso desciende sobre su corazón con una gran manifestación, tal como si un espejo claro fuera colocado ante la luna, y se dijera metafóricamente que, debido a su reflejo, la misma luna del cielo está presente en el espejo. De la misma manera, Dios desciende sobre ese corazón y lo convierte en Su trono. Esta es la razón por la cual el hombre fue creado.”

Por lo tanto, el Mesías Prometido (as) fue el ardiente devoto del Santo Profeta (sa) y es debido a esto que Dios el Todopoderoso el mostró Su amor y le honró declarándole como el Mesías Prometido y Mahdi (as) y como un profeta subordinado.

Puesto que hemos aceptado al Mesías Prometido (as), que Al-lah el Todopoderoso nos permita apreciarle y también nos permita mostrar completa devoción al Santo Profeta (sa). Que Él nos permita a cada uno de nosotros seguir el ejemplo del Santo Profeta (sa) acorde a nuestras habilidades y capacidades y que Él permita a los musulmanes aceptar y seguir al ardiente devoto del Santo Profeta (sa).

 

Send this to a friend