El Salat – la guía para el éxito y la salvación

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

 

Tras recitar el Tashahhud, Ta´uz y Surah Al-Fatiha, Hazrat Ameer-ul-Mu´mineen (aba) dijo:

Hoy, por la Gracia de Al-lah, comienza el I´lltema anual del Mall´lis Ansarullah de Reino Unido. Con respecto a esto, me gustaría llamar la atención a los ansar acerca de un asunto extremadamente importante y fundamental. Y es el del Salat [oración]. El Salat es obligatorio para todo creyente. Sin embargo, a la edad de 40 años uno debería haber desarrollado y aumentado el sentido de conciencia [del hecho] de que con cada día que pasa, uno se va acercando hacia la muerte. En tal estado, debería aumentar la atención hacia la adoración de Al-lah y el Salat; puesto que se acerca el tiempo en el que uno deberá presentarse a sí mismo ante Al-lah el Todopoderoso, donde se llevará a cabo el ajuste de cuentas de cada una de nuestras acciones. Por tanto, en dicho estado, todo creyente; todo aquel que cree en la vida tras la muerte y en el Último Día, debería preocuparse por estar entre aquellos que cumplen con los derechos de Al-lah el Todopoderoso, así como los derechos de Sus siervos, y de presentarse ante Al-lah el Todopoderoso mientras se esfuerza en cumplir con estos derechos en la mejor de sus capacidades.

Siempre que Al-lah el Todopoderoso nos ha llamado la atención acerca de ofrecer el Salat, ha puesto énfasis en ofrecer el Salat con regularidad, ofrecer todas las oraciones a tiempo y el ofrecerlas en congregación. El mandato es el de qiyam-us Salat [ofrecer la oración], y qiyam-us Salat significa literalmente ofrecer el Salat a tiempo y en congregación. Sin embargo, se ha observado [los organizadores de Ansarullah también están analizando sus informes probablemente y deberían hacerlo], que a pesar de que la edad de los ansar es una edad de madurez y seriedad, no prestan atención a ofrecer el Salat en congregación en una manera que se pueda considerar suficiente.

Por tanto, Ansarullah debería prestar más atención hacia esto, que todo miembro sea regular en las oraciones en congregación. Es más, todo nasir debería analizar su propia condición y esforzarse para ser regular en las oraciones en congregación. Se debe realizar el máximo esfuerzo en ofrecer las oraciones en congregación, salvo en caso de enfermedad o discapacidad. Si no hay cerca una mezquita o centro para ofrecer la oración, entonces gente de una misma zona se puede congregar en la casa de una persona para ofrecer la oración en congregación. Incluso si esta opción no está disponible, entonces los miembros de un hogar deberían ofrecer las oraciones en congregación. Esto hará que también se desarrolle el sentido de conciencia hacia las oraciones en congregación entre los niños y los más jóvenes.

Por tanto, Ansarullah serán verdaderamente Ansarullah [“ayudantes de Al-lah”] si desempeñan su papel en establecer la fe en Al-lah el Todopoderoso y actúan conforme a ello y se aseguran de que otros también actúan de esa forma. Si no están llevando a cabo la adoración, lo cual es el objetivo de la creación de la humanidad, entonces no serán capaces de asegurarse de que aquellos que están bajo su responsabilidad, actúan acorde a esto. O si no actúan acorde a esto y no se convierten en modelos a seguir, entonces son Ansarullah sólo de nombre.

Hoy, no estamos librando una guerra con armas físicas, donde uno necesite ayudantes. Al contrario, el Mesías Prometido (as) ha dicho que el arma que nos llevará hacia la victoria es la oración. (Extracto de Malfuzat Vol.9 Pag.28 Edicion 1985 Impreso en Inglaterra). Por tanto, para poder convertirse en Ansarullah, es necesario utilizar esta arma de la oración. Para ello, también es importante el utilizar esta arma acorde a lo que Al-lah el Todopoderoso nos ha enseñado. Únicamente cuando esto se cumpla, haremos verdadera justicia al Bai´at del Mesías Prometido (as). Él dice:

“Si no prestáis atención a mis palabras y no infundís una reforma piadosa en vuestro interior, no tiene ningún sentido formar parte de mi Bai´at” (juramento de lealtad). (Extracto de Malfuzat Vol.10 Pag.140 Edicion 1985 Impreso en Inglaterra).

Por tanto, todo nasir (miembro de Ansarullah) debe examinar especialmente su propia condición y preguntarse hasta qué punto cumple en el ofrecimiento de namaz (oración) y si está estableciendo un ejemplo ante sus propios hijos. ¿Cuál es la condición de las oraciones que ofrece? ¿Ofrece las oraciones considerándolo únicamente como una obligación y carga, o lo hace para obtener el agrado de Al-lah el Todopoderoso?

El Mesías Prometido (as) ha llamado nuestra atención de manera repetitiva y en varias ocasiones hacia el tema de la oración y su vinculación, su sabiduría, la manera en la que se debe ofrecer y la filosofía tras la oración y su tiempo.

Ahora, voy a presentar algunos extractos de los escritos del Mesías Prometido (as) que dan luz a la importancia y sabiduría de las oraciones. En una reunión, el Mesías Prometido (as) explicó la razón por la que las oraciones deben ser ofrecidas con regularidad y puntualmente. Dijo:

 “Ofreced vuestras oraciones con total regularidad. Hay algunos que ofrecen únicamente una oración. Deberían recordad que no se puede exentar de las oraciones, y esto se aplica incluso a los Mensajeros. Se narra en un hadiz que un nuevo grupo visitó al Santo Profeta (sa) buscando concesión para las oraciones. El Santo Profeta (sa) dijo que una religión sin implementación práctica no carece de valor. Por tanto, recordad este punto con atención y adoptad acciones que sean acorde a los mandatos de Al-lah el Todopoderoso. Una de las señales de Al-lah el Todopoderoso es que los cielos y la tierra permanecen intactos gracias a Él (únicamente la Voluntad de Al-lah el Todopoderoso permite el sustento de los cielos y la tierra. Sin su Voluntad, esto no sería posible). En ocasiones, las personas cuya disposición se inclina hacia la naturaleza, siguen a la naturaleza como su religión. Si no se respetan los principios de salud, entonces la rectitud y la pureza no pueden dar ningún beneficio (la gente ha creado sus propias filosofías). Así que tened en cuenta que entre las señales de Al-lah el Todopoderoso, una es que a veces las medicinas resultan inútiles y no tienen ningún impacto sobre la salud y ni un médico especializado puede hacer nada. Sin embargo, si la Voluntad de Al-lah el Todopoderoso está presente, entonces cualquier cosa puede transformarse y corregirse. Para conseguir esto, es necesario desarrollar una relación con Al-lah el Todopoderoso. La mejor manera es la adoración, y la adoración consiste en ofrecer el namaz.  (Malfuzat Vol.1 Pag.263 Edicion 1985 Impreso en Inglaterra).

En otra ocasión, el Mesías Prometido (as) explicó la importancia y realidad de la oración, su necesidad y el estado en la que uno debería rezar; y dice:

“¿Qué es la oración? Es un tipo especial de súplica, y sin embargo la gente lo considera como un impuesto de reyes. La gente no entiende qué necesidad tiene Dios de todo esto. Su Ser está libre de todo deseo y, por tanto, ¿por qué necesitaría las oraciones, el Tasbih [decir SubhanAllah] y Tahlil [decir Laa ilaaha ill-Alla] del hombre? De hecho, es el hombre únicamente quien obtiene beneficio de esto, ya que, al hacerlo, puede obtener su objetivo (mediante las oraciones, el hombre puede cumplir sus necesidades y deseos y cumplir con el propósito de su vida). Estoy profundamente apenado al ver que actualmente no hay amor hacia la adoración, la rectitud y la devoción hacia la religión. La razón de esto es que la gente realiza las cosas de forma superficial como costumbre con un efecto venenoso. Esta es la razón por la que el amor hacia Al-lah está disminuyendo. La gente no disfruta de la adoración como es debido. Todo lo que Al-lah el Todopoderoso ha creado en este mundo, contiene un elemento placer, gratificación y es para que el hombre obtenga una satisfacción especial de ello. Una persona enferma no obtiene placer de una comida exquisita y sabrosa, y en su lugar le resulta desagradable o completamente sosa (el sentido del gusto de una persona enferma se vuelve insípido y no puede disfrutar de nada). Esto se observa normalmente en personas que están enfermas. De manera similar, aquellos que no obtienen placer en adorar al Ser Divino, deberían de preocuparse por su enfermedad. Aquel que no encuentra placer en la oración también se considera enfermo, ya que como ya he mencionado, Al-lah el Todopoderoso ha puesto un elemento de placer y gusto en todo lo que hay en este mundo. Al-lah el Todopoderoso creó a la humanidad para la adoración, entonces ¿cuál es la razón por la que el hombre no encuentra placer y satisfacción en la adoración? Ciertamente la adoración está impregnada de placer y satisfacción, sin embargo, es necesario que alguien que pueda derivar ese placer de ella. Al-lah el Todopoderoso declara: “No he creado a los Yinn y a los hombres, sino para que me adoren”(51:57). Por lo tanto, es necesario que la forma más alta y suprema de placer y gozo esté presente en la adoración (el punto extremo del placer debe hallarse en la adoración). De lo contrario, si Al-lah el Todopoderoso creó al hombre simplemente sin ningún propósito o con este propósito, pero sin ningún tipo de beneficio o placer ¿cómo podría el hombre lograr este propósito? Podemos entender este punto a través de nuestra observación y experiencia cotidiana. Todos los alimentos que comemos o cosas que bebemos han sido creadas como provisiones para el hombre (todos los alimentos y bebidas se han hecho para que el hombre los consuma). ¿Acaso él o ella no obtiene placer y deleite de esas cosas? ¿No posee una lengua en su boca para degustar y disfrutar de esas cosas? ¿No ha hecho Dios el Todopoderoso cosas hermosas y exquisitas en el mundo, ya sea la vegetación, naturaleza inorgánica (fósiles, minerales, piedras, etc.), plantas, frutas, montañas o animales, de tal manera que obtenemos placer al observarlos? Ciertamente disfrutamos y nos deleitamos al ver estas cosas. ¿No sienten nuestros oídos felicidad al escuchar sonidos melodiosos y armoniosos? Entonces, ¿qué más razones requiere uno para demostrar que hay placer en la adoración?”

A continuación, dice:

“Al-lah el Todopoderoso dice que Él ha creado al hombre y a la mujer como una pareja y los ha inclinado el uno hacia el otro. En esto no hay una compulsión, sino que de nuevo hay un elemento de placer. Si el objetivo era simplemente procrear generación tras generación, entonces el propósito nunca podría lograrse.”

Luego dice:

“Entiendan bien que la adoración no es una carga ni un impuesto, sino que hay placer y goce en ella. Y el deleite encontrado en la adoración es mucho mayor que todas las delicias y satisfacciones halladas en el mundo. Al igual que alguien que está malo y enfermo está privado del sabor y el deleite derivados de la comida sabrosa, asimismo aquella persona que no se complace en adorar a Al-lah el Todopoderoso es una persona pobre y miserable.” (Malfuzat Vol.1 Pags.159-160 Edicion 1985 Impreso en Inglaterra).

Por lo tanto, aquel que no es capaz de obtener el goce en la oración es débil, negligente y perezoso y por lo tanto está privado de las bendiciones de Al-lah el Todopoderoso. Cualquiera de nosotros que esté en este estado, debe preocuparse mucho.

Además, El Mesías Prometido (as) explica en qué consiste una oración real y cómo debe ser realizada, dice:

“Recordad que la oración es algo que adorna y mejora la vida mundana, así como la fe. Sin embargo, muchas veces las oraciones que uno ofrece incurren en una maldición. Al-lah el Todopoderoso, dice: ‘Ay, pues, de los que oran, pero no se dan cuenta de lo que rezan’ (107: 5-6). En otras palabras, que desdichados son los que ignoran la esencia de la oración. Las oraciones son algo que salvan a una persona de todas las formas de transgresiones y maldades, así como indecencias. Sin embargo, ofrecer oraciones verdaderas no está en manos del hombre. Más bien, la manera correcta de orar no puede lograrse sin la ayuda y el socorro de Al-lah el Todopoderoso. Una persona también debe rezar y suplicar constantemente y comprometidamente y sólo entonces puede él o ella desarrollar un estado de humildad y orar con intensa devoción y llorar en sus oraciones.

Para poder ofrecer la oración y adquirir una condición tal, que una persona es capaz de abstenerse de todas las formas de maldad, se requiere un esfuerzo. Uno debe adquirir la bendición de Al-lah el Exaltado y por eso debe mostrar humildad y fervor.”

El Mesías Prometido (as) dice:

“Por lo tanto, vuestros días y vuestras noches, en verdad cada momento debe llenarse de oración.” (Malfuzat Vol.10 Pags.66-67 Edición 1985 Impreso en Inglaterra).

Por lo tanto, para obtener el placer y deleite en la oración, uno debe adquirir la bendición de Al-lah el Exaltado. Y para adquirir la bendición de Al-lah el Exaltado, uno debe postrarse ante Él y recordarle incluso mientras camina. Además, uno debe buscarle con humildad. Cuando una persona desarrolla tal condición, experimentará deleite en las oraciones.

Además, mencionando la razón y la solución de por qué una persona no experimenta placer en las oraciones, el Mesías Prometido (as) dice:

“Observo que la gente es desatenta y débil en la oración, porque desconocen la alegría y el placer que Al-lah el Exaltado ha puesto en ella. Esta es una de las razones clave. Además, el descuido y la falta de atención en las ciudades y pueblos es cada vez mayor”.

Aquellos que viven en zonas pobladas, los que están ocupados, son aún más débiles debido a sus compromisos. El Mesías Prometido (as) dijo,

“Por lo tanto, incluso el cincuenta por cien de la gente no se inclina delante de su verdadero Maestro con el máximo afán y el verdadero afecto. Sobre esto, surge la pregunta de por qué desconocen ese placer y ni si quiera lo han experimentado. Tales mandamientos no se encuentran en otras religiones.”

Otras religiones no tienen tales mandamientos que les exija adorar regularmente. El Mesías Prometido (as) dijo:

“A veces, sucede que estamos absortos en nuestros compromisos y el Muazin [la persona que da la llamada para la oración] da el Azan [llamada para la oración] y ellos no quieren siquiera escucharla, como si al hacerlo les doliera el corazón. Debemos sentir mucha lástima por estas personas.”

Cuando se realiza la llamada del Azan la ignoran. O, se acerca el tiempo para la oración y no le prestan atención. El Mesías Prometido (as) dijo que tales personas están en una condición muy lamentable. El Mesías Prometido (as) estaba sentado en una reunión y dijo:

“Hay algunas personas aquí que veis que sus tiendas están bajo las mezquitas, sin embargo, nunca van a la oración.”

En otras palabras, no van a orar. Él dijo,

“Por lo tanto deseo deciros que debéis suplicar a Dios el Exaltado con el máximo fervor y pasión diciendo ‘al igual que Tu (Oh Al-lah) nos has otorgado los diversos placeres de las frutas y otras cosas, ¡dótanos también una vez con el placer de la oración y de la adoración!”

El Mesías Prometido (as) dice:

“En nuestra memoria se conserva lo que se come. Fijaos, cuando una persona mira con deleite a alguien hermoso, lo recuerda vivamente. Por otro lado, si uno ve un rostro poco atractivo o desagradable, entonces esa horrible apariencia se manifiesta en su totalidad. Además, ciertamente no se recuerda nada si no hay un impacto.”

Una persona se limita a recordar la belleza y la falta de atractivo según la lente con la que los mira. Sin embargo, si no hay un impacto, se siente indiferente y no se recuerda nada. El Mesías Prometido (as) dijo:

“Del mismo modo, la oración a los ojos de aquellos que no ofrecen oraciones, es una carga impuesta por la que injustamente tienen que despertarse por la mañana, realizar la ablución en el frío, dejar su maravilloso sueño, así como varias otras comodidades y ofrecerla.”

El Mesías Prometido (as) dijo:

“La realidad es que sienten aversión hacia la oración. Son incapaces de comprenderla. No son conscientes del placer y la comodidad que se experimenta en la oración”.

No tienen conocimiento del placer y la comodidad que se siente en la oración. El Mesías Prometido (as) dijo:

“¿Cómo puede entonces sentir placer en la oración?”

Él dice:

“Observo que cuando un borracho y un alcohólico no alcanza el placer [de la intoxicación], bebe un vaso tras otro hasta que siente alguna clase de intoxicación. Una persona sabia y santa puede obtener beneficios de este ejemplo y puede hacerlo siendo firme y regular en las oraciones y seguir orando hasta que experimente este deleite. Él debe seguir orando a Al-lah el Exaltado diciendo ¡Oh Al-lah dótame del mismo placer y deleite en las oraciones, que has puesto en otras cosas!”

A continuación, dijo:

“Debe ser firme y seguir orando hasta que experimente ese placer. Similarmente a un alcohólico, que busca alcanzar un estado de placer en su mente y está convencido de adquirirlo, uno debe emplear su mente y todas sus facultades en obtener este gusto en la oración.”

Él debe emplear todas sus facultades en adquirir este placer y gusto en las oraciones. El Mesías Prometido (as) dijo,

“Además, uno debe suplicar con una sinceridad y pasión equivalentes, al menos, al mismo grado de inquietud y agonía que la que siente el alcohólico, para obtener dicho placer. Si uno lo hace de tal manera..”

Si una persona reza para obtener este placer con agonía e inquietud, el Mesías Prometido (as) dice,

“si uno lo hace de tal manera, os digo sinceramente que ciertamente obtendrá este placer.”

El Mesías Prometido (as) a continuación dice,

“En el momento de ofrecer la oración, uno debe también tener en mente los beneficios que ha obtenido a través de ella, así como de buenas obras. [Árabe]. Al-lah el Exaltado dice,

“Ciertamente, las buenas obras alejan las malas obras.” (Hud :115)

“Por tanto, uno debe mantener estas buenas obras y placeres en mente, y rezar para obtener (el rango de) la oración de los veraces, y de aquellos que hacen buenas obras. Dios el Exaltado dice, [árabe] es decir, las buenas obras alejan a las malas obras. (Hud :115) En otro lugar Al-lah el Exaltado dice que la oración salvaguarda a una persona de la indecencia y de la maldad manifiesta. Sin embargo, observamos que algunas personas, a pesar de realizar las oraciones, están involucrados en maldades. La respuesta a esto es que, a pesar de que observan la oración, lo hacen sin espíritu y honestidad.”

No hay espíritu en sus oraciones. El Mesías Prometido (as) dijo,

“Meramente mueven sus cabezas como un ritual y una práctica rutinaria. Su espíritu está muerto. Al-lah el Exaltado no ha mencionado estas (oraciones) como hasanaat (buenas obras). Además, Al-lah el Exaltado ha usado la palabra hasanaat y no assalat aunque tienen el mismo significado. Esto lo hace para guiarnos hacia la excelencia, esplendor y belleza de la oración puesto que la oración que es ofrecida con el espíritu de la honestidad, y la cual contiene la esencia de las bendiciones (divinas) elimina las malas obras. Esa oración ciertamente elimina las malas obras.”

El Mesías Prometido (as) dice a continuación:

“No llamamos oración a sentarse y levantarse.”

La oración no simplemente implica sentarse y levantarse.

“La esencia y el espíritu de la oración es una súplica, la cual se ofrece con placer y gusto.” (Malfuzat Vol.1 Pags.162 a 164. Edición 1985 Impreso en Inglaterra).

En relación a cómo obtener el espíritu y el objetivo de la oración, el Mesías Prometido (as) dice que los pilares de la oración, es decir, Qiyam, Ruku’, Sajdah y Qa’dah (varias posturas de la oración formal), todas estas posturas han sido hechas parte de la oración con el fin de obtener y adquirir este objetivo y espíritu.

El Mesías Prometido (as) dice,

“Los pilares de la oración son de hecho formas espirituales de sentarse y levantarse. Una persona tiene que levantarse ante Al-lah el Exaltado y el Qiyam (postura de permanecer de pie) también es uno de los protocolos que debe mostrar un sirviente.”

Cuando los sirvientes se reúnen con una persona de mayor rango, permanecen de pie como muestra de respeto. Por tanto, el Qiyam en la oración es una muestra de respeto.

“El Ruku’ (postura de genuflexión), que es el segundo estado, representa la disposición de una persona a inclinarse en obediencia a una orden. El Sall’dah, (postura de postración) indica absoluto respeto y la mayor docilidad y humildad, que manifiesta el objetivo de la adoración.”

Cuando una persona se postra, entra en un estado de no existencia y mayor docilidad y humildad. Este es el objetivo de la adoración en la cual uno se postra ante Al-lah el Exaltado. El Mesías Prometido (as) dice,

“Estas son las etiquetas, las cuales Al-lah el Exaltado ha prescrito como recordatorio, y lo ha hecho de tal manera para permitir que el cuerpo conecte con el alma.”

De la misma manera que una persona demuestra física y aparentemente estos protocolos, también debería hacerlo en un sentido espiritual con su alma. Su corazón también debería realizar el Qiyam, Ruku’ y Sajdah de la misma manera. El Mesías Prometido (as) dijo,

“Aparte de estas expresiones espirituales y, de acuerdo a los medios físicos, también se han prescrito unas posturas físicas. Ahora bien, si la postura física, que es un reflejo de las expresiones internas y espirituales, es una mera mímica (es decir, cruzar las manos, flexionarse, postrarse; si todo esto es meramente (un acto insulso de) sentarse y levantarse, y una mímica, el Mesías Prometido (as) dice…) Y si uno intenta dejarlo de lado, y lo considera una tarea ardua, decidme ¿qué placer y gusto puede extraer de ello? Además, hasta que se obtenga un placer y un gusto, ¿Cómo puede probarse su realidad?”

Si una persona no experimenta el gusto y el placer, la realidad de la oración no puede ser probada. El Mesías Prometido (as) dijo,

“Esto solo puede obtenerse cuando el alma entra en un estado de no existencia y absoluta humildad, y cae ante el umbral Divino”.

Por tanto, el alma también debe postrarse y caer ante Al-lah el Exaltado como sucede con el cuerpo de una persona en el momento de la postración. Además, el alma también debe formular las palabras, que son formuladas por la lengua, y también deben ser formuladas por el corazón. El Mesías Prometido (as) dijo,

“Es entonces cuando se obtiene un placer, una luz y un confort.”

Dice,

“Deseo explicar esto más a fondo. Un ser humano se forma únicamente cuando pasa por varias fases, es decir, primero era una mera gota -de hecho, incluso antes de esto, todos los componentes y diferentes elementos de la gota se unieron formando un feto y posteriormente un bebé pasando a través de varios estados. Entonces, se desarrolla en un hombre joven y posteriormente envejece. En resumen, cuando testifica a la Providencia de Al-lah el Exaltado en todos estos estados, los cuales han sido sobrellevados en diferentes momentos, y cuando retrata esto en su mente en todo momento, será cuando sea capaz de mostrar una subordinación paralela a la providencia de Dios.”

Cuando una persona reflexiona acerca de cómo fue creada, las diferentes fases que pasó, cómo creció y como Al-lah el Exaltado le nutrió y le crio, solo entonces una persona puede pensar en cumplir con los deberes de su servicio a Dios de la manera correcta, y solo así podrá pensar en llevar a cabo y desempeñar las tareas de un verdadero Abd (sirviente). El Mesías Prometido (as) dijo,

“Por tanto, el objetivo de experimentar el placer y gusto por la oración puede únicamente obtenerse cuando se desarrolla una relación entre el servicio de uno y la Providencia de Dios. Hasta que una persona no aniquile su propio ser, o se declare como no existente (es decir, considerarse sin valor alguno e insignificante), que es el requerimiento de los atributos de la Providencia de Dios, no le serán otorgadas Sus bendiciones.”

Si deseáis adquirir las bendiciones de Al-lah el Exaltado, debes demostrar absoluta servidumbre (a Dios). El Mesías Prometido (as) dijo,

“Si uno lo hace de esta forma, experimentará un placer de un rango tan elevado, que no tiene equivalente. En este estado, cuando el alma de una persona se encuentra completamente humillada, fluye hacia Dios al igual que una fuente y rompe sus lazos con todo lo existente aparte de Al-lah.”

Es decir, corta todas las uniones con todo lo que existe aparte de Al-lah.

“En ese momento, el amor por Al-lah el Exaltado desciende sobre él. En el momento de esta unión, un estado especial surge como resultado de estas dos pasiones: la pasión de la Providencia de Dios desde arriba y la pasión de la servidumbre de una persona desde debajo.”

Cuando se forma tal lazo, la Providencia de Al-lah el Exaltado se llena de pasión, así como la servidumbre de una persona. Cuando estos dos forman una unión, el Mesías Prometido (as) dice que en ese momento un estado único aparece. Dice,

“Esto es lo que se llama Salat (oración).”

Este estado único de Salat (oración) surge cuando se forma el lazo entre la Providencia de Dios y la servidumbre de una persona. El Mesías Prometido (as) dice,

“Por tanto, esta es la oración que elimina las malas obras”.

Al-lah el Exaltado dice que la oración de este rango elimina y erradica las malas obras y vicios. Entonces dice:

“Además, deja en su lugar una luz y una iluminación, que sirve como fuente de luz para proteger a aquel que busca a Dios de los peligros del camino y en sus momentos de dificultad.”

Sirve como una luz, como antorcha.

“Además, le hace más atento y le salvaguarda de todo tipo de ramas, espinas y piedras que se pueda encontrar en el camino.”

Esta es la condición por la cual se dice: (Al-Ankabut:46)

“Esto es porque tiene una fuente de luz, no en su mano, sino en su corazón. Y este estado solo se obtiene a través de una completa humillación, la aniquilación del alma y una obediencia completa. Cuando alguien es capaz de alcanzar este estado, no le es posible ni tan siquiera pensar en la maldad, la indecencia ni en la desobediencia. No es posible para él rechazar [la verdad]. Por lo tanto, de esta manera es capaz de alcanzar tal estado de deleite y satisfacción cuya magnitud es imposible de describir en palabras.” (Malfuzat Vol. Pags.164-166 Edición 1985 Impreso en Inglaterra).

Luego, al profundizar en el tema de que un verdadero creyente digno nunca se postra ante nadie excepto Al-lah el Todopoderoso -como debe ser- y también se abstiene de dar la importancia que Al-lah se merece a ningún otro, el Mesías Prometido (as) dice:

“Otro aspecto que me gustaría comentar es que el Salat -todo aquello que puede considerarse como Salat– solo puede obtenerse a través de la oración. Adorar a alguien distinto de Dios está totalmente en contra del honor de un creyente digo porque el honor de la oración es solo para Dios. A menos que una persona no se aniquile a sí misma y únicamente busque e implore a Al-lah, nunca podrá considerarse como un verdadero musulmán y un verdadero creyente. La esencia del islam consiste únicamente en que todas las capacidades, internas y externas, de una persona deben postrarse en el umbral del Todopoderoso. Al igual que los grandes motores controlan muchos componentes individuales, a menos que una persona también haga que sus acciones sirvan a ese Motor tan Poderoso, no será capaz de creer en la divinidad de Dios y no podrá ser considerado un verdadero haneef [aquel que siempre se inclina ante Al-lah], tal y como se menciona en la oración: [árabe] “he dirigido mi rostro hacia Él que ha creado los cielos y la tierra.” (Al-Ana’am:80). A la vez que recita estas palabras debe inmediatamente empezar centrarse [en la oración]. Cuando alguien declara que han dirigido toda su atención a Dios y afirma que es uno de los que adora al Dios Único, entonces deben dirigir toda su atención hacia Él.”

El Mesías Prometido (as) continúa diciendo:

“Si sus acciones son un reflejo de sus palabras entonces ciertamente es un musulmán. Es un creyente y una persona que se inclina ante Dios el Todopoderoso. Sin embargo, la persona que suplica a otros seres distintos a Dios y se inclina hacia ellos debe recordar que realmente está entre los desafortunados y los desfavorecidos, porque se acerca la hora cuando no podrán postrarse ante Dios verbalmente ni físicamente.”

El Mesías Prometido (as) dice, además:

“Una razón por la que no nos sentimos atraídos hacia la oración y por la que nos sentimos perezosos es que cuando una persona se inclina hacia otros seres aparte de Al-lah, su alma y su corazón se inclinan hacia ellos también, al igual que cuando fuerzan las ramas de un árbol a inclinarse hacia una dirección en concreto y, como resultado, el árbol siempre tiende a inclinarse en esa dirección debido al sustento. Por lo tanto, es un asunto muy grave que alguien abandone la oración o muestre debilidad a la hora de ofrecerla mientras que, a la vez, depende de otros seres además de Al-lah, puesto que ese individuo comienza a alejarse, al igual que el árbol cuyas ramas se inclinan hacia una dirección y acaba creciendo en esa dirección. Luego, Al-lah hace descender una rigidez sobre su corazón que lo solidifica como una piedra, así como las ramas del árbol no pueden torcerse para que se doblen en otra dirección. A medida que pasan los días, su corazón y su alma se alejan cada vez más de Dios el Todopoderoso. Además, el hecho de que una persona suplique a otro ser distinto de Dios es un asunto muy grave y algo que hace que nuestros corazones se sobrecojan. Por eso es tan importante que establezcamos y hagamos que el Salat sea una característica constante de nuestras vidas para que, inicialmente, se convierta en un hábito permanente y para que la ideología de dirigirnos hacia Al-lah se arraigue en nuestro interior. Luego, gradualmente, llegará un momento en el cual una persona heredará una luz y un placer en el estado de completa auto-aniquilación. Y, entonces, se distancia de todo lo demás y rompe con todas las ataduras y se somete solo a Dios el Todopoderoso. En ese momento el hombre recibe una luz y obtiene la tranquilidad.”

El Mesías Prometido afirma, además:

“Quisiera subrayar una vez más que lamento no ser capaz de encontrar las palabras para describir los males de inclinarse hacia alguien más que no sea Dios. La gente se postra ante los demás y los halaga, lo cual enciende el honor de Dios el Todopoderoso, ya que ésta es la oración de las personas [mundanas]. Así, Dios el Todopoderoso se aleja de tal persona y lo aparta hacia un lado. He expuesto el asunto de una manera simplificada, aunque esta no es la verdadera realidad, pero es fácil de comprender con este ejemplo; que el honor de un hombre con dignidad no toleraría a otra persona que formara una relación con su esposa. En tal caso, consideraría digna de muerte a su esposa deplorable y en ocasiones esto incluso sucede. Semejante es la pasión y el honor del Divino. Dios el Todopoderoso es un ser altamente honorable. La adoración y la oración están reservadas para Su Ser. Él no aprueba que alguien más sea adorado o se le suplique. Por lo tanto, escuchen y recuerden bien que inclinarse hacia alguien aparte de Al-lah es cortar su relación con él. Se declare oración o Tauhid, es lo mismo porque la oración es el nombre de la proclamación práctica de la Unidad de Dios, ambas en tales circunstancias carecen de bendición y son vanas si están vacías de humildad, y no se persiguen con un corazón que se incline a Dios.” (Malfuzat Vol.1 Pags.166-168. Edición 1985 Impreso en Inglaterra).

Luego, con respecto a alguien que desarrolla [otros] pensamientos en sus oraciones, como alguien que, ocasionalmente, desarrolla otras inclinaciones durante la oración, el Mesías Prometido (as) declara:

“Aquellas personas que no centran su atención completamente en Dios el Todopoderoso en las oraciones son las que desarrollan muchos otros pensamientos. Observad a un criminal cuando se encuentra ante un juez, ¿desarrolla otros pensamientos en su mente?”

El Mesías Prometido (as) profundiza en este tema diciendo:

“Es imposible para él desarrollar ningún otro pensamiento. Toda su atención está enfocada hacia el juez, aguardando el pronunciamiento del veredicto. En tal condición él es completamente inconsciente de su propia existencia. De la misma manera, si el hombre se vuelve a Dios con un corazón sincero y cae sobre el umbral del Todopoderoso con un corazón piadoso, ¿cómo es posible que Satanás induzca nunca pensamientos en su mente?” (Malfuzat Vol.10 Pags.90-91 Edición 1985 Impreso en Inglaterra).

Estos días, debido a la influencia del ateísmo, las personas tienen ciertas preguntas en sus mentes, tales como por qué uno debe orar o si Dios está en necesidad de nuestras oraciones. El Mesías Prometido (as) dice:

“Dios Todopoderoso es autosuficiente y no necesita oraciones, sino que somos nosotros los que necesitamos la oración.”

Entonces el Mesías Prometido (as) también declara:

“Uno debe tener en cuenta el hecho de que cuando uno ofrece la oración, no se adhieren a ella debido a la idea de que Dios el Todopoderoso necesita nuestras oraciones. Dios el Todopoderoso no necesita ninguna de nuestras oraciones, porque Él es autosuficiente e independiente de todo en todos los mundos. No depende de nadie. A través de esta [es decir, la oración] indica que es el hombre quien necesita la oración. Hay un secreto escondido en el hecho de que el hombre está siempre en la búsqueda de las cosas que lo beneficiarían. Es por eso que busca la ayuda de Dios el Todopoderoso, ya que es un hecho innegable que forjar una conexión con Dios el Todopoderoso es equivalente a ganar algo que es verdaderamente beneficioso. Incluso si el mundo entero se convierte en el enemigo de tal individuo y se propone destruirlo, incluso entonces nada puede hacerle daño. Por el bien de tal individuo, incluso si Dios el Todopoderoso tiene que destruir a cientos de miles de personas, Él lo haría. Para salvar a ese individuo aniquilaría a miles.” (Malfuzat Vol.10 Pag.66 Edicion 1985 Impreso en Inglaterra).

¿Cómo triunfaron los compañeros? Explicando sobre esto, el Mesías Prometido (as) dice:

 “Ninguna espada puede ganar los corazones excepto la espada de la sinceridad. Los compañeros lograron el triunfo debido a estas cualidades y esto no puede lograrse solo a través de la palabra.”

El Mesías Prometido (as) afirma, además:

 “Hoy en día, no hay resplandor espiritual que se refleje de sus rostros y no hay ninguna espiritualidad o percepción divina en ellos.”

Carecen de la visión del verdadero significado del Salat y, en consecuencia, se hallan privados de la luz espiritual que se recibe a través del Salat.  Consideran al Salat como una carga. El Mesías Prometido (as) dice, además:

“Dios el Todopoderoso no es cruel; la realidad es que sus corazones no son sinceros.  Las acciones que se realizan como una rutina o práctica usual no tienen ningún beneficio.”

El Mesías Prometido (as) describe aquí el estado general de las personas en su época; no obstante, con la Gracia del Dios Todopoderoso, existe mucha gente en el Yama’at que observa sus oraciones con gran sinceridad. Sin embargo, tenemos aquí una lección importante y una advertencia, y debemos ser conscientes de ello. El Mesías Prometido (as) dice, además:

“No se debe deducir de lo anterior que estoy rebajando el estatus del Salat. Sin embargo, debemos preguntar a los que observan el Salat, cuya mención recoge el Sagrado Corán y al que se considera el medio para conseguir la progresión espiritual, si acaso ¿conocen el significado de lo que recitan en el Sura Al-Fatiha? Hay quienes han estado practicando el Salat durante los últimos cincuenta años, pero cuando se les pregunta, vemos como muchos son totalmente ignorantes de su significado y verdadera importancia a pesar de que la sabiduría que contiene es superior a todas las demás formas de conocimiento secular. Para adquirir el conocimiento mundano, trabajan y hacen grandes esfuerzos, pero cuando se trata del Salat, son tan negligentes que simplemente lo expresan como si recitaran un mantra.”

Esta es la condición que se observa en muchos de los musulmanes. El Mesías prometido (as) dice:

‘De hecho, os digo que no dejéis de ofrecer súplicas en vuestro propio idioma durante el Salat. Ciertamente, cada uno puede ofrecer sus súplicas en urdu, punyabi, inglés o cualquier otro idioma que hable; sin embargo, es obligatorio leer las palabras prescritas del Dios Todopoderoso y no añadir en ellas nada por nuestra cuenta. Recitadlas tal cual, y tratad de entender sus significados. Del mismo modo, recitad también las oraciones prescritas. Sin embargo, después de la recitación del Sagrado Corán y de las oraciones prescritas, podéis pedir a Dios el Todopoderoso lo que deseéis en cualquier idioma. Él tiene conocimiento de todas las lenguas, las escucha y las acepta.”

El Mesías Prometido (as) dice a continuación:

‘Si deseáis buscar el placer y la felicidad en vuestro Salat, entonces es necesario que ofrezcáis algunas súplicas en vuestro propio idioma. Sin embargo, se observa a menudo, que se ofrece el Salat simplemente repitiendo las posturas físicas, y sólo después se empieza a suplicar.”

Esto es común entre los musulmanes no-ahmadíes de muchos de los países musulmanes. Ofrecen el Salat a toda prisa y, a continuación, levantan las manos para suplicar.

El Mesías prometido (as) dice a continuación:

“De esto es evidente que consideran al Salat como si fuera un impuesto ilegal, y si muestran algún tipo de sinceridad es sólo después de haber completado el Salat. No se dan cuenta que el Salat es realmente, en sí mismo, la oración que se ofrece con gran humildad, sinceridad y fervor. Sólo la oración constituye la clave para alcanzar grandes metas, y es el primer paso para abrir la puerta de la Gracia de Dios el Todopoderoso.”

El Mesías prometido (as) dice a continuación:

‘No produce ningún beneficio ofrecer simplemente el Salat como un rito o práctica rutinaria. De hecho, no sólo Dios el Todopoderoso no acepta tales oraciones, sino que manifiesta Su ira y maldice a quienes ofrecen la oración de esta manera. Es el mismo Dios Todopoderoso quien dice ‘¡Ay de aquellos que rezan!’ y esto es en lo que respecta a aquellos que ignoran la verdadera esencia del Salat y su significado. La lengua de los compañeros era el árabe y de este modo tenían un profundo entendimiento de su verdadero significado. Sin embargo, para nosotros es esencial entender su significado y así hacer que nuestras oraciones sean placenteras, pero estas personas piensan que ha venido otro profeta y ha derogado el cumplimiento de la oración.”

El Mesías Prometido (as) se refiere aquí a los que le calumnian. Dice que cuando les dice que hagan suplicas en su propia lengua, afirman que él ha traído una nueva Sharía (ley).

El Mesías Prometido (as) dice:

 “Dios el Todopoderoso no se beneficia, pero el ser humano si, ya que tiene la oportunidad de presentarse ante la corte Divina. A uno se le concede el honor de ser capaz de someter sus súplicas ante Él y mediante estas plegarias se puede buscar la salvación de muchas dificultades.

Estoy asombrado de ver cómo la gente puede vivir una vida donde pasan tanto sus días como sus noches inconscientes del hecho de tener un Dios. Recordad que esa persona morirá en el pasado y en el futuro.”

El Mesías Prometido (as) dice:

“Les doy un consejo muy importante y desearía que este consejo entrase en los corazones de la gente.  La vida pasa muy rápidamente, por lo tanto, abandonad la pereza y dedicaros a hacer fervientes suplicas. Realizad suplicas a Dios en aislamiento para que Dios el Todopoderoso proteja vuestra fe y esté contento con vosotros.” (Malfuzat Vol.10 Págs. 411-413 edición 1985 Impreso en Inglaterra).

En otra ocasión, aconsejándonos sobre la oración, el Mesías Prometido (as) dijo:

 (Texto en árabe – Y en cuanto a aquellos que se esfuerzan en Nuestro camino – Seguiremos guiándolos en Nuestro camino.) Al-ankabut:70

“Debéis esforzaros al máximo y alcanzar vuestra meta final”.

Debéis esforzaos y hacer la Yihad (esforzarse). El Mesías Prometido (as) declara que la búsqueda del arrepentimiento y el perdón son los medios para alcanzar a Dios. Así pues, debéis reflexionar sobre esto. Dios el Todopoderoso afirma que cuando uno hace un esfuerzo en Su camino, entonces Él les guía hacia el camino recto.

El Mesías Prometido (as) dice:

“Dios el Todopoderoso no reprime a nadie. Después de todo, los filósofos y los santos surgieron de entre los propios musulmanes. Incluso hoy las puertas de Su Misericordia no están cerradas. Desarrollad un corazón puro, observad las oraciones de una manera excelente y seguid orando y cumplid nuestras enseñanzas y nosotros también oraremos por vosotros. Recordad que nuestra práctica es exactamente la misma que el Santo Profeta (sa) y sus nobles compañeros. Hoy día, los santos religiosos han introducido todo tipo de innovaciones dañinas en la fe a las que nos oponemos, como los servicios diarios auto-impuestos de ciertos rituales y repeticiones frecuentes de fórmulas piadosas, etc.”

Hay mucha gente que nos pregunta oraciones específicas o practicas particulares, sin embargo, lo principal es la oración.  Cada Áhmadi debe centrarse completamente en la Salat.

El Mesías Prometido (as) dice:

“El método apropiado que se establece en el islam es que uno debe leer el Sagrado Corán y reflexionar diligentemente sobre su significado y cumplir lo que dice. Por otra parte, observar la oración con completa atención y continuar suplicando con arrepentimiento y avenencia. Por lo tanto, solo la oración nos permite alcanzar la cima espiritual. Si uno consigue esto, entonces lo tiene todo. La oración que conduce a uno a la cima espiritual es la que derrite el corazón del que está ante la presencia de Dios el Todopoderoso.” (Malfuzat Vol.10 Pag.107 Edicion 1985 Impreso en Inglaterra). 

Junto con el Salat obligatorio, el Mesías Prometido (as) también llamó nuestra atención a ofrecer el Tahayud [oración voluntaria antes del amanecer]. La organización auxiliar de Ansarullah debe mostrar especial atención a esto. El Mesías Prometido (as) dijo:

“Si todos los esfuerzos de esta vida se agotan en las actividades mundanas, ¿entonces qué habréis acumulado para el mas Allá?”

Si gastáis toda vuestra respiración y toda vuestra vida en la búsqueda de asuntos mundanos, entonces ¿qué es lo que habréis acumulado para más allá? El Mesías Prometido (as) dijo:

 “Esforzaros especialmente en despertarse para la oración Tahayud y realizadla con gran deleite y afán. Durante el día, estáis expuestos a dificultades porque vuestros trabajos interfieren con vuestras oraciones.”

A veces, uno se enfrenta a estas dificultades y, a veces, el tiempo de la oración se pasa. Sin embargo, el Mesías Prometido (as) dijo:

 “Dios el Todopoderoso es el Proveedor. El Salat diario debe hacerse a tiempo, las oraciones de Zuhr y Asr a veces pueden ser combinadas; Dios el Todopoderoso sabía que habría algunas personas que son débiles, por lo tanto, nos ha dado esta clemencia, pero esta clemencia no se permite la combinación de tres oraciones. Al igual que la gente tiene que enfrentarse a dificultades en sus carreras profesionales y en otras circunstancias, e incluso son amonestados por sus jefes, cuan grandioso seria si la gente también pasara dificultades por el amor de Dios el Todopoderoso.” (Malfuzat Vol.1 Pag.6 Edicion 1985 Impreso en Inglaterra).

Si uno está dispuesto a enfrentarse a grandes dificultades en sus actividades mundanas, entonces ¿qué problema hay si uno tiene que pasar algunas dificultades para cumplir con la obligación de Salat. El Mesías Prometido (as) afirma:

“Es una gran bendición de Dios el Todopoderoso que, a través de Su Profeta (sa), nos haya revelado el camino que conduce a las doctrinas perfectas y completas sin que tengamos que trabajar ni hacer ningún esfuerzo. (Él ha mostrado el camino sin que tengamos que trabajar ni hacer ningún esfuerzo). Muchos eruditos todavía están privados de esta sabiduría que se os ha mostrado a vosotros en esta época.”

Dios el Todopoderoso ha revelado este camino a los Áhmadis porque ellos han aceptado al Mesías Prometido (as).

 “Por lo tanto, ser agradecidos a Dios el Todopoderoso por esta bendición y recompensa. Y expresar vuestra gratitud con un corazón sincero y, después de haber creído en estas doctrinas perfectas, el siguiente estado consiste en adoptar las prácticas justas. Beneficiaros de vuestro estado actual y suplicad para que permanezcáis firmes en estas doctrinas / creencias perfectas. Los actos de culto que están incluidos en el siguiente estado son el ayuno, Salat, Zakat, etc. Por ejemplo, reflexionar sobre el Salat, ha entrado en este mundo y no es un producto de este mundo. El Santo Profeta (sa) afirmó, (Malfuzat Vol.1 Pags. 149-150 Edicion 1985 Impreso en Inglaterra).

Por lo tanto, explicando cómo podemos alcanzar la creencia perfecta en el verdadero Tauhid [la Unidad de Dios], El Mesías Prometido (as) dijo:

 “La creencia en el Tauhid [Unicidad de Dios] sólo puede ser perfeccionada cuando creamos que sólo Dios es quien puede cumplir con todos nuestros deseos y que Él es la esperanza final de todas nuestras enfermedades. Este es el verdadero significado del credo: ‘No hay nadie digno de adoración excepto Al-lah.’ Los Sufis han tomado la palabra Ilah como el verdadero amado, el único objetivo y el digno de adoración.”

El Mesías Prometido (as) dice:

 “De hecho, hasta que una persona no está firmemente establecida con el Tauhid [La Unidad de Dios], la verdad y la grandeza del islam no se enraíza en él. Regreso a mi tema inicial y os digo que el placer y la alegría del Salat no puede disfrutarse hasta y, a menos que, uno evite todas las intenciones impuras y sucias. A menos que una persona se libere de su ego y de su arrogancia y la reemplace por un estado de no existencia y humildad, no puede llegar a ser un siervo veraz de Dios, y el mejor maestro y medio para enseñar la servidumbre perfecta es el Salat.

Os repito que, si desean establecer una verdadera relación con Dios, aferraos al Salat de tal manera que vuestro cuerpo y vuestra lengua y las intenciones de vuestras almas se conviertan todas en una encarnación del Salat.” (Malfuzat Vol.1 Pags.169-170 Edicion 1985 Impreso en Inglaterra).

Que Dios el Todopoderoso nos permita a cada uno de nosotros permanecer firmes en el verdadero Tauhid y proteja nuestro Salat y experimentemos su deleite. En lugar de hacer de los demás nuestro ídolo, debería ser solo Dios el Todopoderoso a quien creamos verdaderamente digno de adoración.

Me han informado que, en el sitio donde el I’lltema [reunión anual] de Anasraullah tendrá lugar, tal vez no sea posible organizar las oraciones de Maghrib e Ishaa porque tienen que desalojar el pabellón a una hora particular por la tarde. Si eso es así la administración debe hacer arreglos para realizar la oración congregacional en otro lugar y llevar a todos allí. Y en el futuro, la organización auxiliar de Ansarullah debe celebrar su I’lltema en un sitio donde puedan realizar las cinco oraciones. En cualquier caso, que Dios el Todopoderoso les conceda un I’lltema exitoso y podamos llegar a ser verdaderos adoradores de Dios.

 

 

Send this to a friend