Download Audio Hello world! Other Translations Hello world!

La verdad, las mentiras y la arrogancia

Tras recitar el Tashahhud, Ta´uz. Tasmia y Surah Al Fatiha, Hazrat Ameer ul Mu´mineen (aba) dijo:

En el sermón de la semana pasada hablé sobre la relación entre los elevados valores morales y la rectitud. Y mencioné que, con el fin de obtener rectitud, es necesario elevar nuestros valores morales. Además (mencioné) las directrices del Mesías Prometido (as) de que un hombre únicamente puede ser una persona justa y virtuosa cuando posee todas las buenas cualidades morales. Por tanto, un creyente debe hacer un esfuerzo total para adoptar todas las cualidades morales y actuar acorde a todos los mandatos que Dios el Todopoderoso nos ha dado, y evitar todos los asuntos prohibidos de los que nos ha ordenado abstenernos. Únicamente entonces se obtendrán los valores morales elevados necesarios para una persona justa.

Sin embargo, hay algunos aspectos de la moralidad que, si no están presentes en un creyente, su nivel de fe se vuelve cuestionable y debemos analizar si poseemos dichos aspectos o no.

La piedad es un asunto posterior. Primeramente, uno debe cuidar su fe. Entre todos los aspectos de moralidad necesarios para un creyente, el más importante es el permanecer veraz y abstenerse de mentir. Dios el Todopoderoso dice en el Sagrado Corán:

(Árabe)

“Absteneos, pues, de la abominación de los ídolos. Y absteneos de toda charla falsa”.

Por tanto, habiendo puesto en el mismo lugar la adoración de ídolos y la mentira, (Dios) ha demostrado claramente que si uno no posee el atributo de la veracidad en su interior, ni la costumbre de decir la verdad, entonces esto es un pecado similar a la adoración de ídolos. No es posible para un creyente el tener fe en la unidad de Dios y al mismo tiempo estar contaminado con la inmundicia de los ídolos, independientemente de si es manifiesta u oculta.

Por tanto, esta es una advertencia muy clara y abierta para aquel que profesa fe: si eres un creyente, entonces debes tener también un nivel elevado de veracidad, de lo contrario uno se debería preocupar por el estado de su fe. El Mesías Prometido (as) también ha dado especial atención a este tema y ha explicado claramente: ¿qué es un ídolo, y que debéis hacer para proteger vuestra fe y para hacer progresar vuestra fe, qué tipo de abominaciones de ídolos debéis evitar y de qué manera os podéis salvar? El Mesías Prometido (as) ha tratado este tema frecuentemente en diferentes libros y reuniones, y ha explicado públicamente la importancia de la veracidad. Por encima de todo, ha mostrado gran pasión sobre este tema, lo cual todo áhmadi siempre debe tener en mente para que podamos dirigirnos hacia la virtud mientras consolidamos nuestra propia fe.

Voy a presentar ahora algunos de sus extractos, los cuales pueden parecer muy similares o exactamente lo mismo, pero que sin embargo cada frase es de hecho una nueva lección y recordatorio. En su libro Nur-ul-Quran, el Mesías Prometido (as) dice:

“El Santo Corán ha igualado la mentira con la adoración a ídolos; tal y como Dios el Todopoderoso dice: ‘En otras palabras, evitad la inmundicia asociada con la adoración de ídolos y la mentira. Ambas son abominables y viles, por tanto, uno debe alejarse de ambas’”.

También elaboró sobre como una persona mentirosa se aleja de Dios el Todopoderoso, es decir, cómo Dios el Todopoderoso abandona a los mentirosos:

Dice:

“Evitad la adoración de ídolos y la mentira. En otras palabras, la mentira es también un ídolo. Aquel que pone su confianza en ella, abandona su confianza en Dios el Todopoderoso. Por lo tanto, mintiendo, uno también pierde a Dios. Cuando una persona abandona Su confianza, Dios no se acerca a dicha persona”.

Luego, en “La Filosofía de las Enseñanzas del islam” y en “Discurso en Lahore”, ha mencionado que uno debe evitar la adoración de ídolos y la mentira. Ambos (actos) son impuros. Por tanto, con el fin de mantenerse puro, una persona debe abstenerse de mentir y de todo tipo de Shirk.

En una reunión dijo:

“El Sagrado Corán ha definido la mentira como impura y sucia, tal y como se dice:

Observad cómo la mentira se ha igualado con la adoración de ídolos, y en realidad, mentir es un tipo de adoración, de lo contrario ¿por qué uno va en sentido contrario cuando abandona la verdad? De la misma manera que los ídolos son adorados sin ningún tipo de evidencia, la mentira no está basada más que en conjeturas. Hay únicamente pulidez en el exterior del habla, pero en el fondo no hay nada”.

El Mesías Prometido (as) continua diciendo:

“La confianza de los mentirosos disminuye tanto, que incluso si dicen la verdad, se piensa que está mezclada con alguna mentira. Si aquellos que mienten desean que sus mentiras se vean reducidas, sabed que esto no ocurre con rapidez. Cuando esto se convierte en una costumbre para ellos, no se abandona tan rápidamente”.

Dice también:

“Durante un tiempo uno debe entrenar muy duro, únicamente entonces pueden adoptar la costumbre de decir la verdad. Algunos están tan absortos en inventar fabricaciones, que necesitan añadir algo de falsedad a todo lo que dicen”.

Dice:

“Se requiere un gran esfuerzo para esto, y durante un largo período de tiempo uno debe hacer grandes esfuerzos. Únicamente entonces uno puede adoptar la costumbre de decir la verdad”.

Por tanto, hay algunos que son de la opinión de que con tal de obtener beneficios mundanos uno debe mentir aquí y allá ya que, de lo contrario, no es posible obtenerlos.”

Negando esta forma de pensar, el Mesías Prometido (as) escribe:

“La adoración de ídolos se ha igualado a la mentira. De la misma manera que un ignorante olvida a Dios y se postra ante una piedra, abandona la honestidad y veracidad por su propia causa y hace de la mentira su ídolo. Por esta razón, Dios el Todopoderoso ha igualado la adoración de ídolos con la mentira y ha hecho tal comparación de que una persona que adora un ídolo desea la salvación a través del ídolo”.

También dice:

“Aquel que miente, crea su propio ídolo y lo considera como su medio de salvación”.

Dice, además:

“Cuán erróneo sería si se dijese ‘¿por qué adoras a ídolos? Deja tal abominación’, y en respuesta dijeran: ‘¿por qué deberíamos abandonarlos cuando no hay camino sin ellos?’. ¿Qué es más desafortunado que considerar la falsedad como la base de la vida? Por otra parte, os aseguro que al final, la verdad de uno será la que tenga éxito y será él quien obtendrá una mejoría y la victoria final”.

También dice:

“Recordad que no hay nada más maldito que la falsedad. Generalmente las personas mundanas dicen que los veraces salen perjudicados. Pero, ¿por qué debería yo aceptar esto cuando yo mismo he tenido que hacer frente a 7 casos en la corte y, gracias a Al-lah, no he tenido que mentir en ninguno? ¿Puede acaso decir alguien que Dios el Todopoderoso me hizo sufrir la derrota en cualquiera de ellos? Dios el Todopoderoso es el Protector y Ayudante de los veraces. ¿Puede ser posible que Él castigue a una persona piadosa o una persona veraz? Si esto fuera posible, nadie en el mundo tendría el valor de decir la verdad y desaparecería la verdadera creencia en Dios. Las personas veraces morirían estando vivos”.

El Mesías Prometido (as) dijo:

“La realidad es que aquellos que sufren castigos por decir la verdad, su castigo no es por el hecho de decir la verdad, sino por sus acciones sutiles y ocultas. Si uno es culpable de un crimen, pero debido a que dice la verdad, recibe un castigo – durante un periodo de tiempo se sintió virtuoso y dijo la verdad, y aun así fue castigado- entonces uno no debería pensar que su castigo es por haber dicho la verdad”.

El Mesías Prometido (as) dice:

“Son sus errores y malas acciones la razón de castigo. El castigo es debido a otra mentira. Hay una cadena de estos hechos malvados y vicios (que se van agrupando) por Al-lah el Todopoderoso; hay muchas acciones malvadas, y uno recibe castigo por una u otra. Todo el archivo de nuestras acciones está seguramente guardado por Al-lah el Todopoderoso. Los ordenadores se estropean, y sufren hackeos y pierden datos debido a ataques cibernéticos. Pero nadie puede eliminar los datos que tiene Al-lah el Todopoderoso. Están ahí en su totalidad. El hombre puede escapar del castigo mundano mediante excusas, pero Al-lah el Todopoderoso no puede ser engañado.”

Dice que esta es la razón por la que uno debe adoptar la costumbre permanente de realizar buenas acciones. Uno debe adoptar una consistencia en realizar buenas acciones. Si una persona pide perdón a Dios de sus faltas y formula un pacto de no cometer malas obras, luego debe intentar permanecer siempre dentro de esta área.

El dicho del Mesías Prometido (as) que dice que,

“Una persona mundana piensa que no puede abandonar la mentira, ni puede sobrevivir sin ella, esto no es sólo aplicable a intereses mayores, sino que el estado de la gente mundana es tal que mienten en todo, incluso en el más pequeño de los asuntos.”

En relación a esto, un amplio estudio sobre la mentira, que contiene muchos temas, fue publicado recientemente en la última revista de National Geographic. La investigación se llevó a cabo sobre “¿Por qué mentimos”? [El autor] sugirió que supuestamente mentimos para tener éxito, igual que el Mesías Prometido (as) dijo también que la gente piensa que tiene éxito porque miente. [El autor] ha escrito lo mismo y también ha intentado demostrar en el estudio que mentir está arraigado en la naturaleza humana. Sin embargo, mentir no está [arraigado en] la naturaleza del ser humano, sino que es la sociedad lo que promueve la mentira. De todos modos, estas personas también tienen sus objetivos mundanos. En el mismo artículo, [el autor] ha formulado la idea o ha intentado justificar a la mentira diciendo que se convierte en un hábito desde la infancia, mientras que incluso durante la infancia, es el entorno, que inculca este hábito. Ahora, su estado es tal que han presentado orgullosamente informes de aquellas personas que participan en ‘concursos de mentiras, se convierten en campeones y han recibido premios. Una de esas personas, que recibió un premio, dijo que “algunas de las historias que digo son verdad, pero mis historias serían extremadamente aburridas sin el engaño y la mentira. Y nadie les prestaría atención. Por lo tanto, para atraer la atención de la gente, miento. En ese artículo se dice acerca de [personas que van desde] niños a políticos, de profesionales [habituales] a científicos, que sus palabras contienen mentiras. En esta sociedad, en este entorno, hay tanta mentira que observamos que se miente por todas partes. Según sus opiniones, no hay manera de salir de ella. Dicen que estamos obligados a mentir. Se suele decir que el nivel de veracidad de las naciones occidentales es muy elevado. Pero tras leer este artículo, parece que cada uno de sus asuntos se basa en una mentira. La encuesta inicial que hicieron revela que cada uno dice de tres a cuatro mentiras diarias y todas esas diferentes mentiras son inventadas para no aconsejar adecuadamente a alguien. Si alguien necesita ser provisto de alguna guía, y necesita ser guiado, no se puede hacer apropiadamente si se le añade la mentira. Se miente para defraudar a alguien. [Las mentiras se dicen] con el fin de ocultar los defectos. Luego, hay varias excusas y razones que justifican porque se dicen mentiras. En resumen, las invenciones se hacen para engañar a alguien.

Por tanto, según toda esta investigación, las mentiras se dicen para establecer una falsa imagen de sí mismo, para causar una buena impresión de sí mismo. Estas mentiras son las que se dicen a una escala más pequeña. Entre las mentiras “más grandes”, el autor ha mencionado las relaciones extramaritales existentes de esposos y esposas. Se miente para ocultarse uno del otro. Cuando el marido o la esposa forjan amistades incorrectas debido a la permisividad, se ven obligados a mentir. Este es uno de los grandes males de una sociedad libre, la formación de relaciones ilícitas debido a esta libre mezcla. Entonces, una vez que se descubren las mentiras, comienzan las peleas y eso finalmente conduce a la separación y el divorcio entre ellos. Si analizamos [la situación] entre nosotros, las disputas domésticas, las separaciones y los divorcios tienen lugar porque la gente confía en la mentira, mientras que, después de entender este elemento fundamental de la psique humana, uno de los versículos, que se nos ha ordenado recitar durante el sermón de Nikah es el siguiente:

“¡Oh vosotros los que creéis! Temed a Al-lah, y decid la palabra correcta.”

Afirma, además:

“El bendecirá vuestras obras y os perdonará vuestros pecados. Y el que obedece a Al-lah y a Su Mensajero, ciertamente alcanzará un gran éxito”.

Esto es obediencia.

Cuando hay tanta permisividad, cuando el pardah desaparece en nombre de “libertad”, y debido a esa desaparición de pardah, surgen las dudas y la falta de confianza se apodera, entonces la gente se ve obligada a mentir y comienza una cadena interminable de mentiras.

De todos modos, Al-lah el Todopoderoso ha hablado acerca de la veracidad con respecto a la relación entre el marido y la mujer, hasta tal punto que no se debe comprometer [la verdad]. [El versículo dice que,] debe haber un alto estándar de veracidad. De esta manera, no sólo vuestras relaciones serán agradables, sino también vuestros hijos serán salvados de muchos problemas. Al-lah también os perdonará vuestros pecados y os concederá un gran éxito.

Por lo tanto, este es un hermoso mandamiento del islam. Sin embargo, a pesar de esto, la gente no cumple con pronunciar ‘la palabra correcta’. Ponen en peligro sus relaciones, no depositan la confianza en ellas debido a la mentira y, ¿quién puede ser más desafortunado que esto? La razón, por la que la tasa de Jul’a y divorcios está aumentando entre nosotros, es que la gente está abandonando los mandamientos de Al-lah.

Estas personas mundanas, que no están equipadas con ninguna guía, incluso ellos consideran – como el [autor] ha escrito – que mentir el uno al otro es un “pecado grave”. Se considera como un pecado grave y muy preocupante. Sin embargo, si los que han sido guiados se comportan de esta manera, entonces esto se convierte en aún más “grave” y peligroso; allí surge un panorama aún más alarmante porque ellos estarían desobedeciendo los mandamientos de Al-lah. Entonces, los que hacen esto también serán privados del perdón de los pecados y de la promesa divina del éxito.

Por lo tanto, esto es ciertamente preocupante para las personas que adoptan tales actitudes. En este informe se escribe que la gente tiende a mentir para ocultar sus defectos. La mayoría de las encuestas indican que lo hacen para evitar a las personas, por ejemplo, si alguien no desea encontrarse con alguien simplemente le dirá a su esposa o hijos que informen a esa persona que no están en casa. Algunas personas dicen a sus hijos que informen a la persona que llama la puerta o a la persona que está en el teléfono que su madre o padre no están en casa. De esta manera, los niños desarrollan el hábito de mentir. Por lo tanto, no es parte de la naturaleza inherente, sino que son las acciones de los adultos las que dirigen a los niños hacia este hábito de mentir.

El escritor menciona además que algunas personas mienten habitualmente sin ninguna causa, y en realidad este hábito se desarrolla en ellos debido a su entorno. Luego escribió que la gente a menudo miente para esconder los hechos, para no tener que decir la verdad. Por esa razón, ocultan la verdad. Del mismo modo, la gente miente para causar daño a otros, para ser buenos a los ojos de otros, para hacer reír a la gente – mienten cuando narran una broma humorística, aunque fácilmente podrían hacer reír a la gente a través de bromas puras y de valores morales-. Además, la gente miente también para dar una buena imagen. Aparte de beneficiarse personalmente, la gente miente en aquello que no les otorga ningún beneficio económico. Del mismo modo, la gente miente para obtener beneficios económicos.

Luego, en esta encuesta hubo un desglose en el porcentaje de todos los diferentes tipos de mentirosos. Entre ellos se encuentran los que mienten para ocultar un error, mienten para obtener una ganancia financiera, así como también para obtener otros recursos, y los que mienten a fin de evadir una situación tal como no reunirse con alguien. Una persona continuará mintiendo una vez que haya conseguido esto. Las cuatro categorías más grandes son las personas que mienten para ocultar un error, para obtener beneficios financieros, beneficios personales más allá del dinero y para escapar o evadir a la gente. Esto es lo que menciona la encuesta. Este es el estado de aquellas personas que muchos de nosotros creemos que sus estándares de veracidad son mayores que los nuestros. Si estas personas son modelos para nuestra veracidad, entonces este es un asunto de gran preocupación para todas aquellas personas que se llaman a sí creyentes. Estas personas ni siquiera creen en Dios o establecen a otros iguales a Él.

Sin embargo, si nosotros, que hemos profesado nuestra creencia y pretendemos actuar sobre las enseñanzas de nuestra fe, nos alejamos de la verdad, entonces no sólo nos alejaremos de la religión, sino que más bien seremos culpables de asociar partícipes a Al-lah. Por lo tanto, debemos analizar los estándares de nuestra veracidad y tener siempre en cuenta esto.

Con respecto a dar testimonios, Dios el Todopoderoso prohíbe dar falsos testimonios. Respecto a los servidores del Dios Misericordioso, se ha afirmado:

[árabe]

“Y los que no dan testimonios falsos”.

Por lo tanto, no debemos dar falsos testimonios con el fin de obtener un beneficio financiero ni para adquirir algún otro recurso, ni tampoco para obtener ninguna otra ventaja, porque si queremos ser considerados entre los siervos del Dios Misericordioso y avanzar en nuestra fe, entonces debemos evitar estas falsedades. De hecho, esto es vital para protegerse uno mismo de Satanás, ya que Satanás ha roto los lazos con el Dios Misericordioso debido a su falsedad, y cuando uno rompe los lazos con Dios el Todopoderoso, entonces, según el Mesías Prometido (as), está forjando una relación con Satanás y cae víctima de sus planes.

Destacando los estándares de nuestra veracidad y cómo evitar la falsedad, el Mesías Prometido (as) afirma en un lugar:

“En este momento no necesito aconsejaros que os abstengáis de derramar sangre, porque aparte de un individuo verdaderamente malvado, ¿quién es capaz de pensar tan siquiera en la matanza ilegal de otro individuo?”

El Mesías Prometido (as) afirma:

“Sin embargo, os ruego que no permanezcáis obstinados en la injusticia y derraméis la sangre de la veracidad. Adoptar la verdad, incluso si lo aprendéis de un niño. Si presenciáis la verdad de un adversario, entonces deberéis abandonar inmediatamente vuestra lógica inútil.”

Incluso si un niño está hablando la verdad uno debe aceptarla y evitar su terquedad. El Mesías Prometido (as) continúa diciendo:

“La verdad entonces prevalecerá y (uno debe) siempre decir la verdad, tal como Dios el Todopoderoso afirma:

[árabe]

“Evitad, por lo tanto, la abominación de los ídolos, y evitar todas las palabras falsas.”

El Mesías Prometido (as) afirma:

“Todo lo que aleja a uno del camino de la veracidad y aleja a uno de la verdad será un ídolo para vosotros. Siempre decid la verdad, sin importar si esa declaración va en contra de los padres, hermanos o amigos. Debe darse el caso de que incluso la enemistad de otro no debe desviaros de la justicia. Alejarse de la justicia os llevará a la falsedad.”

Una vez un cristiano alegó que el Santo Profeta (sa) dio permiso para mentir en tres ocasiones y que en el Sagrado Corán hay un mandamiento claro que dice que uno puede ocultar su fe usando la falsedad. Mientras que en la Biblia no hay tal mandamiento. En respuesta a esto, el Mesías Prometido (as) afirmó:

“Debe quedar claro que, con respecto al énfasis puesto por el Corán por defender la veracidad y la honestidad, no creo que ni siquiera una fracción de esto haya sido mencionada en la Biblia. El Sagrado Corán ha declarado la mentira similar a la idolatría al decir:

[árabe]

‘Evitad, pues, la abominación de los ídolos, y evitad todas las palabras falsas’.

Luego dice:

[árabe]

‘¡Oh vosotros los que creéis! sed estrictos en la observancia de la justicia, actuando de testigos por la causa de Al-lah, aunque sea contra vosotros mismos, vuestros padres y familiares.’

Este es el estándar de veracidad. Aunque esta es la enseñanza para defender la justicia, sin embargo, esta justicia nunca puede ser establecida a menos que la verdad se establezca primero.

Estos son los estándares que son vitales para un creyente. Al profundizar en este tema el Mesías Prometido (as) afirma:

“Dios el Todopoderoso ha declarado que la justicia no puede establecerse sin veracidad. Dios el Todopoderoso declara:

[árabe]

‘Sed perseverantes en la causa de Al-lah en calidad de testigos justos; y que la enemistad de un pueblo no os incite a actuar con injusticia. Sed siempre justos, porque eso está más cerca de la virtud.’

“Sois plenamente conscientes de que las naciones que causan perjuicios injustos y causan dolor a los demás a través del derramamiento de sangre y persiguiéndolos, así como matando a mujeres y niños inocentes – como los incrédulos en la Meca – además de esto se niegan detener su hostilidad, ¿qué difícil será mostrarles justicia? Sin embargo, el Sagrado Corán ni siquiera ha permitido que los derechos de enemigos tan acérrimos como éstos sean usurpados y en cambio promueve la justicia y la honestidad. Les digo ciertamente que es simple ser civilizado con el enemigo, sin embargo, defender los derechos del enemigo y garantizar la justicia y la imparcialidad es extremadamente difícil, y sólo pueden lograrlo los hombres valientes.”

El Mesías Prometido (as) afirma:

“Muchas personas muestran amor a sus enemigos y hablan con ellos amistosamente, sin embargo, usurpan sus derechos. Para ocultar la verdad continúan inventando falsedades. Ellos no defienden la justicia y en su lugar dicen mentiras.”

Un hermano parece mostrar amor por otro hermano, sin embargo, él lo engaña y bajo el disfraz de afecto suprime sus derechos. Por ejemplo, un astuto propietario no incluye el nombre de la otra persona (legítima) en el catastro (excluye el nombre de la otra persona en los documentos oficiales de registro de la tierra) y así el amor aparente que estaba exhibiendo se pierde por esta causa.”

Hay muchos casos que surgen en situaciones similares. Hay muchos familiares que cambian el título de las escrituras para quitar el nombre de sus familias de los documentos de la propiedad o del registro, o no atestiguan correctamente lo que les hace sufrir pérdidas financieras.

El Mesías Prometido (as) continúa diciendo:

“Al-lah el Todopoderoso no ha mencionado la palabra ‘amor’ en este versículo, sino de hecho, ha referenciado al estándar del amor. Uno que muestra justicia, honestidad e imparcialidad ante un enemigo será capaz de mostrar un afecto y amor verdaderos.”

El estándar de veracidad de un verdadero creyente debe ser que su honestidad no debe ser temporal o mostrada sólo en sus interacciones sociales diarias; más bien un verdadero creyente muestra el nivel necesario de honestidad al abstenerse de mentir incluso hacia un archienemigo para no causarle ningún daño o pérdida. Cuando uno es capaz de demostrar veracidad hacia un adversario, aumentará el nivel de veracidad hacia los demás, lo que resultará en un aumento del amor mutuo y de la compasión. El amor y el afecto son ajenos a la deshonestidad. Es imposible que uno pueda mantener la verdadera simpatía y afecto hacia otra persona y, a la vez, recurra a mentirles. El afecto verdadero es algo que surge instintivamente. En resumen, debemos esforzarnos por lograr estos estándares.

Una vez que uno haya obtenido estos estándares de veracidad, él nunca buscará engañar o mentir a otra persona. Asesorando sobre la honestidad y la veracidad, el Mesías Prometido (as) dice:

“Ganar ilegalmente no es tan dañino y perjudicial como mentir. Nadie debe malinterpretar esto entendiendo que las ganancias ilegales son algo positivo. Al contrario, es algo completamente erróneo y cualquiera que piense lo contrario se equivoca por completo. Lo que quiero decir es que, si una persona se ve obligada a comer carne de cerdo, esto es un asunto completamente diferente. Sin embargo, si declara un fatwah (decreto) diciendo que el cerdo es permisible, se está alejando del islam “.

En circunstancias excepcionales, como una situación de vida o muerte, se permite a una persona consumir carne de cerdo. Sin embargo, si él o ella declaran verbalmente que consumir carne de cerdo es permisible entonces estarán alejándose del islam.

El Mesías Prometido (as) continúa:

“Tal persona considera permisible lo que Al-lah el Todopoderoso ha juzgado prohibido.”

Él (as) entonces dice:

“Esto demuestra que hablar sin restricciones es peligroso y es por eso que un verdadero creyente controla cuidadosamente lo que él o ella dice (él o ella se abstiene de decir algo injusto). Por tanto, controlad vuestras lenguas en lugar de permitir que vuestras lenguas os controlen hablando en exceso y más allá de toda medida.”

Uno debe mantener su lengua en jaque, es lo que se entiende por “controlar” y no permitir dejarse llevar por lo que le viene a uno en la mente, porque esto sólo le llevaría a exclamar cualquier cosa, ya sea verdad o falso. A su vez, esto crea desorden y conflicto.

Es esencial recordar siempre que nuestras lenguas deben guiarse según la norma de la veracidad, de manera que no sólo evita el Shirk (asociar coparticipes con Dios), sino que además debe alcanzar los estándares exigidos de rectitud. Debéis tener en cuenta los diferentes estados de falsedad en los que las personas están envueltas, como se describe en el artículo que cité anteriormente, y sobre esta base debéis evaluar vuestra propia condición en cuanto a si sois deshonestos o estáis engañando de alguna manera. Y si recurrís incluso a la menor cantidad de mentiras o falsedades, debéis determinar cómo podéis libraros de esto. ¡Que Al-lah el Todopoderoso permita a cada uno de nosotros entender este hecho! Y no sólo bastaría con alcanzar el nivel de la veracidad, sino también el rango de decir siempre la palabra correcta.

Otro rasgo que debe ser parte de la conducta de un creyente y es algo que atrae la cercanía de Dios el Todopoderoso es la humildad y la aversión a la arrogancia. Con respecto a los que son arrogantes, Dios el Todopoderoso declara:

[árabe]

“No hinches tus mejillas con orgullo, ni andes por la tierra con insolencia; en verdad Al-lah no ama a quien se comporta con arrogancia y jactancia.”

El Mesías Prometido (as) lo ha mencionado en sus escritos en varias ocasiones. Él dice:

“Por un lado hay personas que están un millón de veces por debajo del rango y el estatus de los Profetas – es decir, no hay comparación entre ellos – sin embargo, tras haber orado por sólo dos días, comienzan a mostrar arrogancia. Lo mismo ocurre con el ayuno y el Hall. En lugar de usarlos como un medio de purificación del alma, se convierte en una fuente de arrogancia y presunción”.

Incluso en estos días de Ramadán, en el momento en que algunas personas ven un verdadero sueño, exhiben arrogancia. Debemos abstenernos de tales hábitos y buscar el arrepentimiento de Dios el Todopoderoso. El Mesías Prometido (as) dice:

“¡Recordad! La arrogancia se origina a través de Satanás y puede hacer que uno se convierta en Satanás también. Hasta que uno se aleje de él, y empiecen a pisar el camino que conduce a las bendiciones divinas. Uno no debe demostrar arrogancia sobre ningún rasgo; sea su conocimiento, su riqueza, su credibilidad, su casta, su estatus familiar o rango. La mayoría de las personas muestran orgullo por estas cuestiones. Hasta que uno se limpie de la altivez, no serán considerados piadosos a los ojos del Dios el Todopoderoso y no se les otorgará esa sabiduría que quema los aspectos inmorales de sus emociones. Con el fin de eliminar las emociones primarias -esas emociones que son inmorales- se requiere la ayuda de la sabiduría. No se puede conceder esta sabiduría a menos que eviten la arrogancia y adopten la humildad. La razón por la cual no se puede otorgar esto al hombre es porque [la arrogancia] es la parte de Satanás que a Dios no le gusta. Satanás mostró arrogancia y declaró ser mejor que Adán.

[arábe]

Esto hizo que Dios el Todopoderoso le maldijera y rechazara, mientras que al mismo tiempo provocó que Adán tropezara. Sin embargo, puesto que se le otorgó la sabiduría divina, admitió sus debilidades, convirtiéndose así en el receptor de la gracia divina. Era plenamente consciente del hecho de que sin la gracia de Dios no hay nada. Por eso recitó la siguiente oración:

[árabe]”

El Mesías Prometido (as) también aconsejó a los miembros de la comunidad que recitaran esta oración. Estos días estamos pasando por el último Ashra [conjunto de diez días del Ramadán]. Estas oraciones son vitales para protegernos del fuego del Infierno y buscar la Misericordia de Dios el Todopoderoso. El Mesías Prometido (as) declaró:

“Este es el secreto mismo detrás del incidente cuando se dirigieron a Jesús diciendo: ‘Oh maestro piadoso’, a lo cual Jesús respondió ‘¿Por qué me llamas piadoso?’. Los cristianos ignorantes de hoy dicen que el verdadero significado detrás de esta declaración es ‘¿por qué no me llamas Dios?’, a pesar de que el Profeta Jesús respondió de la manera más sutil, que era inherente a la naturaleza de los profetas. Era plenamente consciente de que la verdadera piedad sólo puede ser concedida por Dios el Todopoderoso.

Él solo es el manantial y la fuente de donde desciende. Él lo concede a quien quiere y de igual manera lo arrebata cuando quiere. Sin embargo, estas personas necias han convertido una declaración profunda y admirable en una imperfección y han retratado al profeta Jesús como arrogante cuando en realidad era un hombre que estaba lleno de humildad.”

En cuanto a cómo purificarse, el Mesías Prometido (as) afirma:

“En mi opinión, esta es la mejor manera de adquirir la purificación, aunque es posible que pueda haber un método mejor, es decir, de no mostrar ningún tipo de arrogancia u orgullo.

Si uno desea ser purificado entonces uno no debe mostrar ninguna clase de arrogancia u orgullo, ya sea en relación a su conocimiento, rango familiar o riqueza.

Cuando Al-lah el Todopoderoso concede la verdadera comprensión [de lo Divino] a alguien, posteriormente uno es entonces capaz de presenciar la luz descender de los cielos que puede salvar a uno de las tinieblas. El hombre necesita para siempre la luz celestial. El ojo no puede ver a menos que la luz del sol descienda de los cielos.

Del mismo modo, la luz intrínseca que desciende del cielo quita todas las formas de oscuridad y en su lugar desarrolla el resplandor espiritual del Taqwa [justicia] y de la pureza. Les digo verdaderamente que la justicia, la fe, la adoración y la purificación de uno provienen de los cielos y esto depende de la gracia de Al-lah el Todopoderoso. Si Él lo desea, puede hacer que permanezca e igualmente Él puede arrebatarlo si así lo desea.”

El Mesías Prometido (as) dice, además:

“Adquirir la verdadera comprensión [de lo Divino] es, de hecho, aplastar el propio ego y no darse importancia a si mismo. Y postrarse en el umbral de Al-lah el Todopoderoso con suma humildad y mansedumbre y buscar Su gracia y la iluminación espiritual que quema las pasiones interiores y concede la luz interior y desarrolla la fuerza y ​​la pasión para realizar actos virtuosos. Después, si uno recibe algo de Su gracia y se vuelve espiritualmente elevado y satisfecho, entonces uno nunca debe ser arrogante y altivo.”

Si uno crea una relación con Al-lah el Todopoderoso y empieza a ser testigo de la aceptación de sus oraciones y desarrolla una satisfacción dentro de su corazón esto no tiene por qué convertir a uno en arrogante y orgulloso, de hecho esto debe incrementar más su humildad y obediencia. Uno debe incrementar su humildad aceptando esta relación con Al-lah el Todopoderoso y Su Gracia, porque cuanto más incrementa uno su humildad, más experiencias se le concederán y la luz espiritual de Al-lah el Todopoderoso les iluminará y reforzará. Si una persona mantiene esta creencia entonces uno puede esperar que, por la gracia de Al-lah el Todopoderoso, su estado moral mejorará. Considerarse estar en un alto estatus en este mundo también es una muestra de arrogancia y tales personas llegan a tal punto que maldicen a otros y les consideran inferiores.

Con el fin de librarse de la arrogancia es esencial atribuir todas las cualidades a Al-lah el Todopoderoso. Toda buena cualidad debe ser atribuida a Al-lah el Todopoderoso. Para una mayor explicación, el Mesías Prometido (as) indica:

“La verdad de este asunto es que la impureza que nace de las pasiones del interior de uno mismo y se manifiesta en forma de prácticas inmorales, arrogancia, soberbia, etc. … no puede ser exterminada hasta que exista la gracia de Dios el Todopoderoso y estas manchas inmorales no pueden ser reducidas a las cenizas hasta que no se hayan quemado por el fuego de la verdadera creencia. Cuando uno comienza a desarrollar el vigor de la verdadera percepción entonces se vuelve gradualmente libre de las deficiencias morales que sufre y, a pesar de tener una alta reputación, se considera humilde y no se da ninguna importancia así mismo. Esta luz que desciende de la luz del conocimiento, no la reconoce como alguna capacidad o cualidad intrínseca de su persona, ni se la atribuye a su propio ego. De hecho, cree que esto es puramente debido a la gracia de Al-lah el Todopoderoso y Su misericordia; es como una pared que brilla cuando le dan los rayos del Sol y, sin embargo, la pared no se puede atribuir estos brillos.”

Los rayos de luz del Sol caen sobre la pared y como resultado esta brilla, sin embargo, la pared no puede atribuirse el mérito debido a sus cualidades inherentes. El Mesías Prometido (as) indica a continuación:

“Es más, cuanto más limpia la pared, más limpia será la luz”. Si la pared está limpia y brillante, entonces la luz que reflejará será aún más resplandeciente. Sin embargo, esto no es debido a alguna cualidad inherente de la pared, al contrario, es un motivo de orgullo para el Sol. Similarmente, la pared no puede pedir que esta luz desaparezca. El Mesías Prometido (as) indica a continuación: de la misma manera, el alma de los profetas es completamente pura. La gracia y las bendiciones de Dios el Todopoderoso y la luz espiritual de la verdadera comprensión [de lo Divino] cae sobre ellos y los ilumina. Por lo tanto, ellos no hacen ninguna reivindicación por su parte, sino que atribuyen todas las bendiciones a Dios el Todopoderoso y ciertamente esa es la verdad. Fue por esta misma razón por la que cuando se le preguntó al Santo Profeta (sa) si entraría al paraíso debido a sus obras el replicó,

“Ciertamente no, pues solo entraré debido a la gracia de Dios”

El Mesías Prometido indica a continuación:

“Los Profetas nunca se atribuyen ninguna habilidad o fuerza. La reciben de Dios y solo proclaman Su nombre”.

Por tanto, si este es el estado [de humildad] de aquellos que son los más cercanos a Dios el Todopoderoso entonces, ¿cuál debe ser el nivel de humildad que debe mostrar una persona ordinaria, y a qué nivel de modestia debe rebajarse a la vez que es agradecido a Al-lah el Todopoderoso por Sus bendiciones? La arrogancia conlleva la muerte espiritual y aleja a uno de Dios el Todopoderoso. Explicando esto, el Mesías Prometido (as) indica:

“Al-lah el Todopoderoso es extremadamente Misericordioso y Compasivo y provee al hombre de todas las maneras posibles. Él les muestra misericordia y es debido a esta misericordia por la que manda a Sus profetas y mensajeros para que salven a la gente de este mundo de vicio y de llevar una vida impura. Sin embargo, la arrogancia es un mal extremadamente peligroso y conlleva a una muerte espiritual para cualquiera que la desarrolle.”

El Mesías Prometido (as) indica a continuación:

“Creo firmemente que este mal es peor que el asesinato. Una persona arrogante se vuelve el hermano de Satanás porque fue la arrogancia la que llevo a la ruina a Satanás. Por ello, una de las condiciones para un creyente es que no debe tener ninguna arrogancia, de hecho, debe ser humilde, modesto y obediente y este es el sello distintivo de los profetas de Dios el Todopoderoso. Están llenos de modestia y humildad y esta cualidad se puede encontrar perfectamente en el Santo Profeta (sa). Una vez, a alguien que había sido elegido para servir al Santo Profeta (sa) le preguntaron sobre cómo le trataba. El respondió, ‘en verdad él me sirve más a mí que yo a él’- ¡Bendice, Oh Al-lah, a Mohammad y a la gente de Mohammad y dale prosperidad y bendiciones”!

Aconsejando a la comunidad sobre esto, el Mesías Prometido (as) indica:

“La arrogancia se ha esparcido por el mundo. Los Ulemas [eruditos] han caído presa de la arrogancia y el alardeo de conocimiento. Si uno observa la condición de los eruditos, estos han cambiado completamente y no tienen intención de reformarse.”

Todos y cada uno de ellos está lleno de arrogancia y no sienten ninguna preocupación por reformarse.

El Mesías Prometido (as) indica a continuación,

“Su atención solo está limitada a su cuerpo físico, por ello, sus prácticas religiosas y sus esfuerzos se han vuelto completamente diferentes, tal como el Zikr, etc., tanto que no son capaces de comprender realmente la fuente del profetazgo.”

A través de este Zikr [recordatorio] y ejercicios religiosos uno no puede alcanzar la verdadera comprensión del Santo Profeta (sa).

El Mesías Prometido (as) indica a continuación:

“He observado que no se preocupan de purificar sus corazones. Son simplemente cuerpos físicos que no tienen traza alguna de espiritualidad. Tales prácticas religiosas no pueden purificar los corazones ni pueden conceder una verdadera luz de comprensión. Por ello, estos tiempos carecen de esto. La práctica del Profeta se ha abandonado y olvidado completamente. Sin embargo, ahora Al-lah el Todopoderoso desea que el reino del Profeta sea re-establecido y que la pureza y la virtud emerja una vez más y Él ha deseado esto a través de esta comunidad.”

Al-lah el Todopoderoso quiere restablecer todas estas virtudes para desarrollar la rectitud y para fortalecer la fe a través de esta comunidad.

El Mesías Prometido (as) además dice:

“Por lo tanto, os incumbe a vosotros concentraros en la verdadera reforma. Por lo tanto, si Al-lah el Todopoderoso desea esto de esta Comunidad entonces cada miembro de la Comunidad debe prestar atención a la verdadera reforma.”

El Mesías Prometido (as) afirma, además:

“Debéis centraros en la verdadera reforma tal como fue enseñada por el Santo Profeta (sa).”

¡Que Al-lah nos permita mantenernos alejados de todos los actos inmorales e inculcar una moral excelente en nuestro interior siguiendo la Sunnah del Santo Profeta (sa)! ¡Que los estándares de nuestra veracidad sean aquellos que nos otorguen la cercanía de Dios el Todopoderoso y nos permitan adoptar esa humildad que Dios el Todopoderoso espera de nosotros!¡Qué nos hagamos miembros de la comunidad de Mesías Prometido (as), de la cual él deseaba que nos convirtiéramos!