Date: 2015-12-25

Yalsa Salana Qadian 2015

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Hazrat Mirza Masrur Ahmad

Jalifatul Masih V

Su Santidad, Hazrat Mirza Masrur Ahmad (Mir‐za Mas‐ rur Ah‐mad), es el quinto Jalifa (Califa) de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Elegido para esta posición vitalicia el 22 de abril de 2003, desempeña su cargo como jefe espiritual y administrativo mundial de una organización religiosa internacional con decenas de millones de miembros repartidos en 200 países.

Ver más sobre el autor

El progreso continuo del Yalsa Salana desde la época del Mesías Prometido (la paz sea con él) y Hazrat Musleh Mau’ud (la paz sea con él) hasta la fecha.

Las oraciones de aquellos que fueron abandonados por amigos y enemigos se convirtieron en las semillas del progreso futuro.

En un futuro no muy lejano se fletarán aviones para llevar a los representantes al Yalsa.

El 25 de diciembre de 2015, Su Santidad, Hazrat Jalifatul-Masih V (Al-lah le ayude) pronunció su sermón del viernes en la mezquita de Baitul Futuh, en Londres.

Su Santidad (Al-lah le ayude) habló sobre el comienzo del Yalsa Salana (convención anual) en Qadian y también mencionó de la celebración de otros Yalsas en países como Australia y la costa oeste de los Estados Unidos. Su Santidad (Al-lah le ayude) citó algunos extractos de los discursos de Hazrat Musleh Mau’ud (la paz sea con él) en los que describía el modo en que se celebraban los Yalsas en la época del Mesías Prometido (la paz sea con él) con la ayuda y el apoyo de Dios, y dio algunos consejos a los áhmadis para que la institución del Yalsa continuara floreciendo y expandiéndose.

Según la descripción de Hazrat Musleh Mau’ud, acerca de uno de los primeros Yalsa Salanas, solían colocarse una o dos moquetas grandes en las que se sentaban unas 200 o 250 personas, pertenecientes principalmente a la clase media y baja. En comparación con la población mundial, su número era totalmente insignificante. De hecho, la gente solía burlarse de ellos. Eran aquellos que fueron abandonados por sus propios amigos y expulsados de sus hogares; eran, sin duda, como huérfanos. Pero su amor por el elegido de Dios era muy profundo, y estaban dispuestos a servirle para originar una revolución en el mundo. Fueron las oraciones y súplicas que ofrecieron en aquel momento de desamparo y debilidad las que han originado este Yalsa, que se está celebrando en Qadian a tan gran escala y con una infraestructura de calidad mucho mayor.

Su Santidad (Al-lah le ayude) dijo que Hazrat Musleh Mau’ud hablaba de Qadian de 1936 y, sin embargo, actualmente el Yalsa se ha expandido más aún. Qadian ahora tiene mejores instalaciones y asisten representantes de unos 25 países al Yalsa. Su Santidad (Al-lah le ayude) dijo que los Yalsas también se celebran en otros países y habló de la adquisición de un nuevo emplazamiento en Australia.

Su Santidad (Al-lah le ayude) dijo que, si estudiamos la historia, nos daremos cuenta del grado de progreso y expansión de la Comunidad y del modo en que Dios derrama Sus bendiciones sobre nosotros. Su Santidad (Al-lah le ayude) dijo que los áhmadis de Rabwah y Pakistán no deben preocuparse y les aseguró que la situación cambiaría. Pero para esto es necesario orar y no mostrar ninguna debilidad en la fe. Si atraen la gracia divina a través de las oraciones y la fuerza de su fe, las cosas cambiarán.

Su Santidad (Al-lah le ayude) dijo que debemos recordar que cuando las Comunidades Divinas progresan también tienen que enfrentarse a la oposición y suelen ser el blanco de los envidiosos. Pero Dios siempre premia a quienes muestran perseverancia. Además de los ataques en Pakistán e Indonesia, los oponentes de la Yama’at (Comunidad) han martirizado recientemente a un áhmadi en Kirguistán, y varios áhmadis han resultado heridos a causa una explosión en una mezquita áhmadi de Bangladesh. Aunque la oposición aumente paralelamente a nuestro progreso, debemos mostrar perseverancia y fuerza en nuestra fe y debemos seguir suplicando en nuestras oraciones.

Su Santidad (Al-lah le ayude) también mencionó algunos consejos que Hazrat Musleh Mau’ud dio a la Comunidad con respecto al Yalsa Salana. Un consejo era que los áhmadis deberían asistir al Yalsa, de lo contrario sus hijos comenzarían a alejarse de la Comunidad. Los áhmadis de todos los países deben asistir a sus respectivos Yalsas. Los que asisten a los Yalsas deben recordar que aunque la Comunidad hace todo lo posible para ofrecer hospitalidad a sus representantes, si existiera alguna deficiencia, no deberían permitir que esto debilite su fe. En su lugar, deberán mostrar paciencia e indulgencia, y recordar el propósito real del Yalsa, que consiste en aumentar el propio conocimiento, ofrecer oraciones y realizar sacrificios para difundir el mensaje. Tratad de inculcar en vuestros corazones la fe, la sinceridad y el fervor que estaban presentes en los compañeros del Mesías Prometido (la paz sea con él), cuyas oraciones han sido la fuente de nuestro progreso. Y también debéis sembrar las mismas semillas para que vuestros hijos continúen viendo crecer a la Comunidad y también sigan difundiendo su mensaje. El objetivo que tenemos frente a nosotros es grande y debemos lograrlo juntos.

Hazrat Musleh Mau’ud dijo que, al principio, la gente viajaba al Yalsa a pie, luego se desplazaba en carros, después en vehículos, posteriormente en trenes y es muy posible que algún día se fleten aviones hacia Qadian para trasladar a los representantes del Yalsa. Esto no es algo imposible a los ojos de Dios.

Al final del sermón Su Santidad (Al-lah le ayude) habló sobre el trágico martirio del Señor Yunus de Kirguistán y dirigió la oración fúnebre in absentia después de la oración del viernes.

Send this to a friend