La paz duradera y sustentable se basa en la justicia y el apoyo de los países ricos a los más pobres
En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
No hay digno de ser adorado excepto Al'lah, Muhammad es el Mensajero de Al'lah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

La paz duradera y sustentable se basa en la justicia y el apoyo de los países ricos a los más pobres

Hay varios factores que afectan a la paz y seguridad del mundo, entre ellos la inestabilidad económica global; la falta de justicia y confianza entre gobiernos y público, aseguró el líder mundial ahmadía Califa Mansoor Ahmad en el parlamento Holandés

El líder mundial de la Comunidad musulmana Ahmadía y Quinto Jalifa, Hazrat Mirza Masrur Ahmad, pronunció un discurso histórico en una sesión especial de la Comisión Permanente de Asuntos Exteriores del Parlamento Nacional holandés en la ciudad de La Haya, capital del país frente a una audiencia de más de 100 personalidades e invitados.

La sesión oficial comenzó con un mensaje de bienvenida al Parlamento, por parte de Mr van Bommel, y la presentación de los miembros de la comisión.

También dio la bienvenida a varios parlamentarios, embajadores de estado y dignatarios extranjeros que representaban a varios países, entre ellos a Albania, Croacia, Irlanda, Montenegro, España y Suecia.

A continuación, Hazrat Mirza Masrur Ahmad pronunció el discurso principal en el cual consideró la amenaza a la paz mundial y la seguridad como los aspectos críticos de este tiempo que vivimos.

El dignatario brindó soluciones a los problemas que enfrenta el mundo basándose en las enseñanzas del  Corán. También pidió a las potencias que dieran su apoyo a las naciones menos desarrolladas y se abstuvieran de su explotación.

Hablando acerca de la creciente falta de paz en el mundo, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Vemos cómo continuamente se destacan y califican ciertas cuestiones como los problemas más importantes de nuestro tiempo. Si analizamos la situación objetivamente, nos damos cuenta de que la paz y la seguridad mundial son de hecho los problemas más críticos de esta época. Sin lugar a dudas, con cada día que pasa el mundo se está volviendo cada vez más inestable y peligroso, y esto es debido a una serie de causas.”

En tal sentido dijo que hay varios factores que afectan a la paz y seguridad del mundo, entre ellos la inestabilidad económica global; la falta de justicia y confianza entre gobiernos y público; y la creciente discrepancia entre las naciones desarrolladas y en desarrollo.

El líder religioso dijo que ni el Islam, ni ninguna otra religión, deberían ser culpados por los actos de violencia de los extremistas.

Al respecto expresó que la idea de que el  Corán, o el Profeta del Islam abogaban  a favor de alguna forma de extremismo o terrorismo es: “Una absoluta injusticia.”

Refiriéndose al compromiso inquebrantable de la Comunidad musulmana Ahmadía por la paz, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“Yo, y todos los verdaderos musulmanes áhmadis, no nos encontramos entre las personas que están creando o participando en el desorden y los disturbios actuales. Al contrario, somos las personas que más desean la paz en el mundo. Somos las personas que tratan de sanar el mundo. Somos las personas que tratan de unir a la humanidad. Somos las personas que buscan transformar todos los odios y enemistades en amor y afecto. Y sin duda, somos las personas que hacen todo el esfuerzo posible para establecer la paz mundial.”

Agregó que “Como líder religioso, quiero decir que, en lugar de culpar y provocar unos a otros, debemos centrarnos en la construcción de la verdadera y duradera paz mundial.”

Más adelante, Hazrat Mirza Masrur Ahmad citó una serie de versículos del Sagrado Corán, que demuestran que el Islam defiende la libertad religiosa y los derechos humanos universales.

También explicó que las guerras libradas por el Santo Profeta  y los primeros musulmanes eran de naturaleza completamente defensiva y se pelearon con el fin de proteger a los principios de la libertad de religión y de creencias

LO QUE DICE EL CORAN

“En el capítulo 2, versículo 194, Al-lah dice a los musulmanes que no están autorizados a librar una batalla o una guerra donde ya existe la libertad religiosa. Por lo tanto, ningún país musulmán, grupo o individuo tiene el derecho a participar en cualquier forma de violencia, guerra o actos ilegales, ya sea contra el Estado o sus personas.”

Explicó  “En pocas palabras, en Europa y en Occidente, los gobiernos son seculares y por tanto un musulmán no tendrá nunca el derecho a violar las leyes de su país, para oponerse violentamente al gobierno o instigar cualquier forma de rebelión o insurrección.”

Hablando de la importancia primordial de la justicia en las relaciones internacionales, destacó que “El Islam enseña que en todas las circunstancias, sin importar la dificultad, se debe permanecer firmemente unido a los principios de la justicia y la integridad Somos las personas que buscan transformar todos los odios y enemistades en amor y afecto. Y sin duda, somos las personas que hacen todo el esfuerzo posible para establecer la paz mundial En referencia al compromiso del Islam con la libertad religiosa universal, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“En verdad, el Islam garantiza la libertad, los derechos y la protección de las personas de todas las religiones. El Islam protege el derecho de toda persona a seguir su propio camino o creencia elegida.”

Reiterando su preocupación por la seguridad del mundo, Hazrat Mirza Masrur Ahmad dijo:

“El mundo necesita desesperadamente paz y seguridad. Este es el asunto más urgente de nuestra época. Todas las naciones y todos los pueblos deben unirse por el bien común y aunar sus esfuerzos para poner fin a todas las formas de crueldad, persecución e injusticia perpetradas en nombre de la religión o de cualquier otra manera. Esto incluye la burla a cualquier religión que puede originar frustración y resentimiento, y por supuesto, también incluye las actividades de odio de grupos extremistas que falsamente justifican sus crueles acciones en nombre de la religión.”

Concluyendo, Su Santidad hizo una petición a las grandes potencias a que desistan de toda forma de explotación de las naciones más débiles.

Señaló que “Hoy en día, estamos viendo como muchos países del primer mundo invierten cada vez más en los países más pobres y en vías de desarrollo. Es imperativo que actúen con justicia y traten de ayudar a estas naciones, y no utilicen sus recursos naturales y mano de obra barata para sus propio beneficio nacional con fines de lucro.”

Puntualizó: “Ellos (los países ricos) deben tratar de volver a invertir la mayor parte de lo que ganan en los países más pobres y utilizar la riqueza para ayudar a la población local a desarrollarse y prosperar. Si los países desarrollados actúan de esta manera, no sólo va a suponer un beneficio para las naciones más pobres, sino que resultará mutuamente beneficiosa. Aumentará la confianza y desaparecerán las frustraciones que se están acumulando. Constituirá un medio para mejorar las economías locales y a su vez se mejorará la economía y la salud financiera mundial.”

Cortesía de TN.com.ar

Los comentarios están dehabilitados

Suscríbete y recibe contenido exclusivo

Recibirás cada semana las últimas novedades de la Comunidad Musulmana Ahmadía directamente en tu mail. ¡Prometo no spamearte!

Share via