En el nombre de Al-lah, el Clemente, el Misericordioso
There is none worthy of worship except Allah, Muhammad is the Messenger of Allah
Musulmanes que creen en el Mesías,
Hazrat Mirza Ghulam Ahmad Qadiani (as)

Islam significa Paz

Qamar Fazal

“Un periodista francés, que había sido retenido como prisionero por el E.I, dijo, que nunca vio ninguna copia del Corán durante toda su cautividad”

Qamar Fazal es el portavoz en España de la Comunidad Musulmana Ahmadía. El movimiento Ahmadía fue fundado en 1889 por Hadhrat Mirza Ghulam Ahmad (1835-1908) en una pequeña y remota aldea, Qadian, situada en el Punjab, (India).

El Jefe Internacional de la Yama’at musulmana Ahmadía y Quinto Jalifa, Hazrat Mirza Masrur Ahmad ha pronunció sus discursos en sitios como. el Parlamento Europeo, en Bruselas.

  • Para empezar y como introducción ¿Qué es la Yihad?

Yihad en la terminología islámica significa realizar un esfuerzo, comprome­terse y perseverar por una causa noble. A lo largo de los siglos, este significado de “Yihad” ha ido perdiéndose o al menos se ha ido diluyendo. La crítica situa­ción actual del mundo islámico exige revivir y reconsiderar el verdadero signifi­cado original de “Yihad”.

La “Yihad” se divide en dos categorías. La primera y más importante es la de­nominada “Yihad-e-Akbar”. Es ésta la “Yihad” contra el propio ego, el esfuerzo frente a las malas inclinaciones y tentaciones: es la lucha por la purificación del alma.

La segunda se denomina “Yihad-e-Asgar”. Esta es la “Yihad” de la “espada”. Se trata de una “Yihad” comunitaria y presupone determinadas condiciones especí­ficas. El Corán habla única y exclusivamente de la lucha justa, en defensa propia, contra aquellos que toman la iniciativa de atacar a los musulmanes, por el mero hecho de profesar su religión. No son aplicables en ningún caso a las guerras y batallas no provocadas, o en las que no se ataca a los musulmanes por el hecho de profesar su religión. La interpretación de estos versículos de cual­quier otra manera supone hacer una parodia de los elevados ideales del Islam. No existe un sólo ejemplo en la vida del Profeta del Islam en el que ofreciera a nadie la alternativa entre el Islam o la espada.

Los medios de comunicación occidentales y también muchos eruditos ignoran a menudo la distinción entre estos dos aspectos de la “Yihad”. Debe recordarse que el Santo Corán no hace de la “Yihad”o la mal llamada “guerra santa” un artículo de fe. Las tradiciones y declaraciones del Santo Profeta la convierten en una fórmula para el esfuerzo personal activo. El terrorismo actual es totalmente contrario al espíritu auténtico de la “Yihad” islámica.

  • ¿Qué parte del Corán dicen seguir los miembros del EI?

Ignoramos qué parte del Corán dicen seguir. Mejor dicho, actúan contra las enseñanzas fundamentales del Santo Libro. El supuesto gobierno o estado que ha establecido el E.I. no sólo está cometiendo actos de crueldad bárbaros y reprensibles, sino que además los está haciendo en nombre del Islam. Esto es un motivo de dolor extremo para los musulmanes, que saben que estas atrocidades no guardan relación alguna con su religión. Recientemente, un periodista francés, que había sido retenido como prisionero por el E.I. durante diez meses antes de su liberación, habló sobre sus experiencias durante su cautividad. Dijo que nunca vio ninguna copia del Corán durante toda su cautividad en manos del E.I., y que cuando preguntó a los terroristas cómo justificaban la decapitación de personas y otras barbaridades, nunca supieron contestarle.

  • ¿Cuanta culpa tiene occidente de todo esto?

Los esfuerzos con fin de conseguir ganancias territoriales que desarrollan las grandes potencias tienen como objetivo acaparar el beneficio de los recursos naturales de determinados territorios. La agrupación de naciones y la constitución de bloques de poder suelen tener por objeto sacar provecho de los recursos naturales de terceros países. Esta es una de las causas importantes del crecimiento del terrorismo y de la lucha por la consecución de armas de destrucción masiva. Debemos tener presente que antes de los ataques a Irak o Libia por parte de las potencias occidentales, apenas se hablaba del concepto del terrorismo internacional.

Es precisa la cooperación de todos para elaborar una estrategia conjunta que esté basada en la justicia. Esta estrategia ha de ser más efectiva que la oposición a gobiernos locales, el suministro de armamento y el entrenamiento de los rebeldes regionales. Estas políticas sólo avivan el desorden y las tensiones existentes en estos países. De hecho, ya hemos sido testigos de los peligros y de la insensatez de esta política.

Por último, un punto muy importante a tener en cuenta para parar esta ola de violencia sería cortar las fuentes de financiación y la venta de armas a los grupos terroristas. Antes de tomar represalias bombardeando los focos terroristas, si se les cortara el grifo del suministro financiero y armamentístico, evitaríamos que murieran muchos inocentes.

  • Estos atentados  están generando “islamofobia” ¿Qué efecto tendrá en la crisis de los refugiados?

La inmigración masiva de refugiados va a provocar en algunos países el crecimiento de la inquietud y el desorden. La responsabilidad de ello recae tanto sobre los inmigrantes como sobre la población local. Por un lado, algunos inmigrantes del pasado han provocado a los lugareños, al rechazar integrarse en cualquier medida, mientras que, por el otro, determinados lugareños muestran su intolerancia y falta de cordialidad. De vez en cuando el odio hierve a un nivel muy peligroso. En particular y a menudo, la población local de occidente manifiesta su odio o enemistad hacia el Islam como reacción a la conducta negativa de algunos musulmanes, en su mayoría inmigrantes.De ahí que los líderes occidentales hablen regularmente sobre estos problemas en tono positivo. Así, la canciller alemana habla de los musulmanes como una parte de Alemania; o el Primer Ministro del Reino Unido habla de la necesidad de integrar a los musulmanes; si bien otros líderes de ciertos países van tan lejos como para amonestar a los musulmanes.

En lo que respecta a los inmigrantes, éstos deben llegar con la voluntad de integrarse con la población local que, por su parte, ha de estar dispuesta a abrirles sus corazones y mostrarles tolerancia. Por otra parte, implantar determinadas restricciones contra los musulmanes no conducirá a la paz, en la medida en que dichas restricciones, por sí solas, no pueden cambiar las mentes y las opiniones de las personas. Este hecho no se limita a los musulmanes, pues dondequiera que una persona se sienta reprimida por la fuerza a causa de su religión o su creencia, se producirá una reacción negativa que perjudicará gravemente a la paz.

Si no se respetan estos principios, el inicio del odio entre los inmigrantes hacia los países de acogida, el resurgimiento degrupos nacionalistas que inciten a la xenofobia, van a ser noticias de nuestro día a día. Tenemos que hacer todos un esfuerzo genuino para lograr la integración en ambas direcciones.

  • Los países árabes que rodean la zona de influencia del EI, ¿Cómo deberían actuar?

La solución al dilema actual del mundo consiste en seguir las enseñanzas coránicas sobre la justicia absoluta. Los líderes del mundo musulmán deben aplicar políticas basadas en la igualdad, la justicia y la libertad religiosa, y han de abandonar las políticas temporales, de poca visión de futuro, y de búsqueda del propio beneficio.

Los gobiernos musulmanes deberían establecer un entorno de paz y armonía entre los países musulmanes. Deben esforzarse por establecer el amor y la simpatía entre los musulmanes de todo el mundo iluminándoles con la esencia del Sagrado Corán.

  • Para terminar ¿Qué mensaje de paz les daría a todos los europeos en estos momentos?

Debemos hacer el máximo esfuerzo para difundir el amor, el afecto y el sentido comunitario. Elevamos constantemente nuestra voz llamando a la paz en el mundo, y es el dolor y la angustia que sentimos en nuestros corazones la que nos inspira para tratar de aliviar el sufrimiento de la humanidad y para hacer que el mundo en que vivimos sea un lugar mejor. De hecho, esta misma función es sólo uno de nuestros muchos esfuerzos para lograr este objetivo.

El requisito clave para el cumplimiento de este objetivo principal es la justicia absoluta y la equidad en todos los asuntos, además de unos medios justos y verdaderamente democráticos.

Cortesía de La Voz del Sur

Share via