El líder de Ahmadía del Islam pide amputar la financiación de los terroristas

El líder de la Comunidad Ahmadía del Islam en España, Abdul Razak, condenó los atentados cometidos el pasado viernes en París e indicó que la actuación para acabar con el terrorismo pasa por “cortar inmediatamente” sus vías de financiación y su suministro de armas.

Razak es el dirigente en España de esta comunidad religiosa, fundada en 1889 por Mizra Ghulam Ahmad en la India y que ha llegado a doscientos países, a pesar de estar perseguida en varios estados árabes.

El dirigente islámico fue entrevistado por Efe en la mezquita Basharat en Pedro Abad, en la provincia de Córdoba (sur), donde la presencia árabe de varios siglos está presente en la fisonomía de la ciudad.

El representante de Ahmadía recordó que, como con los atentados de Charlie Hebdó, está comunidad emitió el pasado sábado un comunicado condenando la masacre del día anterior en París y subrayó que el islam es una religión de paz: “si tú matas a una persona inocente, estás matando a toda la humanidad”.

“Lo principal es recordar que el islam no permite este tipo de violencia en ningún caso” y también porque el terrorismo golpea a diario a todos los musulmanes, apuntó.

A su juicio, “ninguna religión quiere el mal” y los asesinos o el Estado Islámico “sólo representan a sus propios intereses”, ha indicado el líder de la Ahmadía en España, que cree que antes de bombardear como represalia lo primero es “cortar los grifos” de la financiación.

“¿De dónde vienen sus armas? ¿De dónde han recibido el dinero? ¿Dónde venden el petróleo? Es muy fácil. Lo primero es identificar de dónde viene su financiación y cortarlo inmediatamente y después seguir adelante”, según Razak.

Apeló al diálogo porque “ésta no es una guerra entre países” y también a la reflexión ya que, según ha añadido, “si miras un poco más atrás y miras la Guerra del Golfo, te das cuenta de que hay que dejar que los países resuelvan sus propios problemas”.

El otro pilar fundamental para atajar el conflicto pasa por la educación: “Es lo primordial. Si gastáramos el dinero que gastamos en armas en educación, se puede cambiar la mentalidad”, ha dicho al respecto.

Cortesía de Agencia EFE